El bruxismo o rechinar los dientes

Abigail Bello Gallardo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @AbigailBelloG    Facebook: Abigail Bello Gallardo

“La mayor riqueza es la salud”. Virgilio.

Xalapa, Veracruz. El bruxismo es el término médico para apretar, rechinar y desgastar los dientes produciendo daño en las piezas dentarias. Esta condición afecta tanto a niños como a adultos. Algunas personas con bruxismo aprietan sus dientes durante el día, a menudo cuando se sienten ansiosas o tensas.

En la mayoría de los casos el bruxismo es leve e incluso puede no requerir tratamiento. Sin embargo, en ocasiones puede ser violento conllevando a desórdenes musculares y de la articulación temporomandibular (Atm), dolores de cabeza, desgastes en los dientes y otros problemas.

Desafortunadamente las personas con bruxismo nocturno no saben de su condición, por lo que no son diagnosticados, sino hasta que ocurren complicaciones (Terapias contra el bruxismo. Odontología CIPO SA. Lo Barnechea, Santiago de Chile).

Según datos de la sección odontológica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a entre 30 y 50 por ciento de la población mundial –adolescentes y adultos– (Asocian bruxismo y fallo de los Implantes Dentales. Doctor Castaño. Orlando Family Dental).

La edad típica de inicio es de los 17 a los 20 años (Bruxismo. Apretamiento de los dientes. Doctor Pedro Arquero, cirujano bucal y maxilofacial. Clínica de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Madrid, España).

Aunque el bruxismo es común en la adultez, muchos niños con dientes de leche lo padecen a partir de los dos años y puede estar relacionado al crecimiento y desarrollo.

En los niños, el bruxismo no siempre es un mal síntoma, ya que entre los dos y seis años es normal que los niños desgasten levemente sus dientes a través de los movimientos masticatorios normales. Sin embargo, si éste se acompaña de dolores u otras alteraciones, se debería acudir a un odontólogo especialista en este tipo de patologías (Bruxismo infantil. Tratamiento. Doctor José Miguel Obach, ortodoncista de Clínica Obach y Guzmán).

Causas

En 90 por ciento de los casos se observa una combinación entre estrés (desde el familiar hasta el laboral), ansiedad, tensiones nerviosas y trastornos dentarios simples y frecuentes, lo que transforma a esta disfunción en un problema casi generalizado. (Sufre males dentales 90 por ciento de mexicanos entre 15 y 50 años. Odontólogo Alberto Barril, director general de Cisne, Centro de Estética y Nueva Salud. La Crónica Diaria).

También puede presentarse el bruxismo por falta de rehabilitación protésica y por trastornos sobre la articulación temporomandibular (Asociación del bruxismo con factores biosociales. Artículo original. Correo Científico Médico. Versión On-line Holguín, Cuba, abril-junio de 2014).

Factores de riesgo

Algunos factores de riesgo para padecer bruxismo son: Estrés o ansiedad psicológicos. Factores genéticos/familiares (se hereda de padres a hijos). Factores oclusales o inadecuado contacto entre los dientes.

Es particularmente común en niños con parálisis cerebral o retardo mental severo.

En algunos casos el bruxismo puede ser una complicación de otro desorden, como las enfermedades de Huntington o Parkinson.

El bruxismo también se relaciona con la apnea del sueño.

Puede también ser un efecto secundario poco común de algunos medicamentos psiquiátricos como los antidepresivos.

Síntomas

Los síntomas del bruxismo abarcan: Dolor de cabeza. Sensibilidad muscular, especialmente en la mañana. Sensibilidad en los dientes a las cosas calientes, frías o dulces y al aire. Dolor o inflamación de la mandíbula. Dificultad para comer. Dolor de oído. Trastornos alimentarios –no poder masticar los alimentos duros– (Bruxismo. Institutos Nacionales de la Salud Biblioteca Nacional de Medicina de Estados  Unidos. NIH. MedlinePlus).

También son síntomas: Dientes desgastados. Dificultad para abrir su boca al despertar. Escuchar un sonido de “clic” al abrir su boca por primera vez en la mañana. Despertar con sus músculos adoloridos de la cara, cuello y espalda adoloridos. Oídos tapados.

Además pueden presentarse mareos y en casos agudos vómitos, zumbidos y tintineos en los oídos.

Debido al dolor el bruxismo también causa trastornos del sueño como agotamiento físico, bajo rendimiento, sueño diurno, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales, dificultad para conciliar el sueño: irritabilidad y depresión.

El profesional adecuado para diagnosticar y tratar el bruxismo es el cirujano dentista o el médico especialista en cirugía maxilofacial.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño en los dientes permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes lo más que se pueda.

Estos consejos de cuidado personal pueden ayudar a aliviar el dolor:

* Aplicar calor seco o húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados. Cualquiera de las dos opciones puede servir.

* Evitar comer alimentos duros como nueces, dulces o filetes.

* Evitar la goma de mascar.

* Tomar mucha agua todos los días.

* Dormir bien.

* Evitar el tabaco, la cafeína, el alcohol y el uso de drogas: cocaína, anfetaminas, heroína, etcétera.

* Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar la acción de los músculos y articulaciones a cada lado de la cabeza, cuello, hombros y cara para regresar a la normalidad. Un fisioterapeuta puede enseñarle.

* Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.

Se pueden indicar medicamentos para controlar temporalmente el dolor, tales como analgésicos y relajantes musculares.

Para evitar daño a los dientes, a menudo se utilizan protectores bucales o aparatos (férulas) para el tratamiento del rechinamiento y apretamiento de los dientes y de los trastornos de la articulación temporomandibular.

También se utilizan muchos otros aparatos y procedimientos especializados.

En la actualidad la cirugía se considera un último recurso para articulación temporomandibular.

En algunos casos (10 por ciento) es necesario un tratamiento multidisciplinario que requiere conjuntar a cirujanos maxilofaciales, junto a psiquiatras, psicólogos, fisiatras y kinesiólogos (Bruxismo: Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de Vanguardia. Doctor Vladimir Glasinovic S. & Dentistas Asociados. Santiago de Chile).

Prevención

Para prevenir o ayudar a tratar el bruxismo se recomienda lo siguiente:

Limite el alcohol, tabaco y cafeína o elimínelos por completo. Reduzca el estrés al máximo. Mientras menor es la ansiedad y la tensión, mayor es la posibilidad de evitar el bruxismo.

Realice un control cada seis meses con su cirujano dentista para descartar bruxismo.

Como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones federales, estatales y municipales, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades y cómo prevenirlas, a través de todos los medios de comunicación masiva; y promover políticas públicas eficaces para prevenir y controlar las enfermedades.