Violencia feminicida en la capital

Hazel Zamora Mendieta
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Si a mí me preguntaran cómo llamar esto, yo le llamaría una deshumanización de las autoridades, del sistema y de quienes ejercen la justicia”, dijo contundente Mónica Borrego, madre de Yang Kyung María Sun Borrego, joven de 21 años de edad víctima de feminicidio en la Ciudad de México.

El 21 de septiembre de 2014 la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJDF) le informó a Mónica Borrego que su hija se había suicidado, ella lo creyó así al principio pero al preguntarle a sus amigos y compañeros del trabajo sobre su hija, se enteró que vivía violencia por parte de su pareja, Jorge Humberto Martínez, con quien dos semanas antes se había mudado a vivir.

Con esta información, a los siete meses del crimen pidió a las autoridades de la PGJDF que ampliaran la investigación sobre el supuesto suicidio de su hija e indagaran a Jorge Humberto como el posible asesino, pero las autoridades del Ministerio Público la descalificaron, le dijeron que no era experta, que los dejara trabajar y le ofrecieron “ayuda psicológica para que aceptara la muerte de su hija”.

“Haces todo como puedes, como crees que es lo adecuado, cuando al pasar de los días te das cuenta que la autoridad se basa en la ignorancia de uno para ellos actuar con esa impunidad. Crean un caos para que no sepas a dónde ir”, denunció Mónica Borrego, durante su participación en el foro “Los rostros de la impunidad: la violencia feminicida en la Ciudad de México”.

De cara al 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, madres de víctimas de feminicidio de la Ciudad de México se hicieron escuchar en el foro que organizó el miércoles 22 el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) y denunciaron el camino de obstáculos, negligencias y trabas de las autoridades encargadas de garantizar justicia para sus hijas.

El feminicidio que se pudo prevenir

A Mónica Borrego la PGJDF no la escuchó hasta que sucedió “su mayor temor”; Jorge Humberto volvió a asesinar a otra joven, su última pareja, Campira Camorlinga Alanís, el 31 de diciembre de 2016 en la delegación Coyoacán. El feminicida escapó y la Procuraduría capitalina tuvo que pedir a la Interpol que lo buscara en 192 países, lo halló el pasado 24 de octubre en Guatemala.

Aunque Jorge Humberto ya fue vinculado a proceso por el feminicidio de Campira Camorlinga Alanís, la madre de María Sun apenas podrá acceder mañana a la carpeta de investigación del caso de su hija, por lo que le queda un largo camino para que se reclasifique e investigue por el delito de feminicidio.

“Para que vean como son las autoridades”, señaló.

En la Ciudad de México de 2016 a junio de 2017 se cometieron 101 casos de feminicidio y de 2015 a 2016 desaparecieron dos mil 494 niñas y mujeres, de las cuales quedan por localizar a 644 de acuerdo con datos de la Procuraduría de la ciudad, razón por la que las organizaciones civiles solicitaron el pasado 7 de septiembre a la Comisión Nacional para Erradicar la Violencia hacia las Mujeres (Conavim) la alerta de violencia de género para la capital del país. Actualmente el Grupo de Trabajo trabaja en el informe que dé cuenta de la situación que atraviesan las capitalinas.

Los feminicidas libres por negligencia

Así como las autoridades de la PGJDF dejaron libre al feminicida de María Sun, también ocurrió con el asesino Victoria Pamela Salas y los tres asesinos de Abigail Guerrero Mondragón, por los retrasos y la mala investigación que realizaron.

Con fortaleza, la madre de Victoria, Consuelo Salas Martínez, comenzó a relatar el reciente asesinato de su hija, ocurrido el 2 de septiembre de 2017 en un hotel de la delegación Coyoacán. En su último contacto con ella, le dijo que estaba con su pareja, Mario Sáenz, con quien festejó su cumpleaños número 23 al lado de amigos.

El cuerpo de Victoria mostraba la saña con la que fue asesinada. Pasó 10 horas bajo la regadera con agua hirviendo y fue degollada. Los peritos de la PGJDF dijeron que era imposible recuperar las pruebas porque se habían borrado con el agua.

