Utopía

Sismos, partidos y financiamiento

Eduardo Ibarra Aguirre

Extendida como es la crítica ciudadana al sistema mexicano de partidos, y particularmente a su financiamiento público, el país entra al riesgo de que para corregir el derroche de recursos del erario en tareas partidistas y electorales, se tire el agua sucia de la bañera con todo y el niño.

El malestar con los partidos no es nuevo ni tampoco un fenómeno mexicano, sino generalizado en mayor o menor medida en los cinco continentes, y ganado a pulso por la partidocracia forjada por el sistema político nacional sí, pero también por la ciudadanía que lo permite al formar parte de los votantes duros de los partidos, la mayoría de los cuales actúan como franquicia.

A la falta de recursos públicos para hacer frente a las tareas de la reconstrucción por los destrozos de los movimientos telúricos del 7 y 19 de septiembre en nueve estados, es necesario añadir el malestar por lo que estiman como tardía e insuficiente reacción de las autoridades de los tres niveles de gobierno y de los tres poderes de la Unión.

Malestar que alimenta la irritación frente al gobierno federal y éste a través del titular del Ejecutivo aprovecha la coyuntura creada para desarrollar una actividad febril de vinculación con los damnificados y de reposicionamiento de Enrique Peña Nieto. Ciro Gómez Leyva, sin ningún dato duro en la mano, dio por hecho una mejoría sensible en la aceptación ciudadana de EPN.

Paralelamente, un desesperado Enrique Ochoa se sacó de la manga que el Revolucionario entregará para los damnificados los 258 millones de pesos que recibirá del Instituto Nacional Electoral el último trimestre de 2017. Y entrado en gastos expuso que el PRI presentó una iniciativa de ley para que el financiamiento público a los partidos desparezca, y de una buena vez los legisladores plurinominales. Conquistas ambas de la reforma política de 1977, de José López Portillo y atribuida a Jesús Reyes Heroles.

Si nos atenemos a los expertos, es indispensable realizar una reforma constitucional que, por supuesto, requiere de mayoría calificada y, además, no puede efectuarse cuando el proceso electoral está en marcha.

Todo sea para que el octogenario partido del gobierno remonte su lejano tercer lugar en las preferencias para 2018, respecto a Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional, y Ricardo Anaya que aún está por verse si lo será por el Frente Ciudadano (de partidos) por México, si muestran que son capaces de subsistir en el reparto del pastel. Como me dijo en 1974 un destacado marxista guerrerense que se casó por la iglesia: “Mi mujer bien vale una misa”. Los Pinos bien vale todas las maniobras políticas habidas y por haber.

Con sobrada razón, el senador Alejando Encinas advirtió: “No caigamos en simulación abriendo la privatización de la política. No dejemos en manos de los poderes fácticos y delictivos las elecciones del 2018”. También el perredista Luis Sánchez alertó que con la ruta propuesta por el amigo y tocayo del primer priista del país, que primero serían los plurinominales a desparecer y luego seguirían las cámaras legislativas. Y el panista Roberto Gil –partidario de Felipe Calderón y Margarita Zavala– propuso que “Debemos defender no solamente la vitalidad del financiamiento público, sino la necesidad de construir plataformas de equidad para que el pluralismo competitivo se pueda expresar correctamente”, frente –agrega el redactor– al proyecto regresivo que impulsan los dueños del duopolio de la televisión y el oligopolio de la radio, de México.

Acuse de recibo

“Hace tiempo te lo mencioné mi querido Eduardo, el dueño de la fibra óptica es Telcel. En muchos pueblos o municipios hay tiendas dónde venden todas las compañías de celulares. Sin embargo, no llega la señal ahí y salen a la carretera o varios kilómetros para agarrar señal. La fibra óptica sólo llega a lugares rentables, donde hay consumo de planes, aparatos y prepagos. Así se saltan lugares pequeños, pero sí les venden. La señal es manipulada por Telcel a las otras empresas que usan su infraestructura, incluso a veces las deja sin servicio. Probablemente las cosas cambien con las últimas disposiciones. A todas las empresas les aplican multas, pero están consideradas en el costo beneficio”; lo anterior opina el publicista Arturo Sandoval, del veinteañero Grupo María Cristina, sobre la Utopía: Sismos, brecha digital y conectividad… Como siempre, olvidé registrar que el 6 de septiembre comenzó esta travesía de la información y el comentario… Jinetes de Tlatelolco. Marcelino García Barragán y otros retratos del Ejército Mexicano, de Juan Veledíaz (Ediciones Proceso, 2017, 226 páginas) fue reseñado por su autor al María Cristina… Y el domingo a las 13 horas será presentado en el Museo Nacional de Antropología (Paseo de la Reforma y Gandhi), en el salón Fray Bernardino de Sahagún, por el autor y José Reveles… 42 opiniones, sugerencias y críticas de los lectores de Forum puede usted leerlas en:

http://forumenlinea.com/nuevo/    https://www.facebook.com/forumenlinea    @IbarraAguirreEd    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.