Las seis posiciones de Trump sobre Siria

Redacción / Red Voltaire
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el transcurso de dos semanas, la administración de  Donald Trump ha defendido seis  posiciones diferentes sobre el tema de Siria:

Hasta el 30 de marzo de 2017, la administración Trump consideraba que el presidente Bachar al-Assad fue electo por sus conciudadanos y que por tanto se hallaba en el poder de forma legítima. El 30 de marzo de 2017, la embajadora de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, incluso confirmaba que el derrocamiento del presidente sirio no era una prioridad para el actual gobierno de Estados Unidos.

El 5 y el 6 de abril de 2017. Después del ataque químico de Khan Sheikhun, el presidente Trump y su secretario de Estado, Rex Tillerson, consideraban que Damasco era responsable del ataque, que había “cruzado la línea roja” y que Bachar al-Assad tenía que irse. Con esas declaraciones volvían a la posición de los neoconservadores, más exactamente a la posición de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

Desde el 6 de abril y hasta el 10 abril de 2017. Para el consejero de seguridad nacional, H.R. McMaster, y el secretario de Defensa, James Mattis, a Estados Unidos no le interesa saber si el presidente Assad tiene que irse o quedarse sino cómo impedir el uso de armas químicas en Siria y en cualquier otro país.

El 9 de abril de 2017. En diferentes entrevistas, el secretario de Estado Rex Tillerson vuelve a su posición anterior. Para Tillerson, la prioridad es acabar con el Emirato Islámico (Daesh). El destino del presidente Assad se estudiaría, con Rusia, sólo después de la liquidación de Daesh. El consejero de Seguridad Nacional H.R. McMaster confirmó ese punto de vista. Por su parte, Nikki Haley declaraba que Estados Unidos tiene múltiples prioridades en Siria y que no puede restablecerse la paz con el presidente Assad en el poder.

El 10 de abril de 2017. El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, indicó que se decidió bombardear una base aérea siria tanto a raíz del ataque químico de Khan Sheikhun como porque Damasco utiliza bombas artesanales. Pero el secretario de Defensa, James Mattis, publica un comunicado que relaciona explícitamente –y también exclusivamente– el bombardeo estadunidense contra la base siria de Shairat con el ataque químico de Khan Sheikhun.

El 11 de abril de 2017. Después de una reunión con los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros del Grupo de los 7, el secretario de Estado Rex Tillerson afirma que Rusia tiene que decidir de qué lado está: con Washington o con Damasco. Pero ya no se habla de cómo actuaría la administración Trump en caso de desacuerdo con la administración de Vladimir Putin. Cuando la prensa interpreta lo sucedido como un cambio de 180 grados de la posición de Donald Trump, el consejero adjunto del presidente estadunidense, Sebastian Gorka, entra en contacto con varios sitios web que después de haber hecho campaña a favor de Trump denuncian lo que consideran una traición del presidente… y los tranquiliza diciéndoles que, a pesar de las apariencias, el presidente Trump no ha cambiado de posición.