Utopía

La Auditoría exhibe al “sistema” penitenciario

Eduardo Ibarra Aguirre

Testimonialmente el trabajo de la Auditoría Superior de la Federación –órgano coadyuvante de la Cámara de Diputados para la revisión de la Cuenta Pública, y que dispone de autonomía técnica y de gestión–, es demasiado importante.

Cada año la ASF hace significativas revelaciones a la opinión pública y publicada sobre el ejercicio del año anterior, con 14 meses de retraso. Pero nada más.

Con frecuencia las importantes conclusiones de la ASF no pasan del efecto mediático que logran, pero sin consecuencias prácticas porque no tiene atribuciones para ello –“dientes” le llaman–, y los diputados del Revolucionario Institucional y sus aliados del partido que no es verde y mucho menos ecologista, sino una pandilla de vivales, y Nueva Alianza de la política presa Elba Esther Gordillo, no tienen el menor interés en que el Legislativo supervise con seriedad el ejercicio presupuestal del Ejecutivo federal y de los estados.

Con todo, las revelaciones no solamente son útiles para ejercer el elemental “derecho al pataleo”, sino harto ilustrativas del manejo patrimonial del erario.

Gracias a reportes de la ASF es posible reconfirmar que la mitad de los penales (federales y estatales) tienen gravísimos problemas de hacinamiento por el aumento en la tasa de la reincidencia de los reos y por el incremento de los delincuentes primerizos. Tal y como lo evidenció la matanza de 49 presos en Topo Chico, el 11 de febrero, con un gobernador apodado El Bronco que mostró ineptitud ante la bronca.

En su análisis sobre el sistema penitenciario federal, a cargo de la Secretaría de Gobernación, la ASF planteó que la sobrepoblación en las cárceles es de 164 por ciento, a pesar de que se incrementó la infraestructura. Por cierto que con participación de grandes consorcios, al estilo gringo pero sin la transparencia de éste.

Las entidades que rebasaron el límite de población en sus cárceles son estado de México en primerísimo lugar, Nayarit, Hidalgo, Morelos, Jalisco y Distrito Federal. La prisión federal con más sobrepoblación es Puente Grande, Jalisco.

Para la ASF el sistema no cumple con su objetivo de lograr la reinserción social de los reclusos, y aseguró que el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social –encabezado por Eduardo Guerrero Durán, un funcionario que en Chihuahua eludía visitar las prisiones y cuando no le quedaba de otra lo hacía muy protegido–, propuso una reorganización que evite el alto índice de reincidencia delictiva.

“La reinserción social” de los prisioneros cada vez está más alejada del inexistente sistema penitenciario, si nos atenemos a la tesis del experto José Luis Musi de que “hay tantos sistemas como prisiones existen”, y que al decir de la ASF son “387 centros penitenciarios, con espacios disponibles para 203 mil 254 personas, pero la población es de 255 mil 638, con una sobrepoblación de 25.8 por ciento”.

La saturación de las prisiones es un factor importante, pero lo es más llenarlas literalmente, como dicen que lo hizo Marcelo Ebrard en el Distrito Federal, con jóvenes por portar un churro o “rateros” de alimentos, por presuntos delitos que si se cuantificaran en dinero no rebasan los 5 mil pesos.

Y si tales “delincuentes” son mezclados con doctorados en la comisión de ilícitos y que, además, imponen su ley en las cárceles, incluidas las federales de “alta seguridad”, como lo evidenció en dos ocasiones Joaquín Guzmán, entonces el Poder Ejecutivo le acerca materia prima a los jefes de la delincuencia para que formen nuevos cuadros.

Acuse de recibo

“Lo que llama la atención es que el papa haya declarado lo que declaró ya en el avión. ¿A quién temía? ¿Iba huyendo? ¿Por qué no dijo eso aquí cuando fue cuestionando por su omisión de la pederastia y los 43? ¿Por qué no dijo quién le informó de la presunta división entre los padres de los normalistas y otras organizaciones? No se vale curarse en salud a posteriori”. Las preguntas son de la periodista Teresa Gil y fueron publicadas en SDP Noticias… En tanto que Heriberto Lugo afirma en el mismo portal: “El papa no es tonto. Vidulfo (Rosales) creyó que sí lo era. Amén”… Pregunta Compa Sol X #DDHH: “¿Si los #DDHH son de todos por qué no los defendemos entre todos? Sin partidarismos ni fundamentalismos”… Le respondió Álvaro J. de Regil: “Muy buen punto. La mayoría todavía no se desprenden de sus atavismos y piensan como tribus”. Las cuatro opiniones son a propósito de: Luchas internas, el Papa, Los 43 y Solalinde (22-II-16)… El periodista Oriol Malló presentó al Grupo María Cristina su libro digital Gadafi en Punta Mita: La conspiración que nunca existió, en el que “reconstruye, al detalle, los entresijos de un caso criminal que fue, de principio a fin, una simulación y un teatro del presidente (Felipe) Calderón y su gabinete de seguridad. Usted puede leerlo e imprimirlo en: http://www.amazon.com/dp/B01BEUZNMO(y) https://www.facebook.com/gadafienpuntamita/

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.        Twitter: @IbarraAguirreEd       www.forumenlinea.com       www.facebook.com/forumenlinea