Cusaem: “Justicia”, palabra devaluada

José Sobrevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @PPSobrevilla

No conocer los entramados jurídicos y confiar a ciegas en la bondad de las personas llega a ser tan peligroso que puede colocarnos al borde de la ruina económica. Para ayudar a su hijo en algunos negocios, una señora de 76 años firmó papeles a un abogado que involucraron a un grupo de personas de la comunidad israelita con historial delictivo en Estados Unidos y dudosa reputación, ellos al igual que su litigante.

Se trata de un expediente por tráfico de telas que armó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigación (FBI), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la Administración para el Control de Drogas (DEA) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en 2012 y que turnaron a las autoridades mexicanas de entonces: Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña; el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena; la Procuraduría General de la República (PGR), Marisela Morales, y la Administración General de Aduanas con Gerardo Perdomo Sanciprián, quienes prácticamente ignoraron estos documentos.

Hoy día, el despacho de abogados que antes llevaba casos a la señora mayor de edad (nombres omitidos por razones de secrecía del litigio en curso), demanda la posesión del noveno y último piso del edificio ubicado en una de las calles más importantes de la Ciudad de México. Instalada su oficina en esa propiedad, el abogado contrató como cuerpo de seguridad para el inmueble a la Cusaem, Cuerpos de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México, quienes fueron guardaespaldas de José Jorge Balderas, alias el “JJ”, relacionado presuntamente con el cartel de los hermanos Beltrán Leyva (1), y cuya fama pública fue por haber golpeado al futbolista Salvador Cabañas en 2010, y que presumiblemente controla Alfonso Navarrete Prida (actual secretario de Gobernación) y opera José Manzur Quiroga, según datos de la revista Proceso.

Estos angelitos, “por instrucciones superiores” acosaron por casi un mes a la propietaria del edificio en cuestión y a uno de sus hijos, quienes viven en el piso nueve del mismo y estuvieron por casi cinco semanas amenazando con sacarlos y desposeerlos mediante acciones violentas como colocar los fines de semana, aprovechando que el edificio está casi vacío, música alta y estridente en la puerta y la repetición de frases como “pueden salir, pero no regresar”.

También, por el domo, hicieron un hoyo y les arrojaron ratas (acción videograbada), para finalmente patearles la puerta y gritarles “¡ahora sí los vamos a sacar!”. Todo ello con electricidad, agua y teléfonos cortados.

La situación duró hasta que los defraudados presentaron un “interdicto para retener la posesión”, figura jurídica que les permitió suspender estas atrocidades y donde lograron como primer acto, sustituir a este cuerpo policial.

El supuesto cambio de propietario del noveno piso lo realizó el abogado de los defraudados al elevar un Convenio obtenido por engaños a escritura pública e inmediatamente enajenar el edificio al Fideicomiso No. 223 del Banco Ve por Más. Todo ello es parte de las pruebas de la intención del abogado original de la propietaria en colusión con verdaderos delincuentes de quedarse con todo el inmueble.

Según el Registro Público de la Propiedad, este fideicomiso tiene como comité Técnico a Elías Camhaji Lisbona, Jacobo Hilu Shamosh, Anthony Chayo Achar, José Cohen Shamosh, Daniel Cohen Shamosh, Simón Cohen Shamosh.

El caso se suscitó porque un hijo de la propietaria (quien heredó de su esposo el inmueble), le solicitó una garantía hipotecaria que ella firmó. Entonces, cuando la señora pide apoyo legal, el que era su abogado familiar, le dice que “la única forma de resolverlo era enajenando el bien”. “Y ¿cómo hago eso?” cuestionó ella. “Por lo pronto, póngalo a mi nombre”, a lo que, basado en la confianza a su abogado, accede mediante un Convenio de Mediación donde reconoce un adeudo de 95 millones de pesos y deja el edificio en pago. Ahora, el abogado y otras personas quieren elevar ese Convenio a Escritura Pública. Hablamos de un edificio que fácil vale 200 millones de pesos además de que entre los integrantes del fideicomiso mencionado están familias que en 2012 estuvieron vinculadas a un caso de contrabando textil.

