La principal causa de cáncer es el azar

Fernando Fuentes / Fronteras de la ciencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La contaminación ambiental, el sobrepeso, la alimentación y la herencia son consideradas, entre otras razones, las principales causas de cáncer, pero una reciente investigación concluye que el mayor responsable es el azar.

Las células sanas cometen errores de manera natural cuando se multiplican y esas fallas inevitables en el ADN pueden derivar en células con mutaciones genéticas que derivan en cáncer.

Cerca dos tercios de las mutaciones que ocurren en las diversas formas de cáncer obedecen a esos errores casuales de copiado, aseguran los investigadores de la Universidad Johns Hopkins en un estudio difundido recientemente en la publicación Science.

Eso no significa que la mayoría de casos de cáncer se deban sólo a la mala suerte. Se necesitan múltiples mutaciones para convertir células en tumores, y muchos tipos de cáncer son evitables si la persona adopta las medidas preventivas comprobadas, advierte el equipo.

Sin embargo, este trabajo abona la idea de que la detección precoz es tan importante que las medidas preventivas. “Muchas personas desarrollan cáncer debido a errores aleatorios de copiado del ADN. Por ello, se necesitan urgentemente mejores métodos para detectar todos los cánceres antes, cuando todavía son curables”, asegura Bert Vogelstein, autor principal del estudio.

Controversia. Los investigadores utilizaron un modelo matemático para llegar a esta conclusión. Hace dos años este grupo llegó a una conclusión similar y desató la polémica. La controversia ya se reavivó.

Yusuf Hannun, director del Stony Brook Cancer Center de Nueva York, asegura que el estudio subestima las contribuciones de los factores ambientales y hereditarios porque los investigadores aún no saben cómo predecirlos completamente sobre la base de la secuencia y los datos epidemiológicos.

Los autores encontraron que en los cánceres pancreáticos, el 77 por ciento de las mutaciones se debe a errores aleatorios de copiado del ADN, 18 por ciento a factores ambientales como el tabaquismo, y el 5 por restante a la herencia.

En otros tipos de cáncer, como los de la próstata, el cerebro o el hueso, más del 95 por ciento de las mutaciones se deben a errores de copiado aleatorios.

Por el contrario, en el cáncer de pulmón el 65 por ciento de las mutaciones se deben a factores ambientales, básicamente fumar, y el 35 por ciento se debe a errores de copiado del ADN.

De forma general, en los 32 tipos de cáncer estudiados los investigadores estiman que el 66 por ciento de las mutaciones son provocadas por errores de copiado, el 29 por ciento se pueden atribuir al estilo de vida o factores ambientales y el 5 por ciento restante, a la herencia.

 

 

Hallazgos de la ciencia

Fernando Fuentes / Fronteras de la ciencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En los últimos meses ha cobrado relevancia el impactante descubrimiento de la Física Cuántica que señala que en el Universo existe la ecuación de decisión entre diferentes planos y/o realidades supersímetricas. Por así decirlo, el libre albedrío existe a nivel cuántico, lo que ayuda a descartar el “caos” o la “casualidad”. Refuta La teoría del caos de Heisenberg.

En palabras llanas, el estudio de Xiaosonng Ma y su equipo, del Instituto de Óptica Cuántica de la Universidad de Viena, pone las bases de la Intervención Inteligente en el Universo. En esencia, los investigadores han conseguido demostrar que acciones llevadas a cabo en el futuro pueden ejercer influencia en eventos del pasado.

Por otro lado, es una falacia el argumento de que se tiene la capacidad de elegir (free will), el 99% de las acciones está predeterminado y el azar juega 1%. La predeterminación está dada por eventos pasados pero como a nivel subatómico, existe el entanglement que permite que dos electrones se retroalimenten en sus acciones, se da el caso que un electrón estando en el futuro puede afectar a otro electrón con el que está ligado en el pasado.

