Exitosos “amigos” de la Reforma Energética

Sandra Rodríguez Nieto y Dulce Olvera Martínez / Sin Embargo
http://www.sinembargo.mx/

El siguiente reportaje fue elaborado con el apoyo financiero de Natural Resource Governance Institute. La responsabilidad del contenido es de SinEmbargo MX. 

Si una transformación constitucional se ha convertido en fuente de negocios para los exservidores públicos de los gobiernos de la república que la impulsaron, esa es la Reforma Energética.

Una revisión a los consejos de administración de empresas que ahora participan o buscan participar en la creciente industria privada de los hidrocarburos mexicanos muestra una red de vínculos entre ellas y exfuncionarios que tuvieron posiciones clave para esta apertura, desde el expresidente priista Carlos Salinas de Gortari y varios de sus exempleados, hasta el panista Felipe Calderón Hinojosa.

Un ejemplo es la filial mexicana de la firma Evercore, fundada como Protego por el ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de Salinas, Pedro Aspe Armella, y a cuyo Consejo de Administración se sumó en septiembre de 2016 el exembajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, abierto impulsor de la Reforma Energética dentro y fuera del servicio público.

Meses antes, en diciembre de 2015, Evercore había ganado –a través de Diavaz– dos zonas contractuales para la extracción de hidrocarburos subastados en la tercera licitación de la Ronda Uno.

Otro ejemplo es la firma estadunidense Blackrock, “la mayor gestora de activos” en el mundo que, desde 2011, empezó a administrar fondos de pensiones de los trabajadores mexicanos y que, en 2015, en el primer año de la industria mexicana de hidrocarburos derivada de la Reforma Constitucional, ingresó de lleno como una de las principales socias privadas de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Dos años antes, en abril de 2013, a Blackrock había llegado como director de inversiones en Mercados Emergentes Gerardo Rodríguez Regordosa, que durante 14 años trabajó en la SHCP y de la que, de 2011 a 2012, fue subsecretario y, como tal, integrante del Consejo de Administración de Pemex.

A la filial internacional de Pemex (PMI), a su vez, llegó en junio de 2016 Isaac Volin Bolok Portnov, que hasta 2013 fue director de Blackrock en México.

En el Consejo de Administración de BlackRock participa también, desde 2011, Marco Antonio Slim Domit, hijo del magnate mexicano Carlos Slim Helú y quien también participa en el Consejo de Administración de la nueva petrolera de esta familia, Carso Oil and Gas, actual participante de la tercera licitación de la Ronda dos de la Reforma Energética.

Y BlackRock adquirió también, en 2015, el fondo de inversión denominado Infraestructura Institucional, creado por Jerónimo Gerard Rivero, cuñado del expresidente Carlos Salinas. Este fondo, nutrido principalmente con los recursos de los fondos de ahorro para el retiro, a su vez, fondeó parte de la también nueva empresa petrolera Sierra Oil and Gas, primera ganadora de la primera ronda de licitaciones de la Reforma Energética.

Otro ejemplo es Monterra Energy, socia en México de la firma internacional Kohlberg Kravis Roberts (KKR), creada exprofeso para ingresar en los nuevos negocios de la Reforma Energética y que a la fecha participa en el nuevo mercado de importación y distribución de gasolinas y diésel.

A KKR, en abril de 2015, ingresó Luis Téllez Kuenzler, autor de las primeras reformas al artículo 27 constitucional desde el sexenio de Salinas, exsecretario de Energía con Ernesto Zedillo, de Comunicaciones y Transportes con Calderón y, a la fecha, consejero del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, creado por la Reforma Energética.

Los negocios derivados de la apertura del sector energético mexicano muestran también que la práctica de transitar de la esfera pública a la privada –y que los académicos denominan “puerta giratoria”– ha sido transexenal y compartida por políticos tanto del Partido Revolucionario Institucional como del Partido Acción Nacional.

