“A grandes problemas, grandes soluciones”

* Luis Ponce de León Armenta, “suspirante” independiente a Los Pinos

Genaro Rodríguez Navarrete
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para Luis Ponce de León Armenta, doctor en Derecho, aspirante a candidato independiente a la Presidencia de la República, los grandes problemas del país sólo pueden resolverse con un nuevo pacto nacional: con una nueva Constitución Política. “Es urgente porque son grandes los problemas. Son problemas estructurales. Y a grandes problemas, grandes soluciones” sostuvo al participar en el Foro Nacional de Candidatos Independientes 2018, Opción Real de Gobierno.

Expuso que la crisis generalizada que vive el país nos obliga a todos los mexicanos a participar. “No podemos dejar los asuntos de todos en manos de unos cuantos, quienes han provocado la situación que vive el país”, añadió.

Ponce de León resaltó que uno de los problemas más ingentes que ahora enfrenta el país es el de la inseguridad. “La inseguridad vinculada a la delincuencia, al narcotráfico, la impunidad, la corrupción y la irresponsabilidad política.”

Estimó que para enfrentar al narcotráfico, hay que buscar las soluciones en sus causas y no en sus efectos. “Es necesario que el narcotráfico deje de ser un gran negocio que corrompe todas las estructuras.”

Comentó que la irresponsabilidad ha generado instituciones que no están funcionando. “La obligación de las instituciones del Estado es proteger a los ciudadanos y sancionar a los delincuentes. Pero ninguno de los dos aspectos está sucediendo.”

El profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México advirtió que nos han llenado de leyes contrarias al pensar y sentir de la sociedad: “Tenemos un orden normativo que se está alejando de la justicia y la seguridad jurídica.”

Ante ello, explicó que es necesario reestructurar completamente el sistema penal. Tanto en la procuración y administración de justicia, como en los centros de rehabilitación social.

“En la procuración de justicia es urgente sustituir las procuradurías y las fiscalías que ya no funcionan, por consejos de procuración de justicia integrados por los mejores juristas designados por insaculación calificada previa convocatoria. Con facultades para resolver conflictos mediante la conciliación y la mediación. Dichos consejos serán barrera contra los delincuentes.

“En el ámbito de la administración de justicia penal es urgente un cambio. Soy partidario del sistema penal acusatorio; pero en México lo copiaron mal. Es necesario cambiarlo, reordenarlo y hacerlo accesible.

“Se requiere un cambio en los tipos penales. Que todo el sistema penal gire en torno a la reparación del daño. Que afecte el bolsillo de los delincuentes.

“Urge un cambio total en los centros de reinserción social para que se conviertan en centros de trabajo y de estudios.”

De acuerdo con el autor de los libros Metodología del derecho y Reconstrucción constitucional del Estado mexicano, otra crisis grave que padece el país es de orden político-electoral. En este marco, planteó el imperativo de transformar el Instituto Nacional Electoral. El árbitro electoral debe ser renovado y convertido en “un poder electoral” conformado por consejeros designados previa convocatoria, a todos los sectores de la sociedad, mediante insaculación calificada.

Se pronunció por la eliminación del financiamiento público a los partidos políticos, insertar figuras en materia electoral como la propaganda comparativa, el programa compromiso, revocación de mandato, referéndum, plebiscito y la consulta popular.

Instaurar un sistema semiparlamentario, reducir el Senado a la mitad, eliminar el principio de representación proporcional en la Cámara de Diputados, frenar los excesivos salarios de los funcionarios públicos de primer nivel, fueron otras tantas propuestas esbozadas.

Luis Ponce de León Armenta que se desempeña también como rector honorario del Instituto Internacional del Derecho y del Estado, hizo un llamado para cerrar la puerta a la corrupción. Con ese fin, todos los aspirantes a un cargo de elección popular, sugirió, deben declarar el origen de su patrimonio y descartar cualquier conflicto de interés.

Ante problemas como hambre, desempleo y pobreza propuso el autoempleo; el trabajo como terapia ocupacional y extender la seguridad social a toda la población.

Recomendó que sería adecuado crear empresas con carácter de sociedades de desarrollo integral, humano y sustentable, con capital de ahorradores y contribuyentes, para efectos de crear empleos y democratizar la economía. Calcula que ésta vía permitiría alejarse de la economía de la especulación y arribar a la economía del esfuerzo. “¡Urgente la independencia económica! ¡Urge la independencia energética!”, sentenció.