Forum en Línea

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

El PRIAN

E-mail Imprimir PDF

El PRIAN

 

Manú Dornbierer / Satiricosas

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Usted los ve hoy dándose hasta con la cubeta. Pero no les crea demasiado. En cuanto pasen las elecciones y haya “ganado” el que previeron para esta nueva “alternancia democrática” volverán al arreglo inicial, al PRIAN, a pasarse uno al otro la estafeta, si es que no truena el planeta, por los siglos de los siglos. Quieren lo mismo: Todo para unos cuantos. Obedecen a los mismos. Se trata de no dejar pasar jamás a otros que etiquetan como izquierda y que son en realidad la inmensa mayoría de los ciudadanos mexicanos que aman a su país y no quieren que siga el pillaje. Para lograr la eternización en el poder harán lo que sea, desde fraudes electorales hasta narcoguerras.

Pero además para los gobernantes explotadores, corruptos y enriquecidos en el poder la independencia es una vacilada. “Órdenes  son órdenes” y las reciben del neoliberalismo al cual se aferran aunque ya vemos en que  condición tiene al mundo. Grecia empezó a hundirse por el FMI. El Infierno federal en México está entregando hasta el maíz y como se sabe “Sin maíz, no hay país”. Será Monsanto & Co, y sus malditos transgénicos los que nos vendan las semillas futuras porque el maíz natural, nativo, que produce semillas fértiles, habrá desaparecido. Se trata de seguir poniendo todos los activos a nombre de las transnacionales que son las que en realidad gobiernan el planeta. El aparente pleitazo político por la elecciones del 2012 en México es sólo por las siglas, pero los efectos para el país gane el que gane del PRIAN, serán similares. 

Prueba: Ambos componentes proponen lo mismo. Peña Nieto está de acuerdo en continuar la “política” de la  narcoguerra (que utilizó Calderón para  legitimarse), y en materia de petróleo estamos escuchando la misma cantilena del 2006. Hoy como entonces, los neoliberales “exigen” al Estado mexicano que ceda los grandes yacimientos submarinos a privados. Porque “no tenemos la tecnología” para explotarlos nosotros. Sólo se callaron cuando  precisamente “la gran tecnología” de la British Petroleum arruinó a medio Golfo de México y sus costas, sobre todo las de USA. Pero para la propaganda de hoy ya hasta se les olvidó el tremendo descontrol del pozo de British Petroleum en 2010 que tardó meses en poder ser dominado. Al grado de que el presidente Obama optó por pasar una ley de “veda a las perforaciones en aguas profundas” y la perdió por el poderío y ambición de los multimillonarios. Por lo visto a él no lo han comprado. En cambio ¿qué tal a los Bush?

¿A quién hay que entregarle el petróleo de México?

En suma, lo que quieren es que ya se deje de remilgos el Estado mexicano y les entregue el petróleo que están esperando desde el 18 de marzo de 1938.  Para tal efecto presionan al desacreditado Calderón. ¿Y quiénes son? Pues las compañías de siempre, las que Enrico Mattei, que fundó la industria petrolera italiana y que al final fue asesinado por haberlo hecho, llamó irónicamente “Las siete hermanas”.  Esta es su historia resumida:

“Debido al desmembramiento de la Standard Oil, ordenado por el gobierno de Estados Unidos a principios del siglo XX, se forman tres nuevas compañías, que junto a otras cuatro grandes del resto del mundo, conformarán Las siete hermanas. Con un dominio casi total de la producción, la refinación y la distribución petrolera, el acuerdo entre ellas les permitió aprovechar con ventaja una demanda rápidamente creciente a nivel mundial y consecuentemente, obtener enormes ganancias. Con una notable organización y coordinación, estas siete compañías tuvieron un control completo del circuito petrolero gracias a su enorme influencia sobre los gobiernos de los países productores. No fue sino hasta 1960, con la creación de la OPEP y su posterior fortalecimiento durante la década de los 70, cuando la influencia de Las siete hermanas comenzó a mermar. Las siete hermanas eran las siguientes empresas: Standard Oil of New Jersey (Esso), que al fusionarse con Mobil formó Exxon Mobil  (Estados Unidos).