A este último pertenece el expresidente Felipe Calderón, que desde el gobierno decretó la desaparición de Luz y Fuerza del Centro –fuente de empleo del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) opuesto a la Reforma Energética– y quien, en julio del año pasado, entró a la compañía española Iberdrola.

México, un “ejemplo”: BlackRock

Para Armando Senra, director en América Latina de BlackRock, el destino que deben tener una cada vez mayor cantidad de fondos para el retiro de los trabajadores mexicanos (Afores) es claro: la inversión en proyectos de infraestructura.

Con acceso a este tipo de recursos mexicanos desde 2011, BlackRock publicó en 2015 un estudio titulado “Fondos de pensiones en foco”, en el que Senra recomendó un “crecimiento de alternativas para inversión” de las Afores mexicanas y advirtió que en este país hay “gran apetito” por invertir en proyectos gracias a la Reforma Energética.

“La Consar (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) recientemente incrementó el límite de alternativas al crear dos con límites separados: bienes raíces que incluyen Fideicomisos de Fondos de Inversión, conocidos como Fibra y el nuevo vehículo, Fibra-E (proyectos de energía e infraestructura) por hasta 5 al 10 por ciento, dependiendo del fondo, y productos estructurados que incluyen CKD (certificados de capital de desarrollo, formados con pensiones) y el nuevo vehículo, certificados bursátiles fiduciarios”, escribió Senra en su reporte.

Ese mismo año, en diciembre, el nombre de Senra entró al Registro Público de la Propiedad de la compañía Infraestructura Institucional, que había sido fondeada con recursos provenientes de las Afores y que, como develó Reforma en julio de ese año, había sido formada, entre otros, por Jerónimo Marcos Gerard Rivero, cuñado del expresidente Salinas de Gortari. Con la adquisición de Infraestructura, BlackRock invirtió también en la propiedad de Sierra Oil and Gas, formada en 2014 y convertida en la primera compañía petrolera mexicana en ganar la primera licitación (dos bloques) en el primer año de la industria mexicana privada de hidrocarburos.

Dos exfuncionarios mexicanos que trabajaron en áreas del gobierno federal directamente relacionadas con este tipo de negocios estaban ya del lado de la inversión de BlackRock: Salvador Beltrán del Río, exdirector general de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Energía (Sener) en el sexenio de Calderón Hinojosa (entre 2003 y 2007), y el exsubsecretario de Hacienda, Gerardo Rodríguez Regordosa.

Fue también ese 2105 que BlackRock adquirió el 45 por ciento del gasoducto Los Ramones, propiedad de Pemex, y firmó con esta paraestatal el Memorando de entendimiento que le permite participar como una de sus principales consejeras de inversión.

A la fecha, además, BlackRock administra más de 7 mil de los 30 mil millones de pesos invertidos por las Afores y es la segunda mayor administradora de este tipo de fondos, de acuerdo con la Consar.

BlackRock maneja la mayor cantidad de “activos” o recursos de todo tipo en el mundo, de acuerdo con diversas definiciones. Fundada en 1988, a la fecha incluye entre sus directivos a Cheryl D. Mills, exjefa de staff de la exsecretaria de Estado y excandidata presidencial estadunidense que impulsó la Reforma Energética mexicana, Hillary Clinton.

Blackrock cuenta con oficinas en 30 países de los cinco continentes.

México, sin embargo, dijo el directivo de BlackRock en una de sus varias visitas a este país, es “un ejemplo para muchos países” a la hora de adoptar reformas constitucionales.

“Yo espero ver las reformas como un ejemplo de un gobierno central haciendo lo correcto, un gobierno central abriendo y ofreciendo un futuro y un crecimiento a un país”, dijo Laurence D. Fink en su reunión de julio de 2015 en Palacio Nacional.

“Estamos sumamente emocionados en ver los cambios que se están realizando en México, y creemos que existen grandes oportunidades en este país y que serán grandes oportunidades, no nada más para unos cuantos, sino para muchos”, agregó Fink.

