Toses secas y productivas

Abigail Bello Gallardo
draabg170568mail.com    Facebook: Abigail Bello Gallardo    Twitter: Abigail Bello Gallardo

Xalapa, Veracruz. La tos es un mecanismo natural importante que nuestro cuerpo utiliza para mantener la garganta y las vías respiratorias despejadas. Sin embargo, padecer demasiada tos puede significar que el paciente tiene una enfermedad delicada (Leer: https://medlineplus.gov/spanish/cough.html).

Algunas toses son secas, mientras que otras se consideran productivas. Una tos productiva es aquella en la que se arroja moco, también llamado flema o esputo (Revisar: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003072.htm).

Causas comunes de la tos

Con frecuencia es debida a: Un resfriado o gripe. Sinusitis (la sinusitis causa goteo o secreción que se siente por detrás de la garganta). También puede ser causada por algunos medicamentos utilizados para controlar la presión arterial. Rinosinusitis alérgica (inflamación de la nariz o de los senos paranasales, causada por alergia).

También por asma. Faringoamigdalitis bacteriana o causada por otros microorganismos. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (enfisema o bronquitis crónica). Por fumar. Por el tabaquismo pasivo (aspirar el humo de otros cuando fuman).

Además por laringitis (inflamación de la laringe). Enfermedades de los pulmones como la tuberculosis. Tumores en los pulmones. Bronquitis aguda. Gripe del virus de la influenza A (H1N1, llamada gripe porcina). Influenza H5N1 (influenza aviar). Neumonía. Esofagitis. Gastritis. Por insuficiencia cardiaca congestiva izquierda (enfermedad del corazón), entre muchas otras enfermedades.

Los médicos especialistas en tratar la tos son principalmente: El otorrinolaringólogo, el neumólogo y el alergólogo en los adultos; en los niños el pediatra, el pediatra neumólogo y el alergólogo pediatra.

Sin embargo, quienes resuelven eficientemente la gran mayoría de los casos de pacientes con tos, son: el médico general, el médico familiar o el médico internista y son los encargados de enviar al paciente con otros especialistas, en caso de ameritarlo.

Tratamiento

El tratamiento de la tos depende de su causa.

Cuando se trata de una tos que proviene de una gripa o de una afectación “en la garganta”, en general de inicio se indican jarabes para disolver la mucosidad de la nariz, descongestionantes para quitar el escurrimiento nasal y el goteo retronasal (por detrás de la garganta) y medicamentos para quitar el dolor. Sin embargo, en algunos casos también se requiere la indicación de medicamentos para quitar la fiebre, de antibióticos o de antivirales.

Si la tos tiene una causa fuera del sistema respiratorio debe tratarla el especialista correspondiente.

Por favor NO se automedique y mucho menos automedique a niños menores de seis años.  

Tome muchos líquidos, ya que éstos ayudan a diluir el moco en la garganta y facilitan la expectoración.

Acuda de inmediato al médico si el enfermo presenta además de tos, respiración entrecortada o dificultad para respirar, dificultad para ingerir alimentos o una tos que empeora al acostarse (puede ser signo de una insuficiencia cardiaca congestiva); si la tos se acompaña de fiebre, si escucha que el paciente presenta un sonido chillón en el tórax (llamado estridor) o si escucha que le “silba” el pecho.

Cuidados en el hogar

Guarde reposo en su hogar cuando esté enfermo. Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable cuando tose o estornuda y tírelo a un recipiente que tenga tapa. Si no tiene a la mano un pañuelo desechable, cubra su boca y nariz con el pliegue de su codo para evitar contaminar las manos.

Lávese las manos frecuentemente con agua tibia y jabón durante 20 segundos. Si no hay agua y jabón, use un limpiador de manos a base de alcohol. Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca. Evite saludar con besos a los demás y con la mano. Limpie y desinfecte las superficies de contacto más comunes en el hogar, en el trabajo o en la escuela, especialmente cuando alguien está enfermo.

Duerma bien, manténgase activo físicamente, controle su estrés, tome mucho líquido y coma alimentos nutritivos (Consulte el siguiente enlace: https://espanol.cdc.gov/enes/flu/protect/covercough.htm).

Prevención

Se recomienda: Consumir frutas y verduras que contengan vitamina C y A (naranja, limón, mandarina, guayaba, piña, uvas, arándanos, zanahoria, germen de trigo, maíz, cacahuate, pistaches, almendras, soya, alfalfa, etcétera).

Incluso es muy recomendable ingerir diariamente un complemento alimenticio que contengan estas vitaminas, ya que generalmente no es posible cumplir con los requerimientos que el cuerpo necesita, sólo con la alimentación diaria.

Se debe ingerir abundantemente agua pura o de frutas de estación. No fume y evite el tabaquismo pasivo (aspirar el humo del tabaco que otros fuman). Si tiene alergias todo el año, cubra las almohadas y el colchón con sábanas que protejan contra los ácaros del polvo, utilice un purificador de aire y evite el contacto con mascotas y otros desencadenantes.

Abríguese bien y abrigue a sus hijos con suéteres, chamarras, abrigos, bufandas, gorros, calcetas o calcetines gruesos, zapatos cerrados, etcétera.

No se exponga a los cambios bruscos de temperatura. No queme leña dentro de las habitaciones, ya que esto podría provocarle tos por una enfermedad pulmonar crónica.

En época de frío es necesario mantenerse abrigados, ventilar lugares habitados, evitar el hacinamiento (vivir varias personas en una misma habitación). Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con el pliegue del brazo (pliegue del codo).

Cuando una persona esté enferma de tos, no debe acudir a lugares cerrados de concentración masiva como cines, bares, teatros, iglesias, funerarias, autobuses, guarderías, acompañar a personas a hospitales, etcétera. Si usted sabe que alguien tiene tos, trate de no acercarse a ella.

Además, se debe cumplir con el Esquema Nacional de Vacunación de acuerdo a su edad (vacunar a niños y adultos cuando les toca); y se debe dar el seno materno (lactancia materna) durante los primeros cuatro a seis meses, ya que esto reduce la probabilidad de que los niños enfermen (Revisar enfermedades y edades: https://www.gob.mx/sedena/acciones-y-programas/vacunate).

Como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud federales, estatales y municipales informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas adecuadas para lograr la eficiente prevención y control de las enfermedades o de sus complicaciones.