PGR y MP estatales, las reformas pendientes

* “Tenemos 40 definiciones sobre seguridad nacional”: Benítez Manaut

José Sobrevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @PPSobrevilla

Actualmente, dentro del Poder Ejecutivo no hemos tenido una entidad con el suficiente interés y conocimiento para dirigir a las diversas agencias de seguridad, reconoció Mario Arroyo Juárez, profesor de la Maestría en Gobernanza Global de la Universidad de las Américas (Puebla), Jenkins Graduate School y consejero ciudadano del Consejo Nacional de Seguridad de México, en su intervención durante la presentación del libro Seguridad nacional en México y sus problemas estructurales, de la autoría de Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, llevada a cabo en la sede Ciudad de México de la Universidad de las Américas.

“Desde mi experiencia, las diversas entidades burocráticas son las que acercan los objetivos a los tomadores de decisiones, quienes no tienen la suficiente experiencia, tiempo o equipo técnico para seleccionar la mejor opción; de ahí que los resultados que se convierten en política pública pueden verse perversos”.

El doctor Arroyo agregó que cuando se creó la Ley de Seguridad Nacional (2005), fue también creado el puesto de secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional, que es una estructura sin poder, sin presupuesto ni equipo; y que es crucial que la seguridad nacional no sea únicamente tema del Estado mexicano, cargado del lado de los poderes Ejecutivo y Legislativo, porque en estados y municipios hay una notable ausencia de una cultura de la seguridad nacional.

Para Mario Arroyo, quien a inicio de 2017 la revista Seguridad en América lo nombró uno de “los 100 más influyentes de la seguridad privada en México”, la opción de política pública y de Estado que no hemos construido es la Procuraduría General de la República (PGR) y el Ministerio Público a nivel federal y estatal. “Es la gran reforma de Estado pendiente que va a fortalecer la seguridad nacional.

Esto sí, desde el lado del Ejecutivo, se crea una Fiscalía General, pero con capacidades, porque no es posible que hoy la PGR tenga 3 mil 500 investigadores, si se les puede llamar así, y la PGR 10 mil efectivos. Tener una nación con ese estado de fuerza no es posible. Porque por un lado tienes al  Ejército, la Marina y la Policía Federal, pero no es posible que el brazo principal, el encargado de la investigación y persecución de los delitos esté en las condiciones en que se encuentra”.

El tema de la seguridad nacional, a pesar de la gran fuerza que actualmente tiene, muchas veces termina por ser un tema sólo de expertos, aseguró el embajador Raphael Steger Cataño, decano de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de las Américas (Puebla), en la presentación del libro del maestro Rodríguez Sánchez Lara.

“Definirla, en ocasiones es tema legislativo o de expertos, pero en el Colegio de la Defensa Nacional llegamos a una conclusión que no es precisamente la actual definición: la seguridad nacional debe ser una condición permanente de paz, justicia y desarrollo”, afirmó el decano.

Hay muchas confusiones respecto al tema, expresó Raúl Benítez Manaut, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y presidente del Colectivo Análisis de la Seguridad con Democracia. Éstas, muchas veces son deliberadas por el gobierno, militares o parten del desconocimiento.

El Colegio de la Defensa Nacional y el Centro de Estudios Navales, a principio del curso pedían a sus alumnos una definición de seguridad nacional, porque resulta que, para México, no teníamos ninguna; sin embargo, ahora tenemos 40. Cada generación, al pasar, tenía que hacer una diferente; pero su confusión fue alimentada cuando se escribió la Ley de Seguridad Nacional de 2005; porque en realidad no es una ley de seguridad nacional, sino de inteligencia para regular al Cisen.

Ahí, el Ejército y la Marina dijeron “a mí no me mencionen”; entonces esa ley excluye a las instancias militares, aseguró Benítez Manaut, quien agregó que es confusa porque es una ley para regular los servicios de inteligencia, pero éstos no se llaman así, sino Centro de Investigación y Seguridad Nacional, lo que también confunde.

Al ser uno de los primeros libros que se escribe sobre seguridad nacional en México, hace énfasis en el problema burocrático para definir las decisiones de seguridad nacional, tanto conceptualmente como para saber quién hace qué y cómo se pelean entre ellos. El tema se ha visto opacado por la guerra contra el narcotráfico, que ha obligado al Estado mexicano a redefinir sus estructuras para combatir el flagelo y las relaciones de cooperación con el exterior.  

Para Benítez Manaut, y que no es un secreto, dijo, los aparatos institucionales de la administración pública tienen desarrollos desiguales porque hay muchas desconfianzas: las fuerzas armadas siempre han desconfiado de la PGR y la Secretaría de Gobernación, porque sus funcionarios son sexenales, mientras el Ejército y la Marina son más permanentes.

Por su parte, Jorge Tello Peón, director general de Madison Inteligencia de México y exdirector general del Cisen, señaló quenecesitamos trabajar en los temas de seguridad e inteligencia sistemáticamente con método y traerlo a las universidades y reconocer que es una asignatura pendiente y que vamos tarde como el propio Gerardo dice en el libro”.

Al agradecer la participación de los comentaristas, Gerardo Rodríguez Sánchez Lara destacó la presencia entre los asistentes del general Jorge Carrillo Olea, Javier Oliva, Alejandro Chanona, Beatriz Mojica, secretaria general del Partido de la Revolución Democrática, entre otros.

Video de la presentación: https://www.youtube.com/watch?v=VOpjct5Lxbg&t=35s