Evercore y la reforma “urgente”

Ralph Schlosstein no forma parte de BlackRock, pero la presidió por 20 años y fue uno de sus fundadores en 1988. Desde 2009, emigró de esta firma para encabezar otra que ahora también participa de los negocios de la Reforma Energética mexicana: Evercore.

Esta firma, fusionada desde 2006 con Protego, adquirió desde 2013 el 20 por ciento de Diavaz, antigua proveedora de Pemex y que, en 2015, también en la primera ronda de licitaciones de la Reforma Energética, ganó dos contratos para explorar igual número de bloques petrolíferos. En el Consejo de Administración de Diavaz se incorporó, en 2015, Carlos Schvartzman Lombrozo, que fue vicepresidente de Evercore.

Evercore es la versión actual de la firma mexicana Protego, fundada en 1996 por el exsecretario de Hacienda de Salinas, Pedro Aspe Armella, y que entre 1998 y 2005 fue también el empleo de Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda, actual canciller y funcionario más cercano a Enrique Peña Nieto.

En septiembre de 2016, de acuerdo con el folio 327417 del Registro Público de la Propiedad de la Ciudad de México, se incorporó a su dirección el exembajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, quien en 2011 fue coordinador de la política energética del Departamento de Estado y quien, como diplomático, sugirió “mantener la añeja política estadunidense de no hacer comentarios en público sobre esos temas (la Reforma Energética), mientras de manera callada ofrecemos asistencia en áreas de interés del gobierno mexicano”.

Pascual hizo esta recomendación, difundida luego por la organización Wikileaks, en un cable diplomático ante la visita del entonces coordinador de la política energética del Departamento de Estado, David Goldwyn, antiguo representante de compañías petroleras y descrito por la prensa estadunidense como vendedor del “fracking” en el mundo.

Pascual sucedió a Goldwyn en 2011 como coordinador de la política energética del Departamento de Estado y, en 2015, apareció en el sector privado como vicepresidente de la firma Information Handling Services (IHS), especializada en información y análisis sobre energía.

“El nuevo enfoque de México para extender redes de gasoductos ha creado oportunidades de negocios para las compañías e inversionistas de Estados Unidos”, dijo Pascual ante el Congreso de su país en 2016.

Pedro Aspe fue también un abierto promotor de la Reforma Energética. Desde 2005, encabezó el grupo de trabajo que publicó el reporte “Construyendo una comunidad norteamericana”, que advierte la necesidad de una reforma en México para que este país continúe como proveedor de este tipo de recursos.

“México ha empezado a atraer capital extranjero a través de múltiples servicios, pero las limitaciones más serias para su futuro crecimiento como proveedor de energía son las restricciones que impiden el desarrollo de sus propios recursos energéticos y la baja productividad de Pemex. Reformas en esta área se necesitan de manera urgente”, indica el reporte.

“Aun cuando la inclinación de México a mantener completa propiedad de sus recursos estratégicos es comprensible, son necesarios más y más eficientes desarrollos de estos recursos para acelerar el crecimiento económico de México. México está perdiendo rápidamente terreno en su independencia económica, y la única forma de satisfacer la creciente demanda es encontrar maneras para desbloquear su sector energético”, agrega.

Menos de una década después, Evercore reporta ahora fungir como proveedora “de asesoría financiera al sector privado en la estructuración, licitación y búsqueda de financiamiento de activos y contratos que apoyan las operaciones y servicios de Pemex”, como indica su página electrónica.

“Recientemente ha participado en roles claves para la estructuración y obtención de recursos para el desarrollo de grandes proyectos petroquímicos, infraestructura de transporte de energéticos e importación/exportación de hidrocarburos. La amplia experiencia de Evercore en el sector energético –desde un punto de vista técnico, regulatorio y comercial, es clave para asegurar un cierre financiero y comercial exitoso en nuestros proyectos”, agrega el sitio.

