Disminuye la tensión entre Marruecos y FP

Jesús Cabaleiro Larrán / Periodistas en Español
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Marruecos ha decidido retirar las tropas que salieron del último puesto del muro, en Guerguerat, en la frontera sur del Sahara Occidental a escasos kilómetros de Mauritania, hacía ya más de medio año.

La tensión entre Marruecos y el Frente Polisario había aumentado desde agosto ya que ambas tropas se encontraban separadas por apenas 120 metros de distancia, mientras se interponían entre ellas los miembros de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (Minurso).

El secretario general de la ONU, António Guterres, emitió el sábado 25 un comunicado a través de su portavoz, Stephane Dujarric, en el que llamaba a ambas partes a tomar “todas las medidas necesarias” para evitar una escalada de la tensión.

Guterres también mantuvo conversaciones telefónicas con autoridades tanto de Marruecos como del Frente Polisario pidiendo que ambas partes retirasen lo antes posible “todos los elementos armados” de la franja entre el muro y la frontera mauritana y recordando al acuerdo de alto el fuego de 1991.

Previamente, el viernes 24, el rey marroquí, Mohamed VI, llamó a Guterres, para advertirle de la “grave situación” que se vive al sur del Sahara Occidental “por las incursiones repetidas de elementos armados del Frente Polisario y sus actos de provocaciones”.

El domingo 26, Marruecos tomaba nota de la declaración de Guterres, aceptaba sus recomendaciones y se retiraba de forma unilateral de la zona: “El reino de Marruecos procederá, desde hoy, a un retirada unilateral de la zona”, anunció en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Por su parte, fuentes de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) enlazaron esta retirada con lo acontecido el pasado miércoles 22 en la reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y que este conflicto por la construcción de la carretera cambia la estrategia en este largo contencioso internacional.

En un comunicado oficial, el Frente Polisario señala que la decisión de Marruecos de hacer retroceder sus tropas “es una cortina de humo que no oculta el desprecio de Rabat por la legalidad internacional, su obstinación y rechazo por casi tres décadas de la aplicación de las resoluciones del Consejo de seguridad y de la Asamblea General sobre el Sahara Occidental”.

Finalmente advierten que la situación actual y todo lo que se deriva de ella es responsabilidad exclusiva de Marruecos. No obstante, señalan compartir la visión del secretario general de la ONU.

El lunes 26, el presidenteBrahim Ghali realizará una intervención pública con motivo del 41 aniversario de la creación de la RASD y se prevé aluda a estos acontecimientos recientes.

Mientras, en los campamentos de Tinduf se atendió la visita de una delegación oficial del Congreso de Estados Unidos compuesta por una docena de senadores y miembros de la Cámara de Representantes.

La delegación incluía al congresista republicano Randy Hultgren, vicepresidente de la Comisión Tom Lantos de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, y al senador republicano James Inhofe, quien afirmó que su visita a los campamentos saharauis “pretende prestar apoyo al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación”. Además acudieron otros asesores encargados de asuntos africanos, exteriores y derechos humanos.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de España ha mostrado su “apoyo” al llamamiento hecho ayer por Guterres a Marruecos y al Frente Polisario para efectuar una “retirada incondicional lo antes posible” de los elementos armados situados en el extremo meridional del Sahara.