Nacimientos diarios en adolescentes: 997

Gloria Analco / Servicio Especial de la Mujer
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Casi mil nacimientos diarios en adolescentes se siguen presentando en México, sin que la Enapea esté dando los resultados deseados para resolver ese problema que forma parte de la violencia estructural y que vuelve a repetir los ciclos de pobreza y de violencia que sufren las mujeres.

Esa fue la conclusión a la que llegó el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), en su evaluación sobre el comportamiento de la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes, en colaboración con el Centro de Análisis e Investigación Fundar y la organización Controla Tu Gobierno.

Luego de un año de investigación, que realizaron mujeres indígenas y jóvenes en 10 estados de la república, comprobaron que la Enapea, anunciado con “bombos y platillos” por el presidente Enrique Peña Nieto, el 23 de enero de 2015, presenta fuertes incongruencias que la han apartado del objetivo de trabajar por los derechos de las niñas y las adolescentes.

Javier Garduño, coordinador de Presupuestos y Políticas Públicas de Fundar, señaló que la participación de su organización fue clave para la metodología de la investigación y contribuyó a esclarecer todos los aspectos que conlleva la operación de un presupuesto, su control y manejo en la consecución de un proyecto para el perfil científico de la investigación.

Zenaida Pérez, del ILSB, dijo que del presupuesto ejercido en 2016 para esa estrategia por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), alrededor de 5 millones de pesos, 40 por ciento de sus rubros no han guardado relación directa con las líneas de acción de la Enapea, y otro tanto el Consejo Nacional de Población (Conapo), que el año pasado ejerció un presupuesto de más de 7 millones de pesos para ese propósito.

Pero lo más grave, dijo, es que el 62.8 por ciento del presupuesto de la Enapea fue destinado en 2016 a servicios personales, rubros que no guardan relación directa con las líneas de acción de la estrategia impulsada por el actual gobierno.

Además, indicó por su parte Rubén López, del ILSB, el presupuesto que en 2015, fecha en que arrancó la estrategia, fue de 23 millones, para el 2016 se redujo en 45 por ciento, y se situó en 12 millones, misma cantidad que se ha repetido en 2107, dejando fuera de ese presupuesto a Inmujeres desde 2016.

López apuntó que ese recorte presupuestal hizo todavía más difícil registrar logros para hacer frente a la situación que viven 22.4 millones de adolescentes que tienen entre 10 y 19 años de edad, de cuya población diariamente dan a luz a 997 niñas y niños, 364 mil al año, según el Subsistema de Información sobre Nacimientos de la Secretaría de Salud.

Mayli Sepúlveda, de Controla Tu Gobierno, dijo que la tarea de su organización fue acompañar al ILSB en el proyecto y resaltó la perseverancia y genuino interés de las mujeres indígenas y jóvenes que participaron en la investigación.

Dijo que la investigación arrojó que son utilizados recursos etiquetados en actividades que no se relacionan con la atención de los derechos sexuales y reproductivos de las y los jóvenes, y señaló que quiere pensar que lo hacen por desconocimiento sin saber que están violando la normatividad administrativa. En sus intervenciones, los representantes de las tres organizaciones señalaron que el presupuesto etiquetado para la Enapea es insuficiente, no presenta claridad en el gasto de las dependencias que realizan las acciones dentro de esa estrategia y existen pronunciadas deficiencias administrativas en la comprobación del gasto.

Brando Flores, coordinador de la investigación, señaló que desde 2013 México tiene la fecundidad más alta del grupo adolescente de los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, y que el 18.7 por ciento de las mujeres que presentaron un aborto en 2014 fueron adolescentes.

Agregó que una de cada cinco mujeres de entre 15 y 19 años ha sido madre o ha vivido la etapa del embarazo, según reveló la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres.

Además, puntualizó, 17.2 por ciento de mujeres entre 15 y 19 años han tenido un nacido vivo, y agregó que esa prematura maternidad está sometiendo a las adolescentes a situaciones de inseguridad, desprotección y maltrato.

Coincidieron en que la evaluación dejó al descubierto que los recursos destinados para la Enapea no están concentrados ni se conocen con precisión cuántos recursos destinan todas las dependencias federales que abonan a la consecución de los objetivos de esa estrategia, lo cual deja en claro la ausencia de coordinación.