KKR-Monterra-Ienova-OHL

En abril de 2015, Luis Téllez, exsecretario de Energía (1997-2000) con Ernesto Zedillo, y de Comunicaciones y Transportes (2006-2009) con Felipe Calderón Hinojosa, además de expresidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), comenzó a ser consejero en Kolhberg Kravis Roberts & Co (KKR). Esta firma estadunidense administra inversiones a nivel global a través de múltiples tipos de activos, incluyendo energía e infraestructura. En un boletín expuso que les “complacía” el ingreso del exfuncionario mexicano porque, precisamente, su paso por el sector público “ofrecerá información valiosa” que apoye a inversionistas y compañías a crecer en México.

Tan sólo un mes después, el 15 de mayo, KKR estableció una alianza estratégica con Monterra Energy, nueva compañía enfocada en el desarrollo, la construcción y operación de proyectos y activos de infraestructura en México. Con ello, en el marco de la implementación de la Reforma Energética, conformó su primera inversión en el sector energético de este país, en el área de transporte y logística.

Monterra fue fundada en 2014 por Arturo Vivar y Michael Anthony Williams, quienes se mostraron interesados en el “amplio espectro de oportunidades” en el rubro de infraestructura generado a partir de la Reforma Energética de México, como explica la compañía en su sitio oficial. Aprobada en 2013 e implementada en agosto de 2014, esta reforma abrió a la inversión privada el sector energético del país por primera vez en más de 76 años.

Para marzo de 2016, Monterra Energy anunció que gracias a la Reforma Energética construye un poliducto para transportar productos refinados de Tuxpan, Veracruz, a Tula, Hidalgo. El ducto será de 18 pulgadas de diámetro y tendrá la capacidad de transportar alrededor de 165 mil barriles por día.

El exfuncionario Luis Téllez forma parte de otras empresas directamente vinculadas con el sector energético, entre ellas Sempra Energy. El 9 de junio de 2006 se incorporó al Consejo de Administración de esa compañía fundada en California y que desarrolla infraestructura en todo el continente.

En febrero de 1999, cuando Téllez era secretario de Energía, los directivos de esta empresa energética se reunieron con el presidente Zedillo y con el embajador de Estados Unidos en México Jeffrey Davidow –ahora consejero de Ienova, filial de Sempra– el mismo día en que el mandatario anunció la necesidad de ampliar la participación privada en las actividades de generación y distribución de electricidad. Ese mismo año, Sempra obtuvo la licitación para la distribución de gas natural en la zona La Laguna-Durango, una de las regiones más ricas en este recurso.

En 2013, cuando Téllez encabezaba la BMV, Sempra se convirtió en México en Infraestructura Energética Nova (Ienova), bajo la dirección de Carlos Ruiz Sacristán, quien durante diciembre de 1994 dirigió Pemex y posteriormente fue designado como secretario de Comunicaciones y Transportes (1994-2000).

Ruiz Sacristán también fue miembro del consejero de la filial mexicana de Obrascón Huarte Lain (OHL México), pero se salió en octubre de 2015, cinco meses después de que se filtrara una serie de audios que involucran a funcionarios públicos en actos de corrupción con esta constructora, incluyendo al entonces titular de Pemex, Emilio Lozoya Austin, y a Enrique Ochoa Reza, exdirector de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y actual presidente del Partido Revolucionario Institucional.

Iberdrola, la línea panista

Tres años y medio después de que Felipe Calderón entregó la Presidencia de México (2006-2012), periodo en que impulsó una reforma energética, aceptó la invitación para ser consejero independiente en el Consejo de Administración de la empresa estadunidense Avangrid, la cual pertenece en un 81.5 por ciento a Iberdrola, la compañía española que durante su sexenio se convirtió en la principal generadora de energía eléctrica privada en México mediante contratos con la CFE.

