V Informe y economía en la lona 

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @jamelendez44 

El viernes se dará a conocer el V Informe presidencial. Sin duda la despedida de Enrique Peña Nieto, ya que próximamente iniciará la carrera presidencial de lleno y el ocupante de Los Pinos será uno más en el canal de los estrellados.

            Para despedirse ha lanzado, EPN,  una campaña de anuncios muy graciosos donde convive –aparentemente con muchos nacionales que insisten en que lo que hace el de Atlacomulco cuenta mucho. Algo poco cierto, ya que su transformación  más querida, según dijo, fue impugnada por un niño de una primaria, que rechazó frente a Aurelio Nuño la reforma educativa impuesta. El subordinado de éste en la Ciudad de México, Luis Ignacio Sánchez, recriminó al padre del alumno por su aparente oportunismo, a lo que Nuño rectificó y dijo que en México hay libertad de expresión. Frase que ratifican los más de 100 periodistas muertos, los 25 desaparecidos y los cientos de  despedidos en medios por dar una versión diferente  a la oficial.

Otro logro que no se presume, aunque es muy claro para todos, es: México encabece a  Latinoamérica  en impunidad. Sitio que ha conservado hace rato y no quiere dejar, por ningún motivo, ya que luego del socavón llegó lo de Odebrecht  y próximamente tendremos más. Aunque ya nos avisaron de algo que hemos insistido en este sitio, las viviendas que debió edificar en Guerrero el priista José Carlos Ramírez Marín, hace cuatro años, no aparecen por ningún lado (Sin Embargo, 29 de agosto).

Todo eso y más no importa, ya que Peña Nieto tendrá a su alcance 10  cadenas nacionales del 25 al 29 de agosto, a las 8 y a las 21 horas, Además, pautas del 25 de agosto al 6 de septiembre (Gabriel Sosa Plata, Sin Embargo, 29 de agosto). En las mismas  presentará una serie de aparentes éxitos  que están más en el ánimo del Ejecutivo que en la realidad. Uno de ellos, por ejemplo, el haber creado 3 millones de empleos, aunque se sabe que la mayoría son mal pagados, ya que cuando mucho los trabajadores obtienen dos salarios mínimos.

No hay que olvidar que Peña Nieto ha erogado, del 2013 al 2016, 24 mil millones de pesos en promoción gubernamental, lo doble que le fue aprobado por el dócil Legislativo (ídem, 29 de agosto).

Por estos días se ha difundido una Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares que aparentemente trae cifras importantes. Se dice que los estados en donde menos gana la gente son Guerrero y Chiapas; en tanto en Nuevo León y la Ciudad de México se ubica los que obtienen mejores salarios (Animal Político, 29 de agosto). Las remuneraciones de los primeros son de 37 pesos diarios en tanto   los segundos obtienen 766 pesos cada jornada; ambos en promedio. Es decir, hay una diferencia de 21 veces de uno a otro caso; los dos Méxicos que señaló Peña Nieto sin precisar la abismal diferencia.

Los que están en la cúspide de la pirámide concentran el 63 por ciento de lo que se produce, en cambio los otros únicamente obtienen el 37 por ciento. ¿Nación dual?

Lo pobres invierten su dinero en alimentos, bebidas y tabaco. Únicamente utilizan el 2.7 por ciento en salud y 9 por ciento en educación. Estas cifras que son realizadas con nueva metodología, presentan un panorama desolador para los amolados del país, ya que las enfermedades son algo peligroso para ellos, utilizan remedios caseros o medicamentos milagro para atenderse y no cuentan con hospitales y médicos o enfermeras para cuando son aquejados de cualquier padecimiento.

En el caso educativo, los pobres no tienen para libros, menos para actividades culturales y las herramientas novedosas para el conocimiento (computadoras, teléfonos inteligentes, etcétera) están vedados o cuando los adquieren tienen que comprarlos endeudándose durante meses o años.

Olvidemos otros rubros como vehículos, vacaciones, viajes de conocimiento.

Según la estadística gubernamental, el ingreso de los pobres ha subido en 2.1 por ciento entre 2014 a 2016. Pero aunque fuera así, su nivel no llegó a lo que obtenían en 2008, cuando se dio la debacle calderonista, la cual no hemos podido superar.

Para Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, constituida por 20 organizaciones, los resultados inducidos por Sedesol son magros y engañosos. Tanto así que existen actualmente decenas de  programas en apoyo a la población, dispersos y con un sello paternalista (Rogelio Gómez Hermosillo, El Universal, 29 de agosto).

Tan es cierto, que recientemente se dio un anuncio escalofriante: reprueban 29 estados en programas sociales, donde se ubica el 90 por ciento de los pobres nacionales (Reforma,29 de agosto). Por lo tanto, lo que dice José Antonio Meade de que se conservará la “sensibilidad social” en el presupuesto de 2018, es mera propaganda.

 

 

El siempre equívoco Aurelio Nuño

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     @jamelendez44

Lo presentaron como el joven maravilla. Tanto que le hicieron un edificio en Los Pinos para que estuviera s cerca del Gran Señor. Su opinión era considerada más importante que la de otros colaboradores que se la jugaron antes y aportaron a la causa. Dicen que lo mismo cabildeaba las reformas estructurales que preparaba la modificación que sería la estrella del sexenio, la educativa.

