Gorbachov: Mi súplica a Trump y Putin

Mijaíl Gorbachov [1]
http://periodistas-es.com/gorbachov-mi-suplica-a-trump-y-putin-92884

Este diciembre de 2017 se celebrará el 30 aniversario de la firma del tratado entre la Unión Soviética y Estados Unidos de América sobre la eliminación de misiles de alcance intermedio y de corto alcance. Este fue el inicio del proceso de reducción radical de los arsenales nucleares, que continuó con los tratados de reducción de armas estratégicas de 1991 y 2010 y los acuerdos de reducción de armas nucleares tácticas.

La magnitud del proceso iniciado en 1987 queda demostrada por el hecho de que, como informaron Rusia y Estados Unidos a la Conferencia de Examen del Tratado de No Proliferación en 2015, el 80% de las armas nucleares acumuladas durante la Guerra Fría se han retirado y destruido. Otro hecho importante es que, a pesar del grave deterioro reciente de las relaciones bilaterales, ambas partes han cumplido los acuerdos sobre armas estratégicas.

Sin embargo, el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) está ahora en peligro. Ha demostrado ser el eslabón más vulnerable del sistema de limitación y reducción de las armas de destrucción masiva. Se han hecho llamados a ambas partes para que desechen el acuerdo.

Entonces, ¿qué está pasando, cuál es el problema y qué hay que hacer?

Ambas partes han planteado cuestiones de cumplimiento, acusando a la otra parte de violar o eludir las disposiciones clave del tratado. De forma paralela, al carecer de información más completa, es difícil evaluar esas acusaciones. Pero una cosa está clara: el problema tiene un aspecto tanto político como técnico. Corresponde a los dirigentes políticos tomar medidas.

Por lo tanto, hago una llamada a los presidentes de Rusia y Estados Unidos.

Las relaciones entre las dos naciones se encuentran en una grave crisis. Hay que buscar una salida, y hay un medio bien probado para lograrlo: un diálogo basado en el respeto mutuo.

No será fácil superar el atasco de problemas en ambos lados. Pero nuestro diálogo tampoco fue fácil hace tres décadas. Tenía sus críticos y detractores, que trataron de descarrilarlo.

En última instancia, fue la voluntad política de los dirigentes de las dos naciones lo que resultó decisivo. Y eso es lo que se necesita ahora. Esto es lo que los ciudadanos de nuestros dos países y el pueblo de todas partes esperan de los presidentes de Rusia y Estados Unidos.

Pido a Rusia y a Estados Unidos que preparen y celebren una cumbre a gran escala sobre todos los aspectos. No es nada normal que los presidentes de las principales potencias nucleares se reúnan simplemente “al margen” de las reuniones internacionales. Espero que el proceso de preparación de una cumbre adecuada esté en marcha ahora mismo.

Creo que la cumbre debería centrarse en los problemas de la reducción de las armas nucleares y el fortalecimiento de la estabilidad estratégica. Si el sistema de control de armamentos nucleares colapsara, como puede ocurrir si se desmantela el Tratado CNI, las consecuencias, tanto directas como indirectas, serían desastrosas.

Cuanto más cerca de las fronteras se despliegan las armas nucleares, más peligrosas son: hay menos tiempo para tomar una decisión y mayor riesgo de error catastrófico. ¿Y qué pasará con el Tratado de No Proliferación Nuclear si la carrera de armamentos nucleares comienza de nuevo? Me temo que se arruinará.

Sin embargo, si se salva el Tratado de CNI, enviará una poderosa señal al mundo de que las dos mayores potencias nucleares son conscientes de su responsabilidad y se toman en serio sus obligaciones. Todo el mundo respirará aliviado, y las relaciones entre Rusia y Estados Unidos volverán a despegar.

Confío en que la preparación de una declaración presidencial conjunta sobre el compromiso de las dos naciones con el Tratado de la CNI sea un objetivo realista. Al mismo tiempo, las cuestiones técnicas también podrían resolverse; a tal efecto, la comisión de control conjunto en virtud del Tratado INF podría reanudar su labor. Estoy convencido de que, con el impulso de los dos presidentes, los generales y los diplomáticos podrían llegar a un acuerdo.

Vivimos en un mundo agitado. Resulta especialmente preocupante que las relaciones entre las principales potencias nucleares, Rusia y Estados Unidos, se hayan convertido en una fuente grave de tensiones y en un rehén de la política interior. Es hora de volver a la cordura. Estoy seguro de que ni siquiera los inveterados opositores a la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se atreverán a objetar a los dos presidentes. Estos críticos no tienen argumentos a su favor, ya que el hecho de que el Tratado INF haya estado en vigor durante 30 años demuestra que sirve a los intereses de seguridad de nuestros dos países y del mundo.

En cualquier proyecto es importante dar el primer paso. En 1987, el primer paso en el difícil pero vitalmente importante proceso de librar al mundo de las armas nucleares fue el Tratado de la CNI. Hoy en día, nos enfrentamos a un doble desafío: evitar el colapso del sistema de acuerdos nucleares y revertir la espiral descendente en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Es hora de dar el primer paso.

1. Mijaíl Gorbachov​ (Stávropol, Unión Soviética, 2 de marzo de 1931) abogado y político ruso, fue secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética desde 1985 hasta 1991 y jefe de Estado de la Unión Soviética de 1988 a 1991.
2. Esta carta a los líderes de Estados Unidos y Rusia fue publicada originalmente en el Washington Post.