Royal Dutch Shell (Países Bajos y Reino Unido). Anglo-Iranian Oil Company (AIOC), luego conocida como British Petroleum (BP, Reino Unido).

Standard Oil of New York, luego conocida como Mobil. Hoy en día se encuentra fusionada y es parte de ExxonMobil (Estados Unidos).

Standard Oil of California, luego conocida como Chevron. Se fusionó posteriormente con Texaco para formar ChevronTexaco. Actualmente su nombre es Chevron Corporation (Estados Unidos).

Gulf Oil Corporation, que en 1985 fue adquirida casi totalmente por Chevron, mientras que la otra parte de las acciones quedó en poder de BP (Estados Unidos.

Texaco, que se fusionó con Chevron en 2000. Esta fusión fue conocida durante algún tiempo como ChevronTexaco, pero en 2005 cambió su nombre nuevamente a Chevron. Texaco es ahora una marca de Chevron Corporation (Estados Unidos).

Debido a estas fusiones empresariales hacia 2005 sólo sobrevivían cuatro de Las siete hermanas: ExxonMobil, Chevron, Royal Dutch Shell y  British Petroleum. Sin embargo, el capital conjunto de estas cuatro megacorporaciones “es inmensamente superior al que poseían las originales Siete hermanas” (Wikipedia).

Por supuesto sus dueños han corrompido a todos los gobiernos de países que tienen petróleo. Y a los que no se dejan, como Hugo Chávez (que vende el petróleo venezolano más barato a  los pobres, aunque sean gringos e ingleses) los odian y desacreditan. Saddam Hussein se les opuso (quería manejar el petróleo de Iraq en euros y no en dólares) y lo aniquilaron con todo y país. En los países árabes los dueños son los jeques y son socios de las compañías. Aquí es el Estado, más difícil de comprar, pero ya se metieron bastante en Petróleos Mexicanos y en la Comisión Federal de Electricidad, porque corrompen a los  gobiernos. Entiéndase, una cosa es el Estado y otra el gobierno en turno. Pero ningún ciudadano mexicano enterado y patriota quisiera entregar la máxima fortuna del país para que unos cuantos ultrabillonarios internacionales la disfruten, ¿o sí? Los que se benefician si logran apoderarse del petróleo mexicano son un puñado de controladores de los precios mundiales del oro negro. Los mismos rockefellers que frenaron  el desarrollo de Energía Gratuita del Universo que descubrió el croata Nicolás Tesla, al cual impulsaron a la obscuridad y a la miseria.

Hoy tanto el PRI como el PAN, igual que hace seis años claman por la  privatización de Pemex y en su desesperación recurren a los mismos argumentos. El verdadero asunto es como siempre, frenar a la izquierda. No hay que dejarla acceder al poder porque entonces se acaban para unos y para otros los inmensos negocios del entreguismo. Antes el PRI defendía la Constitución en ese rubro, defendía a Pemex como empresa estatal, del Estado no del gobierno y de sus secuaces. Desde Salinas ya no, so pretexto del “paso a la modernidad”. Por los peligros que corremos con la voracidad neoliberal y con las elecciones encima, es necesario que los votantes entiendan los problemas de fondo del país. La ignorancia y la frivolidad al respecto que por desgracia determina en muchos el voto, está arruinando las posibilidades de México. Ésta es la razón por la cual hago una reedición de una investigación realizada cuando se creó el PRIAN en 1989. Y con el objeto de que los lectores que me acompañan desde hace casi 40 años en mis tribunas  sepan a fondo como se dio este engendro, mientras Publidisa sube la edición  completa  a  la  web, cada semana pondré a su disposición en la página  (http://satiricosas.es.tl) un capítulo de dicha edición.