Depresión, un problema de salud mayor

Ana Laura Arbesú / Prensa Latina
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Habana. Considerada una de las principales causas de discapacidad en la región, la depresión afecta a 50 millones de personas en América Latina, según datos de autoridades sanitarias.

En su expresión más fuerte, esta enfermedad del sistema nervioso conduce al suicidio, sobre todo a los jóvenes de entre 15 y 29 años, de hecho es la principal causa de muerte en este grupo de edad, explicó a Prensa Latina Cristian Morales, representante en Cuba de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

En sus reflexiones, con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra cada 7 de abril, y que dedicó esta jornada a esa enfermedad, el funcionario explicó cómo estos sucesos desencadenan una tragedia para la familia y la sociedad. El suicidio desencadenado por una depresión afecta el fundamento de la familia, también el potencial humano de la sociedad, subrayó. Hay que entender que es un problema grave, dijo.

Consideró de esta manera que la mayoría de los países la estigmatiza. Discriminamos en vez de ayudar, despreciamos a quien tiene depresión, se venden y promueven valores de éxito, triunfalistas, que se alejan de la realidad cotidiana. A su juicio, se necesita luchar contra eso con una acción concertada de cada uno de nosotros. Cada uno puede hacer algo contra la depresión, primero hablar de ella, y respetar a quienes la sienten.

De hecho la jornada de este año presenta el lema Hablemos de depresión. Quien siente depresión siente desgano, falta de motivación, se abruma con los problemas y lo afecta en su capacidad para realizar las actividades cotidianas. Aconsejó Morales que debemos ser capaces de detectarlas en los momentos iniciales, para que  no vaya evolucionando hacia etapas severas. Eso no se va a lograr con una acción del Estado, es una responsabilidad que nos toca a todos, todos los días podemos hacer algo para prevenirla, alertó.

Morales, en otro momento llamó la atención sobre la prevalencia de esta enfermedad a nivel global. Afecta a 300 millones de personas alrededor del mundo, 50 de ellos en América Latina, subrayó.

La depresión afecta a nuestros hijos, padres, hermanos, abuelos, a todos, de manera directa e indirecta, resaltó. Genera ansiedad y pude ser tan debilitante hasta impedirnos nuestras actividades de la vida cotidiana, las relaciones sociales, afecta nuestro trabajo, los estudios, a todos, en diferentes planos, y también en el económico, reflexionó.

En el caso de Cuba, el tema se asocia además al envejecimiento poblacional, que en la isla en los últimos 50 años ha ido en ascenso, explicó Alberto Fernández, jefe del Programa del Adulto Mayor en la isla. Sin embargo, existen proyectos como el de los Círculos de abuelos, con avances en la socialización entre personas que llegan a la edad de jubilación, en este caso, 60 años para las mujeres y 65 para los hombres.

La iniciativa de reunir a adultos mayores en la comunidad va más allá de la realización de ejercicios, lo más importante, subrayó, es la socialización, la posibilidad de crear espacios para compartir entre ellos. Cuba se unió a la jornada global por el Día Mundial de la Salud con un programa de actividades dedicadas al cuidado de la prevención.

Conversatorios, muestras de cine, entrega de plegables con información sobre los principales factores de riesgo, conciertos y exposiciones fotográficas, figuraron entre las actividades que se desplegaron en todo el país.