Cuando despidieron de mala forma a Emilio Chauyffett, a quien antes le quitaron a sus dos brazos operativos más importantes, Enrique del Val Blanco  en instituciones superiores y Alba Martínez Olivé en educación básica, ambos provenientes de la izquierda y con amplia experiencia, lo llevaron al edificio de la SEP para enfrentarse a la CNTE y domar al SNTE, el cual estaba en manos de un traidor a Elba Esther, Juan Díaz de la Torre (sic muy sumiso).

Durante los pasados dos años ha insistido en que ahora sí habrá grandes avances: escuelas de tiempo completo, un profesorado adecuado, un sistema que permite aprender a aprender y más. Cuestiones que ha desmontado en varios artículos el especialista Manuel Gil Antón (El Universal), demostrando que se trata más bien de algo que pone a los maestros como los culpables de un sistema que no toma en cuenta a los participantes en todas las áreas (alumnos, padres, docentes, directivos y trabajadores manuales), sino que impone lo que se pretende: un cambio ordenado por los organismos internacionales, la OCDE, principalmente.

            Varios prietitos en el arroz ilustran que la tal reforma es un mito.

            En la organización internacional mencionada, el 67 por ciento de los jóvenes va  a la universidad. En México sólo el  38 por ciento de los chavos. Amén que suceden fallas en las pruebas de las cuales supimos hace días, en donde  miles obtienen calificaciones erróneas.

            Además, de 100 niños que se inscriben en la primaria mexicana, únicamente 22 concluyen la universidad (El Universal, editorial del 21 de agosto).

            El lunes 21 iniciaron clases 26 millones de chamacos, pero uno de cada 10 de tres a 17 años no va a la escuela (Sin Embargo, 22 de agosto).

            En la secundaria Nueva Creación Santa Teresa, en Mazatlán, Sinaloa, hace ocho años que los alumnos reciben clases en aulas de cartón. (Sin Embargo, ídem). Algo parecido o más grave ocurre  en el sur del país.

Podríamos continuar la lista de fallas, errores y dispendios, pero mejor veamos que dislates  graves ha cometido, entre otros, el muy elegante Aurelio.

Una alumna de primaria le corrigió al ir a su escuela, ya que dijo ler, en vez de leer. Y hace días, junto a Enrique Peña Nieto, quien afirma: el que  se oponga a esta reforma educativa está contra México (La Jornada, 22 de agosto),  Nuño dijo que Julieta Fierro era una astróloga, en lugar de astrónoma, justamente unas horas antes de un eclipse fatídico para el funcionario.

            Entrevistado acerca de su posibilidad de ser candidato presidencial, luego que la XXII Asamblea del PRI quitó los candados que le impedían a él (por su escasa militancia) y a Juan Antonio Meade ser los abanderados tricolores, Aurelio dijo que estaba dedicado a su chamba y que le faltaban dos compromisos para concluir su encargo: entregar la nómina donde no haya aviadores (risas del SNTE) y que se empezaran a notar las modificaciones en el nuevo ciclo escolar (sic muerto de hambre). En este último caso, la pobreza en lugar de modificarse en este sexenio ha ido en aumento, lo que impide la educación de millones de infantes.

            Señala Nuño que Enrique Peña Nieto tiene números para ganar, lo que resulta impresionante ya que el Ejecutivo cuenta con 25 por ciento de aprobación (68 por ciento rechaza su forma de gobierno). Y respecto a si la victoria en el 2018  la obtendría el PRI cómo en el estado de México, respondió que en dicha entidad “ganó el candidato del PRI” (sic que reparte dádivas), y al replicarle que hubo pérdida de votos del tricolor y que únicamente triunfó debido a la alianza con otras organizaciones, insistió Nuño: “Ganó el partido (mío) y ganó la coalición” (Eje Central, 22 de agosto).

            Después se lanzó contra López Obrador y sacó el juguete de la época, el caso Venezuela, y hasta rechazó al PAN por su actitud retrógrada.

            Estamos ante un buen soldado de Peña Nieto, que plantea “consolidar el Estado de derecho” (sic retorcido), “el combate a la corrupción” (sic con los Duarte a la cabeza) y “buenos servicios de salud” (sic que cierra los ojos en Chiapas): es decir, todo lo contrario de lo que hemos visto en la presente administración federal.

Por lo tanto, ya inició la precampaña entre Meade (entrevistado por Loret) y Nuño. Éste tiene en un estante un libro de Tomás Pikkety: El capital en el siglo XXI, el cual debería atender. En el mismo se dice: “los países más pobre alcanzan a los más ricos en la medida en que logran llegar al mismo nivel de conocimiento tecnológico, de calificaciones de educación, en lugar de volverse propiedad de los más ricos”; justamente lo que no ocurre en nuestro país. Además, el teórico francés añade: “el proceso de difusión está íntimamente vinculado con el proceso de construcción de un poder público legítimo y eficiente” (página 88).

            Los libros, sabemos todos, sirven para leerse, no para apantallar.