AMM: Un pasado plagado de irregularidades

Pablo Cabañas Díaz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el estado de México, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha comenzado a movilizar esfuerzos a fin de apoyar a su candidato y asegurar la gubernatura de dicha entidad. El periodista Carlos Puig, escribió (28/03/2017): “no hay programa federal por pequeño que sea que no tenga un evento grandote donde va el secretario de Estado correspondiente a presentarlo, el presidente Peña Nieto, al que si de por sí le gusta su tierra, pues ahora más (…) El gobierno está echando toda la carne al asador, como en los peores tiempos del priismo”.

Se empieza a escribir un nuevo capítulo en la larga historia de fraudes electorales en México. Este capítulo inicia en la conmemoración del 88º aniversario del PRI  (4/03/2017), ese día Enrique Peña Nieto, lanzó una advertencia: “Si algo quedó demostrado, es que la oposición sigue sin estar lista para ser gobierno. Sin distinción de colores, exhibieron su oportunismo político, demandando subsidiar a la gasolina. Con ello evidenciaron su total desconocimiento de las finanzas públicas del país, su falta de visión de Estado, o simple y llanamente que están dispuestos a sacrificar la estabilidad económica del país para ganarse un aplauso y un respaldo fácil”.

En la elección del estado de México, el PRI va a enfrentar un importante desafío a su poder autoritario. El partido tricolor inició el sexenio 2012-2018 con el control de 66 por ciento de los estados, y con la recuperación de entidades como Zacatecas, Michoacán y Jalisco, pero ese poder volvió a descender a 19 gubernaturas, es decir, el mismo nivel que en el año 2000, cuando en 2015 perdió  el tricolor Querétaro y Nuevo León. Los priistas dejaron de gobernar a un total de  11.89 millones de mexicanos, lo que representa una pérdida de 19.1 por ciento. De este tamaño es el problema.

En poco tiempo, los panistas lograron afianzar siete gubernaturas: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Puebla, Tamaulipas y Veracruz. Con ello, la fuerza política del blanquiazul suma 18 millones 452,826 ciudadanos inscritos en los padrones electorales; es decir, votantes. El PAN no sólo se llevó más gobiernos estatales, sino además los que tienen el padrón electoral más robusto: Chihuahua, Puebla, Tamaulipas y Veracruz.

La derrota en Veracruz, significó la pérdida de un padrón de 5 millones 689,637 ciudadanos inscritos. Por hacer una comparación, la Ciudad de México cuenta con una lista de 7 millones 513,094 personas, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional Electoral con corte al 3 de junio de 2016.

El único estado estratégico por su padrón electoral en poder del PRI es Oaxaca, con 2 millones 805,203 ciudadanos inscritos. También ganó Hidalgo y Sinaloa, que tienen, cada uno, poco más de 2 millones de ciudadanos registrados en los padrones.

Los baluartes priistas se reducen a Campeche, Coahuila, Colima, Hidalgo y estado de México. Pero hay un grupo de cinco entidades que suman ya varios sexenios de negarse a volver a ser gobernados por el PRI, como son Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Morelos y Chiapas, que lo gobierna un partido aliado, pero lo cierto es que no son las siglas del PRI las que tienen el poder del estado, sino el Verde Ecologista de México. De ese tamaño es el problema que tiene que resolver el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza.

II

Hijo y nieto de exgobernadores del estado de México y primo del presidente, Alfredo del Mazo forma parte del Grupo Atlacomulco. Tuvo que ceder en sus aspiraciones de ser candidato a gobernador cuando Eruviel Ávila le ganó la candidatura. Cuando Peña llegó a la Presidencia de la República, lo puso al frente del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras). Del Mazo Maza tiene un pasado plagado de irregularidades administrativas. Sin título profesional obtuvo una beca de Petróleos Mexicanos (Pemex) al margen de la normatividad interna de la entonces empresa paraestatal para estudiar un posgrado en la Universidad de Harvard. Por este hecho se le inició la averiguación previa 09/DAFMJ/2002.

Como secretario de Turismo en el estado de México, Del Mazo fue promotor del proyecto Resplandor Teotihuacano, con el cual buscaba instalar en la zona arqueológica de Teotihuacán un espectáculo de luz y sonido. El Instituto Nacional de Antropología e Historia se opuso al proyecto por los graves daños que ocasionarían a la zona arqueológica. Hubo discusiones y movilizaciones. Al final Alfredo del Mazo se vio obligado a suspender su imprudente plan. Como alcalde de Huixquilucan, le toco el caso de la muerte de la pequeña Paulette Gebara Farah.

Siendo director de Banobras y ahora como candidato del PRI al estado de México enfrenta un expediente que sigue activo. Óscar Fernández Luque, colaborador de Del Mazo Maza en la alcaldía de Huixquilucan en el periodo 2010-2012, defraudó a Banobras con un crédito por 91 millones de dólares, gestionado con documentos y avalúos falsificados. El delito fue cometido por la empresa Rotary Drill Rigs (Rodisa) con sede en Houston, Texas, de la cual Fernández fungía como accionista. Estos ilícitos ocurrieron el 29 de mayo de 2013, cuando el ahora candidato era director del banco. (Reforma 21/02/16).

