Rehabilitación cardiaca posterior a un infarto

Abigail Bello Gallardo
draabg170568mail.com    Facebook: Abigail Bello Gallardo    Twitter: Abigail Bello Gallardo

Xalapa, Veracruz. La rehabilitación posterior a un paro cardiorrespiratorio contribuye a la prevención para no recaer en un nuevo infarto agudo de miocardio o en algún fallo cardiaco.

El infarto agudo de miocardio es una enfermedad que se incluye en el síndrome cardiaco isquémico junto con la angina estable e inestable y la muerte súbita, caracterizadas por la falta de oxígeno en el miocardio debido a un flujo coronario insuficiente (http://medicina-cultural.blogspot.mx/2012/09/infarto-agudo-del-miocardio.html).

La Organización Mundial de la Salud define la rehabilitación cardiaca como el conjunto de métodos que tiene como objetivo devolver a los enfermos el máximo de posibilidades físicas y mentales, permitiéndoles recuperar una vida normal desde el punto de vista social, familiar y profesional.

La rehabilitación cardiaca es un conjunto de tratamientos curativos y preventivos que van dirigidos a evitar padecer nuevamente un infarto cardiaco. Son actividades necesarias para asegurar a los cardiópatas una condición física, mental y social óptimas que les permita ocupar por sus propios medios un lugar tan normal como les sea posible en la sociedad (http://rehabcardiacafisio.blogspot.mx/).

La educación y capacitación le permitirán al paciente y a su familia entender su enfermedad del corazón y encontrar maneras para reducir el riesgo de tener otros problemas cardiacos en el futuro.

Un grupo de autoayuda de rehabilitación cardíaca auxilia al paciente a aprender a tolerar la tensión emocional al tratar de adaptarse a su nuevo estilo de vida.

El especialista en rehabilitación cardiaca es el cardiólogo y el especialista en Hemodinamia y Cardiología Intervencionista, quienes en su caso derivarán al especialista en medicina física y rehabilitación.

Su médico puede ayudarle a hacer los arreglos para recibir entrenamiento para ejercicios, educación, consejería y otros servicios relacionados. Existen hospitales y centros de servicios ambulatorios que ofrecen rehabilitación cardiaca (https://www.geosalud.com/enfermedades+cardiovasculares/rehabilitacion_cardiaca.htm).

La rehabilitación cardiaca está indicada: * Cardiopatías isquémicas. * Trasplante cardiaco. * Valvulopatías operadas. * Cardiopatías congénitas operadas. * Marcapasos-DAI (dispositivo antibradicardia, antitaquicardica y desfibrilador). * Sujetos sanos en edad media de la vida en la que inician actividad deportiva.

Las personas que no deben practicar rehabilitación posterior a un paro cardiorrespiratorio sin la autorización de su cardiólogo son las que han padecido aneurisma de aorta y estenosis severa del ventrículo izquierdo.

Recomendaciones para evitar problemas de corazón

1) Abandono del hábito de fumar. 2) Buenos hábitos alimenticios. 3) Mantener un perímetro abdominal menor a 94 centímetros en hombres y menor a 80 cm en mujeres. 4) Mantener una presión arterial menor de 140/94 mmHg y (diabéticos menor de 130/85). 5) Niveles de colesterol menos de 190 mg/dl. 6) El índice de masa corporal menor a 25 Kg/m2 (IMC=Peso(Kg)/Altura2(m). https://www.fisioterapia-online.com/articulos/infarto-de-corazon-y-fisioterapia-en-la-rehabilitacion-cardiaca-fases-objetivos-y-contraindicaciones).

Rehabilitación física después de un infarto de miocardio. 1) Entrenamiento de ejercicio físico para ayudar al paciente a aprender de una manera segura y saludable, fortalecer sus músculos y mejorar su resistencia física. El plan de ejercicio responderá a sus habilidades, necesidades e intereses. También se ayuda al paciente a recordar los horarios de ingesta de sus medicamentos de control.  https://www.geosalud.com/enfermedades+cardiovasculares/rehabilitacion_cardiaca.htm).

Está demostrado que la incidencia de la disfunción eréctil (poca o nula erección) disminuye entre los pacientes que se incluyen en los programas de rehabilitación cardiaca. En la actualidad, la recuperación de la actividad sexual normal es uno de los objetivos principales de estas unidades, ya que se considera un elemento clave para mantener una alta calidad de vida. (http://www.fundaciondelcorazon.com/ejercicio/sexo-y-corazon/265-sexualidad-y-rehabilitacion-cardiaca.html).

Rehabilitación emocional

Varios estudios han demostrado que la depresión es un importante predictor en el aumento de mortalidad en hombres y mujeres. Es menos probable que los pacientes con depresión cumplan con el tratamiento para el corazón. Los antidepresivos, la psicoterapia, o ambos, están claramente recomendados si los pacientes se llegan a estar muy deprimidos tras un infarto.

Hay algunas evidencias que sugieren que el empleo de antidepresivos que incrementan los niveles de serotonina pueden contribuir a proteger el corazón de las personas que tienen ambas patologías: enfermedad cardiaca y depresión.

Recomendaciones

Evitar el tabaquismo (dejar de fumar reduce el riesgo de padecer de enfermedades tales como el cáncer de pulmón, enfisema y bronquitis. También reduce la probabilidad de tener ataques cardiacos, ataques cerebrales y otros problemas cardiacos y de los vasos sanguíneos); evitar los patrones de alimentación con abundancia de grasas, realizar ejercicio (el ejercicio aeróbico aumenta de manera natural el ritmo de su pulso del paciente y mejora la circulación de la sangre); y los métodos para hacer frente al estrés, pueden reducir significativamente el riesgo de cardiopatía coronaria. Del mismo modo, un mejor cumplimiento del tratamiento para la hipertensión, la diabetes y las dislipemias puede prevenir la aparición o la progresión de la enfermedad aterosclerótica.

Según algunas estimaciones, más del 50 por ciento de la disminución de la mortalidad por cardiopatía coronaria es atribuible a tener hábitos saludables (Leer: http://www.revespcardiol.org/es/rehabilitacion-cardiaca-pacientes-con-infarto/articulo/13079912/).

Como siempre insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud federales, estatales y municipales informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas adecuadas para lograr la eficiente prevención y control de las enfermedades o de sus complicaciones.