La campaña arrecia y Manuelovich sube

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @jamelendez44

Quedan unas cuantas horas para que empiece la campaña electoral y tres meses para la elección presidencial, y en estos tiempos de precampaña e intercampaña, ocurrencias barrocas del INE, la ventaja de Andrés Manuel López Obrador lejos de ir menguando (a pesar de los miles de dardos lanzados en su contra), se va consolidando y llegará en abril con una ventaja de 18 puntos frente a sus competidores.

Ya perdieron sentido los ataques de que era “un peligro para México”, quería hacer de nuestro país una segunda Venezuela, que lo estaban ayudando los rusos y que sus puntos de vista --o puntadas, dicen algunos-- llevarán al caos a los aztecas. Y seguramente en los días siguientes aparecerán algunas cuestiones nuevas, tal vez con gran jiribilla, aunque al parecer la serenidad de Andrés es ahora mayor, como lo demostró en la encerrona que se dio con varios periodistas de Milenio, más Jesús Silva Herzog Márquez; por cierto, al principal denigrador de López Obrador en dicho informativo no lo invitaron: Ricardo Alemán, quien confunde terriblemente las cosas, ya que dijo en un artículo (27 de marzo, Milenio) que los intelectuales de los años 70 gritaban: “Echeverría o el caos” (sic ordenado), en realidad decían: “¡Echeverría o el fascismo!” En fin.

Como apuntan algunos medios: las cifras de varias encuestas  sitúan a López Obrador entre 27 y 40 por ciento de intenciones en el voto; a Ricardo Anaya, entre 21 y 24 por ciento y a José Antonio Meade, entre el 15 y el 24 por ciento. Agregan, pero si sale alguno de los dos últimos de la pelea, quien seguramente captará los votos mayoritarios del que se retire, será Andrés Manuel. Y según Bloomberg, mientras el primero ya alcanzó más de 40 por ciento, los demás oscilan en cada momento. Una situación como no existía hace seis ni doce años para que llegue alguien ajeno al PRI y al PAN a la Silla Embrujada.

Frente a ello, quien dijo que no se metería para nada a la campaña electoral, Enrique Peña Nieto, hace todos los días esfuerzos supremos para querer demostrar algo inconcebible: que realizó un buen gobierno y le tienen que aplaudir sus diversas acciones. Pero ya sabemos que el atlacomulca no tiene más que 22 por ciento (en el mejor de los casos) de aceptación entre la población.

Hay tres acontecimientos recientes que muestran su régimen fallido.

            Uno, la inseguridad es cada vez más preocupante. Muertos y balaceras en Guerrero. Estado manejado por los narcos es Tamaulipas, hay que recordar, con pena, que el propio Ejecutivo suspendió una gira a dicha entidad. Movilizaciones amplias en Jalisco por el secuestro de tres estudiantes de cine. Puebla convertido en un sitio donde el robo y el huachicoleo son de uso corriente. Y hasta en la Ciudad de México, no obstante las detenciones de aparente capos de la mariguana, los atracos y las extorsiones están a la orden del día.

La reforma energética, por ejemplo, triunfa en los concursos para ver quién invierte en aguas profundas, llevándose las palmas los consorcios internacionales; aunque el precio de los combustibles va para arriba, la producción de crudo desciende como nunca y los despidos en Pemex continúan a pesar de que la propaganda televisiva quiere engañar que vamos por la ruta correcta.

La economía va en aumento… pero en el precio de los productos básicos. Algunos ya de lujo como el aguacate, el limón o la cebolla; no se diga las frutas.

Así pues, cuentas pendientes de una administración que ha hecho mucha propaganda: gastará más de 60 mil millones de pesos al término del sexenio, y nos deja con una deuda externa que pasó del 10.3 por ciento del PIB en 2012 al 17.6 por ciento en 2017: 193,981 millones de dólares; todo sin que tengamos satisfacción en los hogares mexicanos.

La muy escondida por sus transas en los puestos que ha ocupado, Rosario Robles, luego de repartir apoyos a montones para captar el voto rural, dijo: es terrible que a seis meses del sismo no haya reconstrucción de hogares en muchas partes de la república (Reforma, 27 de marzo). Quizás en Los Pinos dijeron: mejor ocúpate Rosario y no des noticias que seguirán desfondando a Pepe Meade y dejarán lastimado a uno de los principales activos de Ricardo Anaya, Miguel Ángel Mancera.