En la indagatoria UEIORPIFAM/AP/260/2014, que dio lugar al libramiento de ocho órdenes de aprehensión, se revela que el 13 de agosto de 2013, Banobras suscribió el contrato de crédito con Rodisa para transferirle 91 millones 493 mil 914 dólares, equivalentes a la cantidad de casi 2,000 millones de pesos al tipo de cambio de marzo de 2017.

Los documentos judiciales señalan que Fernández Luque y Jorge Daniel Salas Hernández se convirtieron en los socios mayoritarios de Rodisa, quedando cada uno con 5 mil acciones con un valor de 2.5 millones de pesos. Rodisa fue constituida el 6 de julio de 2011 ante la Notaría 42 de Alvarado, Veracruz, y en menos de un año, el 17 de mayo de 2012, ganó dos contratos en Pemex Exploración y Producción por 203.5 millones de dólares para proveer cinco equipos de perforación terrestre de pozos y brindar asistencia técnica hasta 2017.

Pero incumplieron el contrato y, según la Procuraduría General de la República (PGR), falsificaron un convenio modificatorio con Pemex, las pólizas de fianza y los avalúos de unos inmuebles en garantía, con el propósito de conseguir la millonaria línea de crédito de Banobras. Miguel Ramírez, subdirector de Infraestructura de Transporte y Obra Pública de Banobras, declaró a la PGR que el Comité Interno de Crédito autorizó el crédito a Rodisa.

El 28 de abril de 2014, ocho meses después de que el banco otorgó el crédito, la Secretaría de la Función Pública inhabilitó a la empresa por 2.5 años para recibir contratos, por la presunta falsificación de la póliza entregada a Pemex. La sanción fue cancelada después por un tribunal.

Tras conocer la inhabilitación, Banobras tardó siete meses en llevar el caso a la PGR, pues hasta el 21 de noviembre de ese año se presentó la denuncia de hechos. “Antes de la aprobación del crédito, Rodisa no estaba inhabilitada y una vez que nos enteramos por los medios oficiales, nos reunimos inmediatamente con la empresa para conocer la razón por la cual se dio la inhabilitación, de la misma manera se solicitó a la empresa llevar a cabo las diligencias necesarias para solventar dicha situación”, declaró el 11 de junio de 2015 Luis Dosal Blanco, exdirector de Proyectos de Banobras y asesor del Fideicomiso irrevocable número f/1491, denominado GBM infraestructura del Deutsche Bank México.

A través de la cuenta 6290-4-27546 de Bank of America, a nombre de Banco Invex, Rodisa recibió 91 millones 493 mil 914 dólares. Del 30 de agosto al 5 de diciembre de 2013 hicieron retiros en favor de diversas firmas por un total de 91 millones 493 mil 705 dólares. Desde el 2015, la PGR solicitó asistencia jurídica a Estados Unidos para localizar el dinero. En octubre de 2016 fue detenido el principal acusado del presunto fraude por 91 millones de dólares a Banobras, Daniel Salas Hernández es la tercera aprehensión que cumplimenta la PGR de ocho que fueron giradas por el juzgado federal.

Otro expediente es el relacionado con Grupo Higa que obtuvo un contrato millonario que le concedió Banobras en junio de 2013 para ampliar de dos a cuatro carriles un tramo de la autopista Guadalajara-Colima y que fue clasificado como “reservado” hasta 2025. Se busca ocultar que Banobras benefició a una filial de la empresa de Juan Armando Hinojosa con un contrato por 1,332 millones de pesos. No se aclara si hubo licitación previa, aunque da a entender que existió alguna competencia entre varias constructoras.

Uno más es con la empresa Construcpue de México, propiedad de Víctor Hugo Caram González, que está bajo un proceso de investigación por haber presentado documentación falsa para obtener contratos con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, también recibió pagos millonarios por Banobras. De acuerdo con reporte del organismo federal, en 2014 le pagaron 164.9 millones de pesos en dos exhibiciones por su participación en la construcción y ampliación de la autopista Estación Don Nogales.

III

Alfredo del Mazo Maza sería el tercer gobernante en línea directa con su abuelo (Alfredo del Mazo Vélez, 1945-1951) y su padre Alfredo del Mazo González (1981-1986). Peña Nieto impuso a su primo y produjo división en el priismo. Hay que recordar que esta caída empezó en el 2015 cuando el PRI pierde alcaldías y diputaciones locales en el estado de México. Durante 33 años el poder ha sido ejercido por seis gobernantes de un mismo tronco familiar y ahora de acuerdo al esquema monárquico le toca a un heredero de este linaje: Alfredo III.