Pero la madre y el padre de Victoria sabían que Mario estaba implicado; cuatro testigos del hotel lo identificaron a través de fotos que la familia les presentó y el hotel tenía el registro de que el asesino estuvo ahí con Victoria. Sin embargo, Mario se presentó al funeral de Victoria, ahí la familia llamó a la policía y lo detuvieron.

Mario Sáenz alegó a las autoridades que ese día dejó a la joven a las ocho de la noche y se fue a limpiar su casa con un amigo, incluso, dijo, en su camino, un bache ponchó las llantas de su coche y presentó una denuncia. Compañeros de él lo respaldaron y la PGJDF lo dejó en libertad.

La Procuraduría, al tratar de comprobar los dichos del presunto asesino, no encontró ninguna denuncia por el bache. Él ya se había dado a la fuga cuando emitieron una orden de aprehensión en su contra. Nuevamente tuvieron que pedir a la Interpol buscar a Mario Sáenz, skate y dueño de varias tiendas de artículos para patinar.

“Soy la voz de mi hija y como tal pido justicia para ella” y llamó a las madres de víctimas de feminicidio a unirse ante las negligencias de la Procuraduría, porque como ella, “no sabía para dónde ir”.

Las cifras oficiales de la PGJDF indican que de 2011 a abril de 2017 únicamente ha dictado 77 sentencias por el delito de feminicidio y ha puesto a disposición a 209 probables responsables, sólo consignó a 203.

Los feminicidas de Abigail Guerrero Mondragón también están libres. La estudiante de Derecho fue violada y asesinada el 11 de diciembre de 2016 en un lote baldío del Ajusco, al sur de la Ciudad de México, por tres de sus vecinos. Sin embargo, ninguno de estos fue vinculado a proceso porque la PGJDF “perdió las evidencias” (condones) para poder inculparlos y ahora se encuentran prófugos.

Si la familia no hubiera fotografiado la escena del crimen no conocería de la existencia de estas pruebas fundamentales, narró la madre de Abigail, Araceli Mondragón, quien sostuvo firme en su mano la foto de su hija durante toda su exposición.

“Juegan con el dolor de uno, lucran con el dolor de las madres”, dijo Araceli Mondragón, en alusión a la Procuraduría capitalina, y recuerda que vio las fotos de su hija asesinada en los periódicos y las autoridades filtraron información sobre la investigación del feminicidio, cuando ella ni siquiera había tenido acceso a la indagatoria.

A la PGJDF “se les caen a pedazos sus versiones”

Entre ellas también estuvo Araceli Osorio Martínez, madre de Lesvy Rivera Osorio, la joven de 22 años de edad asesinada en Ciudad Universitaria el 3 de mayo de 2017, caso en el que la Procuraduría aseguró que se trató de un suicidio con el cable de un teléfono y no de un feminicidio.

La lucha de la familia y las organizaciones civiles hizo que la Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México ordenara el pasado 18 de octubre reclasificar el delito e investigara a Jorge Luis González (pareja de Lesvy) por feminicidio agravado. “Se les está cayendo pedazos la versión a la PGJDF”, dijo Araceli Osorio.

“Supimos que dimos un gran paso de tiempo –con la orden– porque el proceso aún es largo en comparación con lo que pasan otras familias” agregó, al tiempo que recordó que todos los días después del feminicidio, Jorge Luis estuvo a su lado: en el velorio de Lesvy, en las juntas con los abogados, “pudo estar ahí porque se nos negó la información” indicó, ya que desde el inicio la PGJDF tuvo los videos en los que se muestra cómo Lesvy discute con su pareja y éste la agrede.

En espera de que se decrete la alerta de violencia de género para la Ciudad de México, las madres de víctimas de feminicidio continuaron en el foro con los testimonios de las prácticas que, sostuvieron, son constantes por parte de la PGJDF, pese a que desde 2011, cuenta con el Protocolo Especializado de Investigación Ministerial, Policial y Pericial del delito de Feminicidio y la figura penal con una condena de 20 a 50 años de prisión.

En el foro también participaron las organizaciones civiles Justicia Pro Personas y el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, quienes acompañan legalmente a todas las familias de las víctimas presentes en el evento.

http://www.cimacnoticias.com.mx/noticia/obst-culos-negligencia-y-trabas-enfrentan-familias-de-v-ctimas-de-feminicidio