Eko y la ecuación de la felicidad

José Sobrevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @PPSobrevilla

 

Fuera de su trabajo en esta casa editorial, pocas veces vemos algo del excelente dibujante Héctor Stanislav de la Garza Batorzki, Eko; y no porque sea ignorado o desconozcan su trabajo; me consta cómo se cuadra ante él la tropa dibujante; sino porque ha estado más cómodo en la discreción, alejado del barullo social. Así es él. Una etapa destacada, cuando conocí su trabajo, fue sin duda la ocasión que escandalizó a la intelectualidad de Sábado, suplemento cultural dirigido por el gran Huberto Batis, quien este 29 de diciembre cumplirá 83 años y desde aquí abrazamos con cariño enorme. Ahí, mi amigo Eko, hizo que muchos lo amaran y odiaran.

 

Regio de corazón, Héctor de la Garza nació un 16 de septiembre de 1958 en Nuevo León. En su blog cuenta cómo su casta, inocente y también norteña abuela, al visitar Figueres, España, “Dalí la fornicaba repetidamente. Ante la vista de los apáticos paseantes, en un parque, la sodomizó y, como en Las hijas de su madre de Pierre Louÿs, engendró… Dalí, el frágil andrógino enamorado de Buñuel, que, en sus momentos de bisonte picassiano y distraído, violaba a turistas y mucamas, o cualquier hembra de caderas paridoras. Por eso soy así…”

 

Eko es un dibujante, ilustrador y grabador feliz. Nadie lo duda; aunque es más conocido, querido y difundido en Estados Unidos, Francia y Alemania, más que en México, y le vale; sin embargo, en nuestro país, en 1990 levantó polémica con Denisse, libro prologado por José Luis Cuevas. En 2011 sacó sus Aforismos y máximas, pero este 2017, con Sabina Berman hace los dibujos de Matemáticas para la felicidad y otras fábulas, editado por Porrúa y que dará mucho de qué hablar en días próximos.

 

El título del libro de Sabina (homónima de la gran chamana) infiere al matemático estadunidense John Forbes Nash, quien abandonó su familia para viajar a Europa en busca de la ecuación de la felicidad. Allí dedujo que las abejas y nosotros vivimos distintos modelos de vida. Los humanos el de la escasez, donde cada individuo es como un jugador de póker, calculando siempre detrás de sus cartas, cómo ganar a los otros jugadores. En cambio, a través de milenios, las abejas desarrollaron el modelo de abundancia, donde cada individuo actúa para agregar recursos al grupo. El de la escasez perpetúa la competencia, el de la abundancia la cooperación…

 

“Mi pasión siempre ha sido el diarismo”, dice Eko, quien durante décadas ha ilustrado columnas y trabajos de escritores, reporteros y comunicadores. “Cuando recibí la asignación de las fábulas de Sabina Berman, llamó mi atención porque era algo diferente al material de columnas periodísticas”.

 

Sabina aborda el tema político con ese sabor literario tan único y difícil de lograr que es el cuento y la fábula, lo que dio al nieto de Dalí la oportunidad de realizar metáforas y aforismos visuales. “Cuando lo tuve frente a mí, dije ‘Voy a hacer el trabajo que hizo Grandville’, el grabador francés que ilustraba cosas con animales. Es un libro como las Novelas ejemplares, o las recopilaciones propias de Grandville (Jean Ignace Isidore Gérard 1803-1847), a la mejor tradición de Honoré Daumier (1808-1879). No. No inventamos nada, pero sí nos inspiramos totalmente en los grandes maestros del periodismo francés”.

 

Charles Dickens, por ejemplo, publicó sus grandes novelas por entregas, Víctor Hugo igual… El libro de Sabina Berman, además del contenido, es de una gran belleza estética. Lo diseñamos con los compañeros de Porrúa como en el siglo XIX, donde la imagen y el texto van unidas en una simbiosis promiscua. Como objeto, el libro es una provocación a todos los fetichistas que gustan de tener algo sólido entre sus manos.

 

Sobre el legado de Pierre Louÿs a muchos erotómanos como él, comentó que su versión de Afrodita ha sido multipirateada en el mundo civilizado con dibujos extraordinarios de los argentinos. Y reveló su firme intención, tan pronto acabe un libro sobre Drácula, de ilustrar a Pierre Louÿs “porque me quiero sumar a la tradición de artistas que lo han hecho. Con Sabina, lo que hice, son historias que corren paralelas… Es mi trabajo”.