            Este breve panorama da idea por qué va adelante Manuelovich.

 

 

Dos mujeres

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @jamelendez44

Margarita Zavala de Calderón estará en la boleta electoral. María de Jesús Patricio  no aparecerá. Dos señoras que representan al México de hoy. Una ligada y favorecida por el régimen que oprime a la mayoría y otra que lucha por las mejores causas del país.

Margarita logró juntar las firmas que exige el Instituto Nacional Electoral, no obstante que el 45 por ciento de las mismas eran falsas. Una muestra que sigue el camino de su esposo, Felipe Calderón, lograr sus propósitos “haiga sido como haiga sido”. Claro, al ser descubierta como una defraudadora, lo más fácil fue echar la culpa a sus subordinados y decir que castigaría con todo el peso de la ley a quienes hicieron el chanchullo. Eso mismo señaló Felipillo al querer combatir al narcotráfico y la sangría ha sido terrible: más de 200 mil homicidios desde que estuvo en Los Pinos y cientos de miles de desaparecidos y exiliados. Algo en lo cual el señor no ha rendido cuentas.

Marichuy, como le dicen a la abanderada de los pobres, hizo un periplo muy amplio, resultó agredida por el narcotráfico, sufrió un accidente del que afortunadamente salió ilesa pero una de sus compañeras falleció y con valentía  ofreció los resultados de su campaña.

Varios comentaristas, a los que me sumo, han señalado que Andrés Manuel López Obrador debe ofrecerle un espacio no sólo a Marichuy sino a los organizados con el comandante Galeano para que estén como legisladores. Máxime que en una entrevista con los opinadores de Milenio Televisión, más Jesús Silva Herzog Márquez, el hoy automotejado como Manuelovich señaló que en las filas de Morena  cabe muy bien la diversidad de puntos de vista, luego de la polémica entre Alfonso Romo y Paco Ignacio Taibo II.

Quizá los rebeldes de la selva chiapaneca no acepten el ofrecimiento de Andrés Manuel, pero la oferta honraría a un luchador contra el neoliberalismo que busca incorporar en sus filas a los que han batallado por cambiar a este país.

            Margarita es más de lo mismo. Marichuy es una señora honorable y digna.

 

 

La PGR empeñada

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @jamelendez44

Cada día hay muestras contundentes que la impartición de justicia en nuestro país es letra muerta. El uso faccioso de las instituciones es evidente. Claramente en la Procuraduría General de la República (PGR) que lleva más de siete meses sin un titular, sino con un encargado del despacho, Elías Beltrán, quien únicamente aparece cuando lo ordena Enrique Peña Nieto. O sea, que no hace su chamba sino es fiel al mandatario.

Varios casos lo demuestran así.

El video contra Ricardo Anaya fue algo tan mal realizado que hasta el timorato Instituto Nacional Electoral dijo que no podían continuar difundiéndolo porque afectaba a quien ni siquiera está implicado en un proceso, sino únicamente es presunto responsable de una triangulación de dinero.

Al exgobernador César Duarte, recientemente la oficina de la Procuraduría lo exoneró de un delito clarísimo: que utilizó recursos públicos para fundar su banco, Unión y Progreso. Y además, Elías Beltrán no ha movido un dedo para cumplir con la palabra empeñada por el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, ante el gobernador de Chihuahua, Javier Corral: extraditar al millonario priista.

Recientemente, el defenestrado titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, Santiago Nieto, dijo que por medio de filtraciones a su esposa acabaron con su matrimonio, que recibió ofertas para sobornarlo y no seguir con el caso Odebrecht y que temía por su vida. Ronquidos en la PGR y declaración sin sentido de José Antonio Meade.

En la ONU se dijo que personas detenidas por el caso Ayotzinapa habían declarado bajo tortura, lo que invalidaba su testimonio. La Procuraduría dijo que no fue en todos los casos, sino únicamente en pocos. Algo aberrante o para Ripley.

La lista de yerros es más larga, entre otros no tomar en cuenta la carta de 57 intelectuales que le piden a Peña Nieto saque las manos de las elecciones y no utilice a la Procuraduría a su servicio. Pero ya sabemos que este gobierno no entiende que no entiende. La PGR está emPEÑAda.