Andropausia, deterioro hormonal masculino

Abigail Bello Gallardo
draabg170568mail.com   Facebook: Abigail Bello Gallardo   Twitter: Abigail Bello Gallardo                                    

La andropausia es el climaterio masculino, equivalente a la menopausia en la mujer.

La andropausia es una etapa natural en la vida de los varones; consiste en la disminución de los niveles de hormonas sexuales debido al proceso de envejecimiento (https://www.informador.mx/Tecnologia/Andropausia-etapa-natural-en-hombres-20170421-0113.html).

La andropausia se presenta generalmente, de manera paulatina, en los hombres a partir de los 40 años (Consultar el siguiente enlace: http://quoruminformativo.com.mx/index.php/2017/08/20/la-andropausia-cambia-la-vida-de-los-hombres/).

Las consecuencias de la andropausia eventualmente afectan las relaciones personales, de pareja, familiares y sociales de los hombres.

La andropausia o ADAM (por sus siglas en inglés: Androgen Deficiency in the Adult Male), puede abarcar un gran número de cambios indeseables en el cuerpo de los hombres (Revisar en: https://andrologia.cl/andropausia/).

Los hombres presentan en forma gradual cambios en su aparato reproductor debido al envejecimiento.

A partir de los 40 años, los niveles de la hormona testosterona, producida por los testículos, comienza a disminuir. A los 45 años muchos hombres empiezan a advertir los primeros síntomas de la disminución de los niveles de testosterona y algunos síntomas de la andropausia.

Ya entrados en los 60 años, se estima que más de la mitad de los hombres podrán sufrir alteraciones derivadas de la andropausia.

Y para los 70 años, el 70 por ciento de los hombres, tiene muy bajos niveles de testosterona, la cual, si bien no es la única hormona sexual que disminuye durante la andropausia, sí es la más importante.

Los valores normales de testosterona en sangre oscilan entre 3 y 9 nanogramos. Los hombres de edad mediana que tengan en promedio de 7 a 9 nanogramos por milímetro de sangre, seguramente no sufrirán mucho estos cambios y podrían llegar a la vejez sin problemas relacionados con la andropausia.

Signos y síntomas

Entre los principales signos y síntomas se pueden mencionar:

* Cambios de carácter, estrés, irritabilidad, baja concentración, depresión ya sea manifestada con agresión-violencia o con falta de ánimo para hacer cosas que antes le causaban alegría.

* Cansancio.

* Accesos repentinos de calor.

* Falta de apetito. 

* Acumulación de grasa en la zona abdominal y obesidad.

* Insomnio y/o dificultades durante el sueño.

* Pérdida de la fortaleza de los huesos, con la propensión a fracturas.

* Calvicie o pérdida de cabello.

* Enorme riesgo de sufrir osteoporosis (enfermedad que afecta a los huesos y en consecuencia se vuelven frágiles).

* Riesgo de infarto al corazón.

* Disminución del tamaño testicular.

* Cambios en la calidad de los espermatozoides.

* Menor volumen de eyaculación (con menor cantidad de semen).

* Disminución del deseo sexual (libido).

* Erecciones tardías (tarda demasiado en eyacular y esto agota a ambos, prefiriendo ya no intentar tener relaciones sexuales).

* Menor volumen de los músculos en el cuerpo.

* Disminución en la estatura.

* Anorgasmia, que es la privación involuntaria, permanente o frecuente del orgasmo. El orgasmo masculino generalmente viene acompañado de placer sexual, descarga de tensión sexual acumulada, sensación de euforia y de la eyaculación.

* Disfunción eréctil o impotencia sexual. Que es cuando un hombre no logra tener o mantener una erección firme para lograr una relación sexual. Los medicamentos (especialmente los utilizados para tratar la hipertensión y algunas otras enfermedades) pueden provocar la disfunción eréctil, así como enfermedades como la diabetes descompensada.

La disfunción eréctil que es causada por medicamentos generalmente se cura con facilidad.

Los hombres mayores tienen más probabilidades de tener buenas relaciones sexuales si han seguido teniendo actividad sexual durante la edad madura.

La andropausia puede provocar también hipertrofia prostática benigna (HPB) que es cuando la próstata se agranda o se llega a infectar con la edad, afectando casi al 50% de los hombres y esto puede causar problemas al orinar, al igual que para eyacular (Leer: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/004017.htm).

La próstata es la glándula del aparato genital del hombre, situada debajo de la vejiga y frente al recto, cuya función principal es aportar el líquido blanquecino en el que se nutren a los espermatozoides.

La HPB podría o no afectar la fertilidad, ya que los hombres pueden engendrar hijos incluso si la próstata le ha sido extirpada.

La andropausia que cursa con hipertrofia prostática puede afectar la función de los riñones llegando a causar la insuficiencia renal.

La andropausia puede traer como consecuencia, si no es diagnosticado a tiempo, el cáncer de próstata, que se hace más común a medida que el hombre envejece y padece hipertrofia prostática, al igual que otros tipos de tumoraciones malignas frecuentes.

Por supuesto, no todos estos trastornos les llegan al mismo tiempo a los hombres con andropausia, y muchos podrían no sufrirlos.

El médico especialista en diagnosticar y tratar la andropausia es el urólogo o el especialista en andrología.

Tratamiento

No todos los pacientes pueden llevar el mismo tratamiento, sólo el especialista debe decidirlo.

El tratamiento para curar la andropausia consiste exclusivamente en la administración de testosterona de varias maneras: inyección intramuscular, tabletas, geles transdérmicos o parches (Revisar: https://salud.ccm.net/faq/6397-sintomas-causas-y-tratamiento-de-la-andropausia).

Este tratamiento hormonal sustitutivo con testosterona NO debe ser administrado a pacientes que presenten epilepsia, diabetes, adenoma prostático, hipertensión arterial, enfermedades del hígado, del riñón, insuficiencia cardiaca, entre otras.

La mayor contraindicación, es en el caso de sufrir cáncer de hígado o de próstata (Consultar en: https://salud.ccm.net/faq/2188-andropausia-tratamiento).

Es recomendable acudir a psicoterapia para recuperar la autoestima o para tratar otros padecimientos psicológicos.

Prevención

Sólo se puede evitar algunos factores que aceleren su aparición:

* Evitar el sobrepeso y la obesidad.

* Evitar el sedentarismo (carencia de ejercicio físico en la vida cotidiana de una persona). Realizar actividad física como mínimo unos 40 minutos al día.

* Consumir alimentación sana y además determinados alimentos como por ejemplo el arroz, los jitomates, la soya, el maíz, la avena y los cacahuates.

* Evitar al máximo el consumo de alcohol.

* No fumar.

* No automedicarse.

* No consumir drogas.

* Tener bajo control la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades crónicas.

--------------------

Como siempre insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud federales, estatales y municipales informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas adecuadas para lograr la eficiente prevención y control de las enfermedades o de sus complicaciones.