“Cuando tienes una deuda extremadamente clara, hay un procedimiento donde no tienes que llevar un juicio, sino que se puede arrancar con una ejecución llamada Vía de Apremio”, orienta un abogado consultado para esta nota. Así, el litigante puede ir ante un juez civil a solicitarla para sacar a la propietaria del edificio; sin embargo, en este caso, el juez argumenta que “el documento no dice que le tenga que entregar el inmueble”. ¿Por qué? Porque no es lo mismo pelear asuntos de éstos “con posesión” que “sin posesión”. Así, ante la negativa del juez, el abogado desleal presionaba mediante los Cuerpos de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México para que los propietarios abandonaran el edificio. 

Corrupción, soborno y contrabando de textiles

Información obtenida en 2012 del fiscal Roel Canales del Distrito de Texas, División de Laredo, por el periodista Miguel Badillo, (Contralínea, 2) septiembre 16, 2012 Oficio de Papel) habla de una red de empresas que operaba en México, Estados Unidos, China y Corea, contrabandeando productos textiles introducidos de manera ilegal a México vía Estados Unidos, aprovechando el Tratado de Libre Comercio. Elaboraban facturas y certificados de origen falsos para no pagar impuestos.

En 2011 fue abierta la averiguación previa UEIDFF/FISM08/185/2011 por fraude fiscal y contrabando de productos textiles procedentes de Shanghái (China), e Indonesia; y con base en el Acuerdo México-Estados Unidos de Asistencia Mutua entre Administraciones aduaneras y en apego al Plan Estratégico Bilateral del 13 de agosto de 2007, la Administración Central de Investigación Aduanera de México solicitó (9 de febrero de 2010), mediante oficio 800-05-00-00-00-2010-0609, apoyo a las autoridades de Aduanas estadunidenses para verificar la existencia de NY Aynilian & Co, Inc, y Lulú Fashions, Inc, compañías domiciliadas en Nueva York, y así validar la autenticidad de facturas comerciales y certificados de origen que expidieron dichas empresas a favor de la compañía mexicana Comercializadora Luna Blue, SA de CV, cita Badillo Cruz en la revista Contralínea.

Posteriormente, en su columna Oficio de Papel El Universal, 16-06-2015(3) el mismo periodista documenta que esta red de contrabando de textiles ha contado con la protección de Los Zetas quienes evitaban que la mercancía fuera “secuestrada” o “robada”, citando el expediente de la ICE en el que el transportista de Nuevo Laredo, Tamaulipas, Jesús Eduardo Magnuson Salinas se encargaba de pagar a Los Zetas vía HSBC el paso de este contrabando, así como las facturas estadunidenses. Más detalles al respecto los difunde la reportera Claudia Villegas en la Red Voltaire (4).

Los empresarios mexicanos entonces investigados, según documentos oficiales del ICE y citados por Miguel Badillo, son: José Husni Micha, Salomón Cojab Fallena, David Cojab Cohen, Moisés y Jaime Betch, Noel Venado, Manolo Lua, Jack Casaab Attie, Charlie Kim, Jorje Kim, Mauricio y Eduardo Atri, Simón Shamosh, Ronald Joseph Akiki Beirut, César y Ulises Sánchez, y Mauricio Niño Mora.

Paradójicamente, el 6 de febrero 2014, el portal de Bancomer (www.yosoypime.net) menciona como finalista número 13 del premio Entrepeneur of the year a Simón Cohen Shamosh, por su empresa Henco, que ofrece “un servicio integral de transporte internacional de carga por vía aérea, marítima y terrestre, cuyo objetivo es hacer de la cadena de suministro de sus clientes un proceso más eficiente a través de sus distintos servicios logísticos y con tarifas competitivas” (5).

Hoy estas finísimas personas están involucradas en asuntos inmobiliarios y atentan contra una mujer de 76 años poniendo en riesgo no solo su salud –no permiten que se le suministren alimentos– sino su vida misma. Hágame usted el favor, como decían los abuelos.

---------------------

[1] Arturo Rodríguez García, Cusaem: los carísimos policías consentidos de Peña Nieto”, Proceso (2 de mayo de 2015)http://www.proceso.com.mx/403048/403048-cusaem-los-carisimos-policias-consentidos-de-pena-nieto

2http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2012/09/16/hacienda-pgr-omisas-en-contrabando-textil/

3http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/miguel-badillo/nacion/2015/06/16/protegen-los-zetas-contrabando-textil

4 Impune, contrabando textil en México, http://www.voltairenet.org/article176407.html

5https://www.yosoypyme.net/nota.aspx?nota=7cdb874c-e171-4ce1-8dc4-675da57ac902&t=Conoce-a-los-finalistas-del-premio-Entrepreneur-of-the-Year