Frei Betto: “Estamos desmovilizados”

 * Con el PT “fortalecimos la mentalidad consumista y no la ciudadana”

Laércio Portela
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El fraile dominico y escritor Frei Betto, de 73 años, cree que una posible prisión de Lula debe generar algunas manifestaciones aisladas, pero el pueblo no va a tomar las calles de Brasil. La falta de iniciativa popular es el resultado de las prioridades políticas de los gobiernos petistas. “Estamos desmovilizados. ¿Por qué? Porque en los 13 años del PT en el poder invertimos más en ofrecer bienes personales que sociales. “Fortalecimos la mentalidad consumista y no la ciudadana”.

 

Betto, que participó de un concurrido debate sobre democracia y educación popular en el Foro Social Mundial, en Salvador de Bahía, lamenta que los gobiernos del PT hayan seguido un camino distinto de Evo Morales, en Bolivia. “Sin apoyo del Congreso y de los empresarios, Evo empoderó a los movimientos sociales y sus representantes ocuparon las vacantes en el Poder Legislativo”. Aquí, según evalúa, “delegamos el poder a los enemigos de la democracia”, en referencia a las alianzas políticas a la derecha que dieron sustento a las gestiones petistas en la Presidencia de la República. Quien organizó sus bases para ocupar el Legislativo en las dos últimas décadas fueron las iglesias evangélicas, explica.

 

Las críticas de Frei Betto se hacen desde el campo de la izquierda, de quien ve en Lula el mayor líder político de la actualidad en Brasil y reconoce que “las dos gestiones de Lula y la de Dilma fueron las mejores de la historia republicana brasileña”. Pero faltó el trabajo de concientización política. “Perdimos la oportunidad de hacer la alfabetización política de la población. Nuestra tarea número 1 debía haber sido, como sigue siendo, organizar la base popular, el movimiento popular. Arte, cultura, deporte, movimiento LGBT, movimiento negro, de mujeres”.

 

Sin reformas estructurales

 

Frei Betto critica el hecho de que ninguna reforma estructural (“ni la tributaria, ni la política, ni la agraria”) hayan salido del papel en el período de los gobiernos del PT. “La impresión que tuve es que los movimientos sociales pensaron que el gobierno era una gran vaca con grandes tetas”, ilustró. En el Consejo de Desarrollo Económico y Social, formado por representantes del capital y de la sociedad civil, los segmentos tenían fuerzas distintas. “En el Consejo, las palabras de los empresarios valían más que la de los trabajadores”.

 

Betto lamenta que los partidos de izquierda posean hoy militancia pagada y dice que sólo se forma militancia espontánea con educación popular. Él sugiere que los movimientos sociales se vuelvan a esa educación popular y se sumerjan en las enseñanzas dejadas por el educador pernambucano Paulo Freire. “Hay metodología para organizar al pueblo. Tenemos muchas referencias. Paulo Freire es, sin duda, la figura más emblemática de ese proceso.

 

La naturalización de la opresión

 

El trabajo sistemático de desinformación y naturalización de las opresiones por parte de las grandes empresas de comunicación brasileñas es fundamental para mantener a la población anestesiada.

 

Frei Betto cree que la crisis de la democracia es una crisis crónica porque está directamente asociada al modelo perverso de funcionamiento del capitalismo, que naturaliza la opresión. “El desempleado que consigue un empleo terrible, ganando muy mal, lo encuentra natural, como también ve con naturalidad la fortuna de Neymar. Hay en Brasil la idiotización practicada por los medios. La novela te hace reír, pero eso no tiene carácter movilizador. Está allí para idiotizar.

 

En los viajes que hace por el mundo, el fraile dominico es a menudo preguntado sobre cómo un líder popular del tipo de Lula llegó al poder en un país conservador como Brasil. Responde sin titubear Paulo Freire. Recuerda que las fuerzas que llevaron a Lula a la Presidencia en la elección de 2002 comenzaron a organizarse en los años 1960, primero por medio de las comunidades eclesiales de base, después con el fortalecimiento de los movimientos populares de madres y contra la carestía, la movilización de los trabajadores en los sindicatos, la CUT y la reorganización del movimiento estudiantil.

 

Deja una pregunta en el aire

 

Betto, que fue preso político entre los años 1969 y 1973, dijo que la organización popular en los años 60 sorprendió a los intelectuales brasileños. De la misma forma que la fundación del Partido de los Trabajadores en los años 80. “Cuando salí de la cárcel, yo mismo me preguntaba: ¿Cómo se organizó ese pueblo, si estábamos presos?”

 

En tiempos de golpes parlamentarios y de relaciones nebulosas entre sectores de los poderes Judicial y Ejecutivo brasileño y del Ministerio Público con el Departamento de Estado de Estados Unidos, el escritor alerta que la organización popular es un arma contra el imperialismo norteamericano y cita a Cuba y Vietnam como dos ejemplos concretos. “Los fracasos norteamericanos en Cuba y Vietnam les hicieron aprender que es muy fácil derribar un gobierno, pero no se derrumba un pueblo. La organización popular hizo la diferencia en esos dos casos. ¿Lo volverá a hacer en Brasil?”

 

--------------------

 

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/03/20/brasil-frei-betto-estamos-desmovilizados-con-el-pt-fortalecemos-la-mentalidad-consumista-y-no-la-ciudadana/