Georgina Yamilet Kessel Martínez, quien fue secretaria de Energía durante su administración (2006-2011), presidenta del Consejo de Administración de Pemex, y de la Junta de Gobierno de la CFE, se integró como vocal en el Consejo de Administración de Iberdrola España el 24 de abril de 2013, cinco meses después de haber dejado su cargo en la administración pública. Esto, a pesar de que la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos establece que éstos deben abstenerse de aceptar algún empleo, cargo o comisión hasta un año después de haber dejado el puesto.

De acuerdo con el folio 466775 del Registro Público de la Propiedad, en el consejo de Iberdrola México estuvo hasta diciembre de 2015 Herminio Blanco Mendoza, jefe negociador de Tratado de Libre Comercio de Norteamérica y exsecretario de Comercio y Fomento Industrial de México en el sexenio de Ernesto Zedillo. Dijo haber renunciado por cuestiones personales.

En la lista de miembros del consejo continúan Liébano Sáenz Ortiz, exoficial Mayor de la Secretaría de Desarrollo Social y exsecretario particular del presidente Zedillo; y Eugenia Solana Morales, analista en la Gerencia Jurídica de Petróleos Mexicanos cuya consultoría Solana y Asociados ha asesorado a Pemex en el diseño de los contratos de servicio múltiple.

El director de los Servicios Jurídicos y secretario de Iberdrola México, Alejandro Fleming Kauffman, ha sido secretario del Consejo de Administración de Pemex y jefe de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Sener.

Iberdrola, el mayor operador de plantas de energía eólica de España, tiene actualmente en México siete centrales de ciclo combinado y cogeneraciones, procesos para obtener energía eléctrica, y cinco parques eólicos: Pier II (julio 2015) en Puebla; La Ventosa (octubre 2012), La Venta III, Bii Nee Stipa (abril 2010) y la central Dos Arbolitos (diciembre 2014) en Oaxaca.

Tiene en marcha en México proyectos de generación de energía que suman más de 3 mil millones de dólares de inversión. Construye cuatro nuevas plantas de ciclo combinado (Baja California III, Noreste y Escobedo II, en Monterrey, y Noroeste, en Sinaloa), así como dos cogeneraciones (Bajío, en Querétaro, y Altamira, en Tamaulipas).

La empresa energética española Iberdrola llegó a México en los 90, pero despegó durante el sexenio de Calderón, periodo en que el mandatario decretó la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, al considerarla económicamente insostenible.

En enero de 2009 fue inaugurado el parque eólico de Iberdrola de La Ventosa y tres meses después, el 28 de abril de 2009, el presidente Felipe Calderón y la secretaria de Energía Georgina Kessel Martínez recibieron en Los Pinos a Ignacio Sánchez Galán, José Luis San Pedro y Gonzalo Pérez, directivos de la empresa española Iberdrola, líder mundial en el sector energético y en el desarrollo de tecnologías sustentables.

Un mes antes, en marzo, la CFE adjudicó a Iberdrola Renovables un contrato para la construcción del parque eólico La Venta III, en Santo Domingo Ingenio, Oaxaca, una de las zonas de México con mayor potencial para desarrollar parques eólicos por sus elevados índices de viento. El contrato también fue para suministrar energía a la CFE durante los próximos 20 años.

La construcción de la Venta III comenzó el 13 de mayo de 2009. Sin embargo, desde 2005 las comunidades indígenas, mediante colectivos como la Asamblea de Pueblos del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio, se han opuesto al denominado megaproyecto Corredor Eólico del Istmo, compuesto por La Venta I, II, III y IV, al considerarlo un despojo de su territorio comunal.

Ese mismo año, entre firmas de contratos y oposiciones de pobladores oaxaqueños, el 10 de octubre de 2009, Calderón decretó la “extinción” de Luz y Fuerza del Centro por su “comprobada ineficiencia operativa y financiera”, que representa un costo “tan elevado que ya no resulta conveniente para la economía nacional ni para el interés público”, se justificó en el Diario Oficial de la FederaciónEsa noche, policías federales ingresaron a los centros de operación y ordenaron a los trabajadores salir de los edificios. El organismo descentralizado proveía de energía eléctrica a alrededor de 6 millones de usuarios en la Ciudad de México, estado de México, Hidalgo, Puebla y Morelos. En él laboraban 44 mil 500 personas, por lo que afiliados al SME hicieron una huelga de hambre que duró 88 días.

