Utopía

Huelga de hambre que es preciso evitar

Eduardo Ibarra Aguirre

Los ayunos por razones políticas, como obtener la liberación de una prisionera, como es el caso de Nestora Salgado encarcelada desde el 21 de agosto de 2013, acusada de secuestro, en el penal federal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, y ahora en el Centro Femenil de Readaptación Social de Tepepan, en el Distrito Federal, son medidas extremas de presión a las autoridades, pues atentan contra la propia integridad física e intelectual de los ayunantes, más aún cuando el estado de salud de la huelguista tiene debilidades, agudizadas por la privación de la libertad durante 29 meses y que por el lado que se le observe está saturada de motivaciones políticas.

Las revelaciones que la mexicana-estadunidense que encabezó a la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, hizo a Carmen Aristegui puso en relieve el papel jugado por el gobernador Ángel Aguirre para encarcelarla, después de que se negó a recibir 7 millones de pesos a cambio de que limitara la acción de la PC, avalada por la Ley 701 de Derechos y Cultura Indígena de Guerrero, a “asuntos menores” para que no se involucrara en la persecución de robo de ganado, secuestros y cobro de derecho de piso que protegía el intocado priísta-perredista y supuesto amigo del titular del Ejecutivo federal.

Es público el interés mostrado por Isabel Miranda Torres (de Wallace) y Alejandro Martí, activistas con derecho de picaporte en Los Pinos y el gabinete de Seguridad, que hicieron de algunos de los derechos humanos una vía para privilegiar agendas e intereses personales.

Y ahora es imposible omitir que la defenestrada Elba Esther Gordillo, de acuerdo con el testimonio compartido por Salgado García a Aristegui Flores, es ama y señora en el Centro Femenil de Readaptación Social, pues recibió amenazas de la poderosa cacique (¿o ex?) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, “tras denunciar una red de prostitución, pornografía y a autoridades vinculadas con grupos delictivos”, encabezada por el comandante Jaime Sánchez Martínez, premiado por funcionarios con un cambio de plaza. A Gordillo Morales, dijo Nestora a Carmen: “El gobierno le da demasiado poder, la señora ha hecho y deshecho en este lugar. De este lugar era dueña, así se lo digo, de este lugar era dueña (hasta que salió a un hospital privado), a lo mejor no puedo hablar mucho de la señora porque me metería en un conflicto peor”.

Grave error cometió la profesora sin título y que encabezó a 1 millón 600 mil trabajadores durante casi un cuarto de siglo, al amenazar a la prisionera política con mayor número de partidarios, hasta el punto de que no pocos la idolatran llamándola comandanta, y dan por hecho que comenzó la huelga de hambre, cuando ella y el abogado Leonel Rivero informaron que esperarán la próxima semana para saber del resultado que se produzca al revisarse el recurso de apelación que realizará la primera sala del Tribunal Superior de Justicia de Guerrero, misma que podría abrir un camino que desemboque en la liberación de la luchadora social que por las amenazas cuenta con una petición de medidas cautelares de parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al Estado mexicano.

Sabedores de que las leyes y sus aplicadores casi nunca proceden conforme a derecho, los adversarios de la prisión política no bajan la guardia y se movilizaron en las sedes de la Procuraduría General de la República de 11 estados, para exigir la liberación de Nestora Salgado, José Manuel Mireles y de todos los presos políticos que, por cierto, no son pocos.

Acuse de recibo

Yolanda Ibarra Aguirre libra una decisiva batalla por la vida, en Luisiana, Estados Unidos. Mis mejores deseos para que logre una buena recuperación… Lectores y colegas expresaron parabienes por 2016 durante los 12 días que Utopía no se publicó: Jesús López Tapia (www.laopiniondehouston.com), cartonista Luy, Abigail Bello Gallardo (médica familiar en Xalapa, Veracruz), Brújula Metropolitana, Centro de Información sobre la Mujer Asociación Civil, doctora María Fernanda Campa Uranga, Lilia Ana Cisneros Luján (Una colorada vale más que cien descoloridas), conferencista Javier Conde, Agencia Nacional de Noticias de Colombia, Alejandro Navarro (Comisión de Defensa del Senado y dirigente del Movimiento al Socialismo) y su esposa Viviana (Chile), Sara Lovera (Palabra de Antígona), Federación Latinoamericana de Periodistas, Rosa María Holguín (Felap), doctor Enrique Bonilla Rodríguez (Frente Nacional contra Walmart), Nidia Sánchez Hernández (Diario de Xalapa), Livia Díaz (corresponsal en Poza Rica, Veracruz), abogado Porfirio Barrera Jiménez, periodista Juan Manuel Rodríguez González (Aguascalientes capital), Razones de Ser (Buenos Aires, Argentina; Torreón, Coahuila, México), Arturo Robles Aparicio (periodista), doctor Américo Saldivar (Monterrey, Nuevo León), Instituto de Estudios Críticos y la editora María Teresa Menéndez Monforte (http://www.informaciondelonuevo.com/).

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.        Twitter: @IbarraAguirreEd       www.forumenlinea.com       www.facebook.com/forumenlinea