Jeremy Corbyn en México

Federico Campbell Peña
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Le gusta comer en el Café Tacuba de la Ciudad de México. Es abstemio, vegetariano y anda en bicicleta. Le incomoda el automóvil. Únicamente por motivos de seguridad, ahora que es candidato a primer ministro de Gran Bretaña, Jeremy Corbyn acepta a regañadientes tener un automóvil con chofer.

Al frente de la Comisión de América Latina del Parlamento británico, impulsó en 2015 la resolución, apoyada por otros 45 diputados, para auspiciar investigaciones creíbles respecto a la desaparición todavía no aclarada de 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero. También denunció la expulsión de la periodista Carmen Aristegui de MVS Noticias y en su momento, demandó protección a la reportera Anabel Hernández, amenazada por sus investigaciones periodísticas.

Corbyn dirigió desde 2003 la Coalición Stop the War en Gran Bretaña al lado de su amigo, también pacifista, ya fallecido, Tony Benn. El 24 de octubre de 2005, se reunió en la ONG Cencos (Medellín 33, colonia Roma, en la ciudad de México), con la Iniciativa Mexicana contra la Guerra en Irak y ofreció una conferencia de prensa.

El 5 de abril de 2007, acudió a una manifestación contra la guerra en Irak enfrente de la embajada de Estados Unidos, en Paseo de la Reforma, invitado por la activista de Chicago, María García.  Además, fue conferencista estelar en la sede del Partido Popular Socialista en la colonia Roma. Denunció al entonces primer ministro Tony Blair por sus vínculos con British Petroleum, que lo llevaron a invadir Irak junto con el presidente de Estados Unidos George W. Bush, en marzo del 2003. Entonces, Corbyn también viajó a Mérida, Yucatán y Puebla, Puebla. Por problemas de agenda, canceló una visita a Tijuana, Baja California, pero se interesó mucho por conocer el muro en el mar, en el Océano Pacífico.

En otra de sus visitas a México, Corbyn fue orador en Casa Lamm en apoyo al pueblo saharahui, dado que había viajado al desierto del Sahara Occidental, a la República Saharaui, como diputado laborista. Siempre atento a la situación de los derechos humanos en México, visitó a miembros de la APPO de Oaxaca, en el plantón que sostenían en el Zócalo de la Ciudad de México.

Se reunió asimismo, con el legislador Porfirio Muñoz Ledo, entonces presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, con organismos no gubernamentales y con sus amigos en octubre de 2005. A Porfirio y a Marcelo Ebrad los vio en Londres en distintas ocasiones.

En agosto de 2010, tuvo la amabilidad y generosidad de presentar mi libro La carroza negra de Bush: Soldados mexicanos en Irak y Afganistán, en el restorán Covadonga. Le sorprendió que han habido más mexicanos muertos dentro del ejército estadunidense en esas guerras, que británicos. Siempre generoso, departió con todos mis amigos y colegas. En otra ocasión, acudimos a una recepción en la embajada de Egipto en las Lomas, con presencia del embajador de Palestina, Said.

En 2013, regresó a la Ciudad de México junto con una delegación de parlamentarios de su país. El sábado posterior a los eventos de la agenda oficial, se casó con la abogada mexicana y exfuncionaria de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Laura Álvarez, en la ex Hacienda Panoaya, junto a la iglesia donde rezaba Sor Juana Inés de la Cruz, al pie del volcán Popocatépetl en Amecameca, estado de México. Fue una recepción sencilla y alegre.

En diciembre de 2016, antes de visitar la Ciudad de México y Cuautla, Morelos, Corbyn se reunió en Tabasco con Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento Regeneración Nacional.

Ahora, Corbyn se mantiene abierto a formar una futura coalición de gobierno con el Partido Verde y el Partido Nacionalista de Escocia. Esta coalición podría frustrar la ambición de la actual primera ministra Theresa May de permanecer al frente del gobierno británico.