Boleta de calificaciones del primer año de Trump

Luis Emiliano Gutiérrez Poucel
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desde el 2016, he estado escribiendo sobre Donald Trump, al cual siempre he visto con interés y trepidación, sintiendo que era una de esas personas de escasa inteligencia, pero de gran carisma que podría lograr un sesgo en contra del bienestar del pueblo estadunidense y constituirse en un peligro para el resto del mundo, y en especial para nosotros, los mexicanos. En contra de todo pronóstico, Donald Trump ganó la Presidencia en noviembre de 2016, tomando posesión en enero de 2017.

La mayoría de los analistas, inclusive un servidor, pensábamos que una vez asumido el cargo de presidente de Estados Unidos dejaría atrás muchos de sus sesgos negativos, tales como el populismo, chovinismo, aislamiento y racismo. Sin embargo, una vez que tomó posesión, el 45avo presidente de Estados Unidos, en lugar de dejar atrás su cuestionado estilo, lo mantuvo, tratando de cumplir sus promesas de campaña, sin rehuir a la confrontación.

En balance, los resultados del primer año de su administración son dispares: sin grandes logros, pero con grandes polémicas, manteniendo constante el voto duro de sus seguidores –los cuales creen lo que dice porque va en línea con lo que piensan. Trump ha buscado la confrontación como medio de apoyo y ha creado numerosas polémicas que constituyen terreno fértil para su estilo personal de presidir.

El primer calificativo que viene a la mente es que Donald Trump ha sido un presidente errático, a quien podríamos conceptuar como un republicano nacionalista, extremista e inflexible, un presidente que es más empresario que ideólogo de derecha. Trump ha transformado normas y conductas de comportamiento presidencial al golpe de sus tuits bajo la filosofía de Estados Unidos primero. Las decisiones y declaraciones presidenciales en su primer año de gobierno han llevado a Estados Unidos al aislamiento y a la ampliación de las áreas de influencia de China y Rusia. En otras palabras, la política exterior de Estados Unidos bajo el timón de Trump ha confirmado a los enemigos de siempre, pero con menos aliados.

Plano internacional

Varios hechos calificaron la administración de Donald Trump bajo la filosofía de Estados Unidos primero y, este economista añadiría, segundo su ignorancia, y tercero sus prejuicios… refiriéndome por supuesto a Donald Trump. Bajo este concepto, la administración Trump en el 2017 favoreció una política exterior unilateral, nacionalista y proteccionista…

México de mis amores. En la concepción del mundo trumpiano, México es una nación de hombres malos, delincuentes, violadores y narcotraficantes que tratan de aprovecharse de la nobleza del pueblo estadunidense. Por ello es imperativo para Estados Unidos: (1) construir el muro, proyecto que sería financiado por México por haber sido los mexicanos los arquitectos de ese problema; no importa que la demanda de las drogas provenga de Estados Unidos, o que la exportación de armas a México provenga también de Estados Unidos; (2) renegociar o terminar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, porque los beneficios comerciales –según Donald Trump–  van en mayor proporción a México y Canadá; no importa que las empresas que reciben esos beneficios del comercio trilateral son en su mayoría empresas estadunidenses que reciben esas ganancias en flujos de capital que se invierten en Estados Unidos, y que les permite ser más competitivas a escala internacional.

Afortunadamente Donald Trump no ha podido ni conseguir que los mexicanos paguen por el muro, ni convencer a su Congreso de financiar la construcción de ese ridículo muro. Tampoco ha podido lograr un acuerdo comercial con Canadá y México con base en sus argumentos proteccionistas.

Mejor solo que mal acompañado. Donald Trump ha retirado a Estados Unidos de (1) el acuerdo comercial del Pacífico, ese gran tratado de asociación transpacífico, conocido por sus siglas en inglés como TPP; un acuerdo que prometía impulsar el crecimiento económico y el empleo de no solamente las naciones en el tratado, sino del resto del mundo, asegurando la posición de Estados Unidos como uno de los principales países punteros en la innovación tecnológica y la creación de las nuevas industrias de alto contenido intelectual; (2) el acuerdo de París contra el cambio climático, ese acuerdo necesario para la vida y bienestar de las generaciones futuras, negando la verdad científica en aras de concepciones chovinistas de que el cambio climático es tan sólo un invento chino para arrebatarle el liderazgo económico a Estados Unidos; (3) el pacto de la ONU sobre la inmigración, pretendiendo que los movimientos sociales y demográficos del siglo XXI se pueden contener con simples muros y medidas antimigratorias; (4) la Unesco, esa importante organización para la educación, ciencia y cultura del mundo, argumentando un sesgo contra Israel, pero tratando de evitar sus adeudos con la organización que ha logrado salvaguardar los patrimonios de la humanidad.

