Dislexia o trastorno de la lectura

Abigail Bello Gallardo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“La enfermedad puede ser un obstáculo para el
cuerpo, pero no para la voluntad…” Norman Vincent Peale.

Xalapa, Veracruz. El trastorno de la lectura durante el desarrollo es comúnmente llamado dislexia (Dislexia, trastorno del desarrollo de la lectura. Written by Chitra Badii and Marijane Leonard. Copyright © 2005-2016. Healthline Media).

La dislexia es una discapacidad para leer que ocurre cuando el cerebro no reconoce ni procesa apropiadamente ciertos símbolos (Trastorno del desarrollo de la lectura. Institutos Nacionales de la Salud Biblioteca Nacional de Medicina de EU. NIH. MedlinePlus).

Se presenta esta anomalía con más frecuencia en el hemisferio izquierdo del cerebro.

La dislexia es una afección con la cual se nace.

La dislexia afecta a las personas durante toda su vida y su adaptación académica, personal y social.

Este trastorno puede hacer que sea muy difícil para un estudiante tener éxito académico e incluso finalizar sus estudios. Por ello, es necesario que se les adecue la forma de acceder a los aprendizajes y la manera de evaluar los contenidos (La dislexia en el aula: lo que todo educador debe saber. Guía de Dislexia para Educadores. Asociación Madrid con la Dislexia y otros DEA).

Este padecimiento es el tipo más común de los trastornos de la lectura, y afecta del 2 al 8% de los niños pequeños.

Según algunas estadísticas, en España la dislexia afecta en mayor o menor grado a 10 o 15% de la población escolar y adulta. No afecta en igual medida a niños y niñas, estadísticas inglesas hablan de una relación de ocho a uno afectando más a los niños.

Se puede esperar que en cada aula de 25 alumnos haya al menos un niño con esta dificultad para el aprendizaje.

La dislexia se presenta en personas de todo tipo, independientemente de sus orígenes o de sus niveles intelectuales.

Este trastorno se manifiesta de forma distinta en cada persona. No hay un disléxico igual a otro. Varía en función del grado, de la oportunidad y de la eficacia de las terapias.

Siendo la dislexia en principio un problema de aprendizaje, acaba por crear una personalidad característica que en el aula se hace notar o bien por la inhibición y el retraimiento o bien por la aparición de conductas enojosas o irritables, platicar mucho, pelearse, no trabajar, como formas de obtener la atención o el reconocimiento que no pueden alcanzar por sus resultados escolares.

Hay diversos subtipos de dislexia. Estos subtipos se clasifican según si el problema está relacionado con letras, sonidos, reconocimiento de palabras, deletreo, etcétera.

Si a los disléxicos se les enseña con los métodos de aprendizaje adecuados, pueden llegar a ser estudiantes brillantes.

Causas

Gracias al estudio realizado por el doctor Bart Boers se puede ver como las causas de la dislexia se deben a deficientes conexiones en el cerebro.

Esta afección a menudo es hereditaria (la padecen padres, hermanos, etcétera).

No es causado por problemas de la vista.

No interfiere con la capacidad para pensar. La mayoría de las personas con este trastorno tienen inteligencia normal o por encima del promedio.

La dislexia adquirida puede deberse a un traumatismo o a enfermedades como el Alzheimer.

Signos y síntomas generales de la dislexia

Profundizando en la detección de los niños con problemas de dislexia, de acuerdo con los criterios de la Asociación Británica de Dislexia y con otras fuentes, los signos que pueden tener los niños (algunos de ellos, no necesariamente todos), serían los siguientes:

* Retraso en aprender a leer y hablar con claridad.

* Persistente tendencia a escribir los números en dirección u orientación inadecuada.

* Dificultad para distinguir la izquierda de la derecha.

* Forma extraña de escribir, por ejemplo, con falta o aumento de letras o alteraciones del orden de las mismas.

* Desorganización en casa y en la escuela.

* Dificultad para seguir instrucciones habladas.

* Tendencia a la escritura descuidada, desordenada, en ocasiones incomprensible.

* Tendencia a confundir los números de teléfono.

* Gran dificultad para el aprendizaje de lenguas extranjeras.

* Aversión a la lectura y la escritura.

* Omisión o distorsión de palabras habladas, principalmente sílabas compuestas e inversas. Por ejemplo: “bazo” por “brazo”, “e perro” omitiendo la “l” en vez de decir “el perro”.

* Lenguaje poco entendible.

* A nivel de la pronunciación de palabras se produce también la confusión entre p, b y m y en ocasiones confusión también con la n.

* Dificultad para distinguir colores, formas, tamaños, posiciones, etcétera.

* Aburrimiento cuando hay en el aula de la escuela exceso de actividades repetitivas.

* Lentitud en el ritmo de la lectura, que en ocasiones es exasperante.

* Dificultad en seguir la lectura, que se manifiesta en saltos al acabar cada línea. Esto hace que en muchas ocasiones vuelva a comenzar a leer la misma línea.

* Cuando se consigue la lectura correcta ésta es mecánica, no la entiende.

* Dificultad para reconocer palabras escritas.

* Suelen presentar un alto grado de fatiga, lo cual produce una atención inestable y poco continuada.

* Sus calificaciones escolares son bajas y con frecuencia son marginados del grupo y llegan a ser considerados (y a considerarse a sí mismos) como niños con retraso intelectual y por ello tienen baja autoestima.

* Presentan mala ortografía en los textos o dictados.

* No reconocen las palabras que riman.

* Aprenden algo y, al poco tiempo, lo olvidan.

* Muchos presentan con frecuencia estrés y ansiedad.

En el diagnóstico y tratamiento de la dislexia deben participar el pediatra, un psicólogo, el maestro y/o un especialista en lectura.

Tratamiento

Se requiere una estrategia diferente para cada persona con dislexia. Se debe considerar un plan de educación individual para cada niño con esta afección, debido a que hay diferentes grados y tipos de dislexia.

Se puede recomendar lo siguiente:

* Ayuda adicional con el aprendizaje, llamada educación especial.

* Tutoría individualizada y privada.

* Es importante el refuerzo positivo. La asesoría psicológica puede ser útil.

* Logopedia, que es una especialidad dedicada al diagnóstico, prevención y tratamiento de alteraciones del habla, del lenguaje y audición en niños y adultos.

El papel más importante que tienen que cumplir los padres de niños disléxicos quizás sea el de apoyo emocional y social (principalmente familia y escuela).

Winston Churchill, Albert Einstein, Walt Disney, Thomas Alba Edison, John Lennon, Agatha Cristie, Bill Gates, Steve Jobs, Tom Cruse, Robin Williams, entre otros, eran disléxicos.

Como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud en México, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades y cómo prevenirlas, a través de todos los medios de comunicación masiva; y que se legislen políticas públicas para incentivar a los ciudadanos a prevenir las enfermedades y preservar su salud.