Durante su visita a España en mayo de 2010, el presidente Calderón sostuvo “encuentros con el sector empresarial español interesado en incrementar sus inversiones en México, particularmente en el campo de las energías renovables”, reportó Presidencia. Entre ellos, fue con Ignacio Sánchez Galán, director de Iberdrola. Ahí Sánchez Galán pidió a Calderón “que se resuelvan los pequeños escollos para la construcción de parques eólicos”, informó La Jornada.

Además agradeció a Calderón Hinojosa sus esfuerzos para que las empresas privadas de este sector tengan regulación estable y predecible, rentabilidad adecuada, así como disponibilidad de suficiente infraestructura para la salida de la energía.

La relación entre el empresario español y el expresidente de México continúa. En abril de 2017 ambos se reunieron en España con el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, acompañados por sus esposas, Margarita Zavala e Isabel García-Tabernero, respectivamente.

Finalmente el parque eólico La Venta III comenzó a operar en octubre de 2012, el último año de la gestión de Calderón. En febrero de ese mismo año, la entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, firmaron el Acuerdo sobre los yacimientos transfronterizos de hidrocarburos en el Golfo de México, lo cual sería fundamental para implementar la Reforma Energética un año después.

“Este acuerdo genera nuevas oportunidades y, por primera vez, las compañías estadunidenses podrán colaborar con Petróleos Mexicanos, su homólogo en México”, expuso Clinton ante el presidente Calderón.

En 2012 Iberdrola también inició la expansión y conversión de la planta Enertek, en Tamaulipas, que tiene una inversión de 40 millones de dólares, así como los trabajos de la planta de cogeneración accesoria a la refinería de Pemex en Salamanca, Guanajuato, con una inversión de 450 millones de dólares.

Práctica generalizada

Diversos investigadores que se han dedicado a estudiar el tránsito de servidores públicos mexicanos a los consejos de administración de empresas privadas han encontrado que esta práctica es amplia en México, sobre todo, en el sector energético.

De acuerdo con una investigación de la organización Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación, por ejemplo, al menos seis de los últimos exdirectores de Pemex han formado parte de empresas privadas relacionadas con el trabajo de la ahora “empresa productiva del Estado mexicano”. Entre ellos están Adrián Lajous Vargas, quien dirigió Pemex de 1994 a 1999 y que, entre 2002 y 2014, trabajó en la trasnacional prestadora de servicios petroleros Schlumberger, beneficiada con una asociación público-privada para extraer gas natural de la cuenca de Burgos, uno de los yacimientos energéticos más importantes de México.

Otro es Jesús Reyes Heroles González Garza, exsecretario de Energía con Zedillo, director de Pemex entre 2006 y 2009, fundador de la consultora Energea y quien, en 2012, se asoció con la firma financiera estadunidense Morgan Stanley. “A través de su servicio como secretario de Energía y exdirector general de Pemex, el doctor Reyes Heroles tiene una red de relaciones sin paralelo en la industria energética en Norte y Sudamérica, la cual será invaluable para generar nuevas y atractivas oportunidades de inversión para Morgan Stanley”, reportó esta firma en enero de 2012.

Reyes Heroles fundó también, en 2002, una empresa de seguridad para extranjeros en México en la que participan otros exfuncionarios federales, como Jorge Tello Peón, primer director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), en el sexenio de Salinas, y Luis Herrera Lasso Mijares, que dirigió la escuela de este mismo centro de inteligencia en el sexenio de Zedillo.

En la creación de la misma empresa, denominada Safemex, participaron también el exsecretario de Relaciones Exteriores de Salinas, Fernando Solana Morales, y el hoy secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, José Ángel Gurría Treviño.