A quién le gusta la rumba. Donald Trump ha dado marcha atrás al acercamiento con Cuba, volviendo a la retórica de la Guerra fría, filosofía y política que nunca funcionó. Inclusive, expulsó a varios diplomáticos cubanos acusando al gobierno cubano de ataques sónicos contra el personal de la embajada.

Otros menos que se creen más. (1) Donald Trump se ha alejado del acuerdo con Irán, argumentando que los iraníes no son confiables, minimizando la necesidad de evitar nuevas amenazas nucleares. (2) Ha intercambiado insultos y amenazas con Corea del Norte, diciéndole a Kim Jong-un que es un gordo chaparro, asegurándole que su botón nuclear es mucho más grande y poderoso que el de él. (3) Reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, a pesar de que eso alentaría más la inestabilidad en el Medio Oriente.

Chócala compadre, pero contigo no comadre. Consciente o inconscientemente Donald Trump se ha distanciado de sus aliados europeos… La historia de los apretones de manos ilustra la historia. (1) La canciller alemana Ángela Merkel cuando visitó la Casa Blanca en marzo de 2017, en la sesión con los reporteros le preguntó a Donald Trump si se daban la mano para la protocolaria foto del apretón de manos entre dos estadistas, Donald Trump simplemente la ignoró. Ángela Merkel declaró que los tiempos en que podían confiar en otros países habían quedado atrás. (2) Cuando Emmanuel Macron y Donald Trump se dieron la mano, se produjo un jaloneo en el cual ninguno de los dos estadistas cedió. Macron declaró momentos después de que no podía hacer pequeñas concesiones, aunque éstas fueran simbólicas.

Plano nacional

El ruso en el clóset: la administración de Donald Trump ha estado bajo la constante sospecha e investigación federal por los apoyos rusos a su campaña presidencial. Dentro de las acciones de respuesta destacan la destitución de director de la FBI James Comey por su negación para frenar la investigación, la confesión de su exasesor sobre sus contactos rusos, etcétera. Nadie duda de que los rusos apoyaron la campaña de Donald Trump, pero parece difícil probar y conseguir apoyo en ambas cámaras del Congreso para enjuiciarlo sobre este hecho.

Los puertorriqueños quieren que se les haga todo. Donald Trump ha tenido una falta de empatía con los puertorriqueños después de los terribles estragos de los dos huracanes que azotaron la isla. Pareciera ser que para Donald Trump los puertorriqueños están a un nivel parecido a los mexicanos, la falta de empatía y calidez humana ante su sufrimiento fue escandaloso.

Los grandes patriotas americanos. En la marcha contra el racismo en Charlottesville, Virginia, se produjeron confrontaciones entre antifascistas y neonazis, falleciendo una mujer que marchaba contra el racismo. Donald Trump trató de justificar, mediante la ausencia de críticas, la actuación de los neonazis, poniendo a ambos grupos al mismo nivel de culpa.

Enfermo no niego, curarte no tengo. En una de sus promesas de campaña Donald Trump prometió terminar con la reforma de salud iniciada por el presidente Barack Obama, reforma que garantizaba la cobertura médica a millones de estadunidenses de escasos recursos. La reforma que sustituiría Obamacare, reducía el número de beneficiados y los montos de seguro médico. Afortunadamente, hasta el momento la derogación de Obamacare y su reemplazo por Trumpcare no ha procedido.

Más para el Pentágono y menos para los soldados. Donald Trump ha dado muestras de falta de empatía por aquellos que arriesgan su vida por Estados Unidos. Por un lado, lucha y otorga mayores recursos al Pentágono, y por el otro lado manifiesta una falta de respeto y empatía a las familias de los soldados muertos en combate. Aparte, le niega la entrada al Ejército a aquellos que no se rigen por sus códigos sexuales, prohibiéndole la entrada a los transexuales.

