Aumenta dinero sucio Sin voto no hay dinero

José Sobrevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @PPSobrevilla

El diputado independiente José Pedro Kumamoto Aguilar es un joven bien intencionado pero no comprende que la experiencia internacional de cualquier país indica que para tener un mínimo de efecto institucional antimafia-política, permanente y a futuro desde adentro del Estado, primero se deben cambiar las reglas electorales mafiosas que permiten hoy que la mayoría de diputados y senadores que le rodean sean sólo gatos del crimen organizado, ha publicado el especialista Edgardo Buscaglia en su cuenta de Facebook.

Al parecer, Kumamoto Aguilar parece estar patéticamente resignado a seguir usando al actual sistema mafio-electoral mexicano para llegar al Senado, y cuyas reglas aseguran que mayorías permanentes de delincuentes organizados y sus gatos continúen llegando a los tres ámbitos de gobierno disfrazados de diputados, senadores, gobernadores, presidentes de asambleas, jueces, etcétera.

“No tengan duda de esto”, señala el especialista en seguridad, prevención y combate al delito: al usar Kumamoto las actuales leyes electorales de la mafia política mexicana sólo se paralizará y contaminará más hasta hacerse parte del sistema que él dice combatir.

“Recuerden que las grandes personalidades de la historia política mundial generaron siempre primero grandes movimientos sociales de millones de personas que, de manera unificada, presentaron iniciativas de ley electoral antimafia para sólo después cambiar de raíz las reglas mismas de acceso a la política.

De esta manera cualquier persona: campesina, obrera, abogada o desempleada lograría (sin caciques, padrinos, tómbolas, encuestitas oscuras y sin dinero privado) podrían lanzarse como precandidata en cualquier lista de cualquier partido y competir por votos populares en elecciones preliminares a través de tres auditorías (ciudadana, de la Auditoría Superior de la Federación y la judicial) para determinar de antemano el origen de los patrimonios (limpios o sucios) que apoyan cada campaña electoral. Podríamos comenzar por una auditoría ciudadana al estilo de Brasil, Suecia o Paraguay.

“Esta propuesta concretita de mi parte –dice Edgardo Buscaglia–, parece que Kumamoto no es capaz o simplemente no desea comprenderla ya que hay que considerar que el joven también se crió bajo una cultura política mafio-autoritaria y no ha conocido otra cosa a su alrededor”.  

En síntesis, señala el experto Edgardo Buscaglia, yo no veo a José Pedro Kumamoto Aguilar focalizado en seguir a las grandes personalidades de la historia; su visión aún es muy pequeña y sus propuestas son como un boomerang que causarán aún más daño. En este caso el remedio es peor que la enfermedad.

“Dado lo anterior y a mi propuesta de reforma electoral que detallo en mis libros y en otra realizada especialmente para Morena (Movimiento Regeneración Nacional), lamentablemente debo concluir que #SinVotoNoHayDinero será únicamente una propuesta bien intencionada que lamentablemente aumentará el rol privado de la delincuencia organizada en la política mexicana con más dinero privado sucio”.

Jamás debemos olvidar que el acceso al voto limpio es un derecho humano fundamental al que todos debemos tener acceso y practicar. En México este derecho en democracia es hoy ciencia ficción. Sugiero, entonces, considerar mi propuesta de reforma de la ley electoral mexicana para garantizar, así, el primer paso hacia a una democracia y al mismo tiempo combatir la delincuencia organizada que hoy tiene capturado al Estado mexicano a través de todos sus partidos e independientes que sirven de condón al crimen organizado de México, concluyó el especialista en su post reciente de su cuenta de Facebook.