Cuando observas el cielo estás viendo el pasado, estás viendo luz de estrellas que ya no existen que murieron hace miles de millones de años luz, el pasado alumbrando el presente y que alumbrará el mañana. O de otro modo, somos el futuro, mirando en tiempo real el devenir del pasado. Los tres tiempos que convergen.

Lo interesante del estudio de la Universidad de Viena es que la ecuación de decisión se da a nivel de partículas subatómicas, no a nivel de personas que tienen conciencia. Imaginen un fotón de luz decidiendo qué camino tomar cuando hay más de una ruta. El estudio prueba que la elección que hace el fotón de luz no es al azar.

Se tardaron más de 16 años en hallar la técnica para medir este fenómeno, recuerda que la luz viaja a 300 mil kilómetros por segundo y medir las decisiones de fotones de luz debe haber instrumentos de una precisión asombrosa. En fin, después de este estudio, podremos decir que el presente no existe, lo que pasa en un instante, es cosa del pasado. El pasado tampoco porque ya sucedió y el futuro todavía no llega, ergo el tiempo no existe.

 

 

Migrantes invisibles

Fernando Fuentes / Fronteras de la ciencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La migración es un fenómeno de difícil explicación y múltiples aristas. Las políticas anti-migratorias impuestas por el nuevo gobierno de Estados Unidos (EU), no son más que un reflejo de la incapacidad de Donald Trump por entender los problemas y situaciones que aquejan al mundo. Para saber hasta qué punto las políticas promovidas por el gobierno estadunidense –y también mexicano– en esta materia son útiles, es necesario conocer con plenitud las causas que la propician.

Las nuevas directrices y órdenes ejecutivas anti-migrantes distan mucho de atender sus verdaderos motivos. Lo importante no es saber si los inmigrantes en EU tienen papeles, ni si alguna vez han cometido alguna infracción, o si un muro detendrá el flujo migratorio; lo verdaderamente importante es comprender por qué una persona deja su lugar de origen para trasladarse a otro. Los motivos que causan este fenómeno son de diversa índole: puede deberse a la carencia condiciones laborales dignas, por desplazo ante la violencia o bien, por costumbre como lo explica Juan Carlos Rulfo en su documental Los que se quedan. En este documental se ven comunidades compuestas en su mayoría por mujeres, pues los hombres al cumplir cierta edad se van a Estados Unidos.

Tanto Trump como nuestros políticos parecen ignorar estos factores básicos de la migración. Las medidas propuestas por Trump son simplistas e impresionistas ya que se basan únicamente en resultados visibles a los ojos de sus simpatizantes como lo son la contratación de miles de agentes migratorios, patrullas fronterizas, o bien, la construcción de un gigantesco muro. Este tipo de soluciones a medias sólo atienden a los síntomas. En cambio, las medidas que disminuyen la migración son aquellas que van directamente a la raíz y, en consecuencia, modifican las condiciones de vida en los lugares de origen del migrante; no obstante, ciertas posturas de Trump irían en detrimento  de sus intenciones de frenar la migración.

Donald Trump dejó de ser una amenaza para volverse una realidad. Los nuevos lineamentos emitidos desde la Casa Blanca han contribuido a crear un ambiente de miedo y desconfianza dejando al inmigrante en un estatus similar al de cualquier prófugo de la justicia. Esto ha afectado especialmente a aquellos oriundos de México, pues las cifras recientes indican que al menos uno de cada tres deportados es mexicano (de las 2.8 millones de deportaciones totales realizadas en los dos periodos de Barack Obama).

México no debe repetir los mismos errores que ya cometió con aquellos mexicanos que abandonaron su tierra. Se debe trabajar en las comunidades y municipios donde hay mayor afluencia migratoria hacia EU para darles las oportunidades que no tuvieron quienes ahora están a merced de Trump. La atención no debe concentrarse totalmente en los consulados mexicanos, porque eso sería afrontar únicamente las consecuencias migratorias. Sólo atendiendo las causas es como no se le volverá a fallar a nuestros paisanos.