El orzuelo o perrilla en los ojos

Abigail Bello Gallardo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     Facebook: Abigail Bello Gallardo    Twitter: Abigail Bello Gallardo

Xalapa, Veracruz. El orzuelo llamado comúnmente “perrilla en los ojos” aparece como una protuberancia inflamada y rojiza, que luce como un grano (Leer: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001009.htm).

Los orzuelos son inflamaciones agudas (abscesos) del borde libre de los párpados, causadas por infecciones de estafilococos en las glándulas de Zeiss (sebáceas) o de Moll (sudoríparas), que están localizadas en nuestros párpados (Consultar: http://www.granma.cu/consulta-medica/2014-10-05/orzuelos).

Estas glándulas se encargan de producir el material graso que forma parte de las lágrimas (Revisar el enlace: http://www.clinicavalle.com/enfermedades-procedimientos/orzuelo.html).

Y también se presentan orzuelos por la infección de las glándulas de Meibomio. Al existir 25 glándulas de Meibomio por párpado (100 entre los dos ojos), podemos decir que existen grandes probabilidades de que los orzuelos tengan un origen interno (Leer: http://epidemiologiaescobar.blogspot.mx/2010/08/chalazion-y-orzuelo-epidemiologiaescoba.html).

Hay orzuelos internos y externos.

El orzuelo interno, a veces se asocia con infección e inflamación de la piel de la cara o celulitis (Consultar el enlace: http://www.msdmanuals.com/es-mx/professional/trastornos-oft%C3%A1lmicos/trastornos-palpebrales-y-lagrimales/chalazi%C3%B3n-y-orzuelo).

Últimamente se viene incrementando la aparición de orzuelos en los adultos jóvenes, como consecuencia de estar incontables horas frente a computadoras, videojuegos o a la televisión, sin la adopción de medidas preventivas.

Las causas de aparición de los orzuelos suelen deberse a una debilidad orgánica que produce un descenso de las defensas, lo cual repercute inmediatamente en una proliferación de los gérmenes que tapan las glándulas del ojo.

También la anemia, la gripe y el estrés pueden producir orzuelos, así como motivos locales del ojo como la miopía, hipermetropía o astigmatismo sin debido control.

            Entre los principales factores de riesgo de padecer orzuelos se encuentran las blefaritis (afecciones crónicas de todo el borde libre de los párpados).

Se vinculan también con mala nutrición crónica, con la dermatitis seborreica, deficiencias de vitaminas y anemias.

Asimismo, las personas tienen mayor riesgo de padecer esta enfermedad cuando los orzuelos no son bien tratados médicamente, y cuando tienen enfermedades como la diabetes mellitus y el acné rosáceo.

Síntomas

Además de la protuberancia enrojecida e inflamada, otros posibles síntomas son:

* Dolor en el párpado donde esté el orzuelo.

* Sensación irritante y arenosa como si hubiese un cuerpo extraño.

* Sensibilidad a la luz.

* Lagrimeo del ojo.

En el orzuelo interno, el dolor y los otros síntomas suelen ser más graves que en el externo. En la parte interna del párpado se producen dolor, enrojecimiento e hinchazón.

En ocasiones, la inflamación del orzuelo interno puede ir acompañada de fiebre o escalofríos.

En los niños el orzuelo suele aparecer como un pequeño y aislado grano rojo en el párpado, que al presionar causa dolor (en ciertas partes del ojo o en todo el párpado), y está acompañado de secreción, molestias y lagrimeo. Los síntomas son mucho más extendidos que en los adultos, ya que el orzuelo suele asociarse con una reacción tipo alérgica, que genera una gran inflamación en todo el ojo como su hubieran recibido un golpe.

Cuando el absceso se rompe y secreta el material purulento, el dolor disminuye de forma notable.

El médico especialista en diagnosticar y tratar los orzuelos es el oftalmólogo.

Tratamiento

Los orzuelos pueden tratarse aplicando compresas o toallitas tibias o lo más caliente que se soporte (sin que queme la piel) durante 10 minutos, cuatro veces al día.

Su oftalmólogo puede indicar la aplicación de una crema o pomada con antibiótico y antiinflamatorio, según valore la intensidad de la infección y de la inflamación.

En ocasiones será necesario el drenaje quirúrgico.

También se pueden indicar antibióticos ingeridos (por ejemplo, dicloxacilina o eritromicina vía oral cuatro veces al día) están indicados si el orzuelo se acompaña de celulitis (infección e inflamación de la piel de la cara).

No es recomendable tratar de “sacarse” un orzuelo ni cualquier otro tipo protuberancia del párpado. Esta cirugía debe practicarla un médico especializado, cuando sea necesario (Revisar: https://www.prensa.com/salud_y_ciencia/Higiene-arma-prevenir-molestos-orzuelos_0_4246825368.html).

En algunos casos los orzuelos tienden a dejar una bolita de grasa dura que también debe ser extirpada quirúrgicamente por cirugía.

Prevención

Se debe hacer énfasis en las buenas condiciones higiénicas. No deben manipularse los ojos sin el aseo adecuado, ni utilizar pañuelos o servilletas que pueden estar contaminados con microorganismos del ambiente.

La limpieza diaria de los párpados debe realizarse con un champú de bebé que no irrite los ojos; y en caso de presentar alguna infección, los maquillajes que se utilizan pueden infectarse, por lo que deben ser descartados y cambiados por unos nuevos, cuando ya no haya infección.

Como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud en México, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas adecuadas para lograr la eficiente prevención y control de las enfermedades o de sus complicaciones.