Trastorno narcisista de la personalidad

Abigail Bello Gallardo
draabg170568mail.com    @AbigailBelloG    Facebook: Abigail Bello Gallardo

“Nadie está a salvo de la vanidad. La vanidad es el gran demonio contra el
que uno, sea escritor o cualquier otra cosa, tiene que luchar”. Luis Landero.

Xalapa, Veracruz. Muchos de nosotros, hemos tenido la desagradable experiencia de encontrarnos con una persona arrogante, que se cree superior a los demás y con el derecho de tratarlos con desprecio.

Estas personas creen que los demás deberían anticipar cualquiera de sus necesidades, y su egocentrismo les hace indiferentes a los derechos y bienestar del prójimo, con el que sólo se relacionan para satisfacer sus propias necesidades (Psicólogo Theodore Millon. Trastorno narcisista de la personalidad. Psicólogos en Madrid).

Las personas que padecen trastorno de personalidad narcisista, son individuos (hombres o mujeres de diferentes edades) que poseen un exagerado sentido de autoimportancia, se consideran especiales y por lo tanto esperan recibir un trato especial.

Toleran escasamente la crítica, se consideran perfectos, son maliciosamente ambiciosos para conseguir fama, están preocupados por fantasías de éxito ilimitado, poder, belleza o amor imaginarios, exigen una admiración excesiva, son pretenciosos, explotadores, carecen de empatía o preocupación por los demás y no reconocen ni se identifican con los sentimientos y las necesidades de los demás, fingen simpatía para conseguir sus fines; dada su frágil autoestima son propensos a la depresión, sufren rechazo de los demás y dificultad en las relaciones interpersonales.

Este trastorno suele ir asociado a otros como: los trastornos límite, histriónico y antisocial, pero presentan menos aparatosidad, menos implicación afectiva y más adaptación social.

Pueden presentar descompensaciones de gran agresividad cuando los acontecimientos no se desarrollan a su manera.

Hay más incidencia en personas con una infancia consentida (fueron niños muy consentidos) o tuvieron muy poca atención, y en los hijos de individuos que presentan este trastorno (Trastorno narcisista de la personalidad. Vicente Rubio Larrosa, jefe del Servicio de Psiquiatría. Unidad de Trastornos de la Personalidad. Hospital “Nuestra Señora de Gracia”. Zaragoza, España).

Se estima que se da entre el 2 y el 16% en poblaciones que se estudiaron; además, entre el 50 y el 70 % de las personas diagnosticadas de trastorno narcisista son varones.

Según el DSM IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), las personas con trastorno narcisista de la personalidad deben cumplir los siguientes criterios:

a) Un patrón generalizado de grandiosidad (en la imaginación o en el comportamiento) necesidad de admiración y falta de empatía.

b) Explotación o abuso hacia los demás.

c) Sentimiento grandioso de su propia importancia.

d) Sentimiento de ser especial y único, y poder ser entendido y estar asociado sólo con personas especiales y de alto estatus.

e) Preocupación por fantasías de éxito, poder, belleza o amor ideal ilimitados.

f) Sentimiento de categoría.

g) Petición de admiración excesiva.

h) A menudo envidia a los otros o cree que los otros le envidian.

i) Arrogancia y conductas altaneras.

Algunos autores de Psicoterapia Gestalt como Cristina Nadal añaden otras características de la personalidad narcisista:

Sentimientos crónicos de aburrimiento, hastío e inquietud cuando no consiguen brillar ni ser admirados, que podría suponer la antesala de la sensación de vacío interno.

Un estudio realizado en la Universidad de Brunel (Londres, Reino Unido), sobre las personas que se toman selfies, encontró que las personas que presumen sobre su aptitud son generalmente narcisistas. Personas como éstas, generalmente, sólo quieren llamar la atención en sus sitios de redes sociales. Ellos quieren mejorar su ego teniendo muchos comentarios y likes en sus fotos.

Las personas narcisistas también publican más “estados” en sus medios de comunicación social. Se cree que usan Facebook para difundir los esfuerzos que utilizan para poner su estado físico.

La encuesta encontró que las personas narcisistas publican más sobre sus relaciones y actualizaciones sobre sus hijos.

Esto podría significar que tienen una baja autoestima.

En este mismo estudio se descubrió que las personas que publican selfie desde el gimnasio presentan trastornos psicológicos que pueden terminar en una adicción al selfie (Estudio descubre que las personas que publican selfie desde el gimnasio pueden tener problemas psicológicos. Viviendo en salud copyright © 2017).

Lo malo no es tomarse fotografías sino tener la necesidad de hacerlo, de publicarlo en las redes sociales y solamente sentir satisfacción (aunque sea temporal) al lograrlo.

Hay algunas personas que son narcisistas encubiertos, que parecen tímidas e introvertidas pero que en realidad tienen todos los criterios para diagnosticarlos como narcisistas. Éstos pueden presentar, además:

Juegan a ser la víctima para que les presten la máxima atención posible, su supuesta humildad no es sincera ya que su interés real es asegurarse de que son admirados por sus esfuerzos, intentan encontrar a alguien que les preste toda la atención, dejando a otros con fatiga emocional; desean ser atendidos como si no hubiera nadie más; quieren ser servidos, pero no servir; magnifican una ofensa, etiquetan a los demás de estúpidos, inútiles e indignos de su tiempo, tienden a hablar rápido, dominando la conversación, y no suelen hacer preguntas porque no encuentran al interlocutor lo suficientemente importante como para escucharlo con atención.

Obviamente, no todas las personas tranquilas o tímidas son narcisistas encubiertas. Pero hay que tener en cuenta estas señales. Los narcisistas encubiertos pueden causar mucha angustia (Marta Guerri. Directora y gestora de contenidos de PsicoActiva, España).

El médico especialista en diagnosticar y tratar el trastorno de la personalidad narcisista es el psiquiatra. Aunque también puede ayudar en mucho el psicólogo.

Tratamiento

* Psicoterapia. El tratamiento de los narcisistas es difícil y presenta la gran dificultad de que los pacientes deben renunciar a su narcisismo para iniciar la terapia.

* Farmacoterapia. Los medicamentos antidepresivos, los antipsicóticos atípicos y otros, han demostrado relativa eficacia, pero no llevar su tratamiento en regla, es frecuente en estos pacientes.

* Hospitalización. Algunos expertos opinan que largas estancias de hospitalización, con un trato dirigido, atenúa la sintomatología y adapta socialmente al paciente.

Complicaciones

Estos pacientes son propensos a caer en el alcoholismo o farmacodependencia, y a tener problemas en las relaciones interpersonales, laborales, familiares y de pareja (Trastorno de personalidad narcisista. Clínica DAM. Madrid. España).

Pronóstico

El resultado del tratamiento depende de la gravedad del trastorno y de qué tanto quiera la persona cambiar.

Este trastorno mental es crónico y muy difícil de tratar, ya que los pacientes no toleran ni asumen, por su narcisismo, que su fantástica forma de ser, sea un trastorno.

Como cada semana, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud en México, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas para lograr la eficiente prevención de las enfermedades.