Inmigrantes de países mierda. Su concepción de quienes pueden ser admitidos en Estados Unidos y quienes no, es muy limitada y apegada a los principios de la supremacía racista blanca. (1) En una de sus primeras acciones, terminó con el programa que protege la deportación a 800,000 dreamers, inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños. (2) A su vez retiró la protección temporal a 200,000 salvadoreños, 50,000 haitianos y 2,500 nicaragüenses abriendo así la puerta a su deportación. (3) Propuso el veto migratorio a los ciudadanos de seis naciones de mayorías musulmana con el argumento de que eso reduciría la amenaza terrorista en Estados Unidos.

Afortunadamente varias cortes bloquearon varias de sus iniciativas.

Los ricos me caen bien, los pobres no tanto. El Senado aprobó su propuesta fiscal que incluye la mayor rebaja de impuestos de las últimas tres décadas a las empresas, reduciendo de 35% a 21% los impuestos corporativos. Esta reforma fiscal pretende aumentar el crecimiento económico, pero con el riesgo de aumentar aún más el alto déficit fiscal. Como economista encuentro que el peligro al crecimiento económico del aumento del déficit fiscal es mayor que el impacto positivo de una disminución en los impuestos. Los mercados se tienen que manejar dentro de un contexto de estabilidad, y la estabilidad macroeconómica es fundamental para los planes de inversión y el crecimiento sustentable. Aparte, la reforma fiscal propuesta por Donald Trump conduce a una mayor concentración del ingreso, reduciendo el mercado y las economías de escala para los bienes y servicios de consumo de las clases medias y populares.

Hay que ver al hombre y no a sus pecadillos. Donald Trump apoyó al Senado por Alabama a un individuo acusado de acoso sexual a menores, Roy Moore. Donald Trump no solamente no escuchó a sus asesores, pensó que su apoyo y popularidad eran suficientes para lograr que su incondicional lograra el triunfo a pesar de las muchas críticas a su comportamiento predatorio sexual.

La ecología debe estar al servicio de la economía. Donald Trump en su limitado conocimiento de la naturaleza y la ecología, considera que las preocupaciones sobre el medio ambiente son un cuento chino, inventado precisamente por los chinos para arrebatarle el liderazgo económico mundial a Estados Unidos. De tal manera, abrió varias de las reservas naturales en Estados Unidos a la extracción y exportación de hidrocarburos, minerales y productos madereros sin importarle las consecuencias climáticas ni la amenaza a varias especies en peligro de extinción.

Fake NewsSegún Trump, la libertad de expresión deja de serlo cuando lo critican. Las acusaciones de Donald sobre noticias falsas contra los medios y fuentes periodísticas marcaron un parteaguas en contra de la libertad de expresión en Estados Unidos y el mundo. La frase Fake News se popularizó en 2017 al grado que el propio Donald Trump otorgó los premios a las principales fuentes de Fake News, destacando en primer lugar New York Times, siguiéndole ABC News, CNN, Time y Washington Post.

El autor desobediente. Michael Wolf, autor del libro Fuego y furia sobre Donald Trump, fue protagonista de uno de los mayores escándalos del fin del primer año de la administración. El autor entrevistó a varios funcionarios bajo el respaldo del propio Donald pensando que sería favorable a su persona, pero el autor prefirió ser más fidedigno a la verdad que a su simpatía por el presidente. El resultado fue que la administración de Trump trató de suprimir la publicación del libro, por lo que la editorial adelantó su publicación.

Las consecuencias del libro no se hicieron esperar, la primera víctima fue Steve Bannon uno de los principales asesores de Donald Trump, quien en buena medida lo llevó a la victoria en la elección presidencial, asegurándole el voto duro de los estadunidenses blancos de derecha. Steve Bannon, el ultraconservador derechista, director de Breibart News, fue despedido.

Otras afirmaciones en el libro llevaron a Trump a hacer declaraciones un tanto ridículas tales como “soy un genio estable y como una muy buena dieta”, porque en el libro se mencionaba que en el avión presidencial Air Force One los cuatro principales grupos alimenticios eran “McDonald's, Kentucky Fried Chicken, pizza, y Coca cola de dieta”.

Calificación de Primer Año

En el plano internacional, Donald Trump esta reprobado; en el plano nacional, gracias al voto duro y a la reforma fiscal, pasa de panzazo; pero, en la calificación promedio de fin de año sale total y absolutamente reprobado.

¿Creen ustedes amables lectores que haya Donald Trump aprendido algo de sus errores en el primer año de su administración y que en el segundo año logre un mejor desempeño?

Mándame tus comentarios y pronósticos querido lector.