Trump arrinconado, TLCAN, corrupción e impunidad

Luis Gutiérrez Poucel Ideas sueltas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Vivimos un furor de noticias trágicas, calamidades, sorpresas y vergüenzas políticas que van desde la arremetida verbal del presidente Trump a los mexicanos hasta el escándalo imposible de ocultar de los sobornos al exdirector de Pemex. Por lo tanto, permíteme querido lector tratar en esta columna, en lugar de un solo tema, cinco que encuentro muy interesantes:

1) Cuando Donald Trump es arrinconado se sale por la puerta del ataque a México;

2) La segunda ronda de las tres acordadas para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está a punto de empezar bajo las continuas amenazas de terminación del presidente Trump;

3) La contienda presidencial se calienta por malas decisiones y ataques encubiertos ante la popularidad de AMLO;

4) Europa y sus visitantes están viviendo tiempos trágicos ante el fanatismo religioso islamista, y

5) Las feas cabezas de la corrupción e impunidad son nuevamente puestas al descubierto por organismos externos al Estado mexicano.

Trump arrinconado: jamás será suficiente de hablar del señor Trump, siempre dará algo más de que platicar. Ahora, al sentirse arrinconado y decayendo su popularidad, arremete contra México. No le importa declarar su ignorancia y falta de sentido común a los cuatro vientos siempre y cuando le rinda apoyo con su voto duro. De qué otra manera se puede explicar lo absurdo de declarar que Estados Unidos podría invadir a Venezuela, o de no criticar a los blancos neonazis estadunidenses de enarbolar las banderas de Alemania nazi y de los estados confederados del Sur, contra los cuales luchó el pueblo sacrificando miles de vidas.

Trump tiene un trastorno de personalidad cercano al masoquismo, solamente se siente a gusto si tiene un problema y cuando no lo hay, lo crea; el problema puede ser familiar, con su equipo de trabajo, sus críticos, la prensa, México, Corea del Norte, China, etcétera. El tema no es lo relevante, sino el propio problema, su condición mental exige buscar confrontaciones y adversarios, lo cual es sumamente peligroso para el mundo siendo el presidente del país bélicamente más poderoso…

Mientras la peor tormenta en la historia de Texas azota a ese estado, Donald Trump continúa con sus clásicos tuits contra México declarando (1) que se tiene que construir el muro y México lo va a pagar de alguna u otra manera, (2) en medio de las pláticas para renegociar el TLCAN, amenaza unilateralmente con terminarlo, y (3) burlándose de los tribunales americanos y de los mexicanos indulta al exalguacil racista, flagelo de migrantes mexicanos, Joe Arpaio del condado de Maricopa, antes amo de Phoenix, diciendo que es un patriota, que preservó la seguridad de Arizona, que si hubo algún abuso, fue contra los bad hombres… lo alabó tanto que parecía que se merecía no solamente el indulto presidencial sino un monumento, olvidándose que al menos cerca de 160 prisioneros murieron en sus cárceles, que detenía a personas sin más evidencia que su perfil racial, y que desobedeció al mandato de un tribunal manteniendo las prácticas discriminatorias. Las prioridades de Trump parecen estar al revés, el peor desastre natural en Estados Unidos desde Katrina tiene menor importancia que su antipatía por México.

¿Cuál va a ser el desenlace de Donald Trump? Claro, nadie lo sabe, pero –en mi opinión– el proceso de impugnación no se va a llevar a cabo, y de que va a perder la reelección, la pierde, no hay duda.

El vituperado TLCAN: dos semanas atrás, la terminación del TLCAN era tan sólo una posibilidad, pero ahora es una probabilidad. Si las condiciones negativas y la baja popularidad de Donald Trump continúan deteriorándose sus dos opciones son lanzarse a la guerra contra Corea del Norte o pasar de los ataques verbales contra México a los hechos concretos como la terminación del TLCAN y la construcción del muro. Algunos comentaristas consideran que las declaraciones de Donald Trump de terminar el TLCAN mientras se conducen las negociaciones, es tan sólo una estrategia de negociación ya plasmada en sus libros, pero creo que es más una estrategia para restablecer su popularidad con el voto duro y agresivo de los blancos supremacistas.

¿Qué nos pasará sin TLCAN? Es obvio que perderemos crecimiento económico y nos obligará a actuar con más responsabilidad. Hasta el momento nos hemos confiado en que las reformas, el comercio internacional, el precio del petróleo, la inversión extranjera, el turismo y las remesas de nuestros connacionales nos continuarían impulsando hacia delante. Sin embargo, el fin del TLCAN, aunado a las crecientes inseguridad, corrupción, impunidad, amenazas a la emigración a Estados Unidos, y disminución de la inversión extranjera por la terminación del TLCAN, hace que el panorama se nos torne borrascoso.

La segunda etapa de la renegociación del TLCAN inicia al mismo tiempo que EPN entregará su V Informe de Gobierno, ambos procesos terminarán definiendo el último año de su administración… el cual no pinta nada bien.

Contienda presidencial: Al PRI nunca se le puede descartar, aún con una muy baja aceptación popular. La apertura para los candidatos “no priistas”, es un parche, pero en la dirección correcta. El detalle está en que la unión del PAN con el PRD –Frente Amplio Democrático– le resta credibilidad y confianza al voto duro de ambos partidos. Probablemente el PAN y el PRD por separado tengan más posibilidades de superar al PRI que uniéndose. A la mejor los votantes que quieren desalojar al PRI van a ser menores que los votantes desilusionados por la unión de la derecha con la izquierda. Hacer pactos con base en los resultados de las encuestas es como silbar y tragar pinole. ¿Cómo están las cosas ahora? Probablemente la próxima contienda presidencial será entre el PRI y AMLO…, independientemente de quien postulen el PAN y el PRD. 

En el PRI se habla de que José Antonio Meade sería un buen presidente, pero un mal candidato, considerándolo como un señuelo de Enrique Peña Nieto para su verdadero delfín, Aurelio Nuño. El presidente del PAN, Ricardo Anaya, se encuentra en dificultades ante las acusaciones de enriquecimiento inexplicable. Margarita Zavala carga con el lastre del legado calderonista. Miguel Mancera probablemente sería el candidato natural al Frente Amplio Democrático, aunque algunos consideran que era un traje originalmente confeccionado a la medida de Ricardo Anaya.

Andrés Manuel López Obrador, nuestro mesías tabasqueño, va por su tercera postulación y, en tono burlón, anunció que ya no habría una cuarta. Es el candidato teflón al que nada se le pega, quien con una sonrisa hace olvidar a los mexicanos que no puede acreditar sus ingresos ni su situación fiscal. Vocifera como si todo estuviera en orden y fuera la persona más honrada de la tierra y el cielo.

AMLO pasará a la historia como el político que confeccionó un partido político a su medida financiado por todos los mexicanos, una mayoría a los cuales pronto se les olvidó el caso Imaz-Ahumada, los Abarca y los 43, los dineros de Eva Cadena, los desarreglos de Delfina Gómez o los nexos criminales del jefe delegacional de Tláhuac. La última acción que ilustra la opacidad de Andrés Manuel fue la supuesta encuesta para elegir al candidato de Morena para la Ciudad de México, donde el favorito en la mayoría de los estudios de repente cayó al tercer lugar detrás de su favorita. Pronto esto también pasará al olvido, “el plumaje de Andrés Manuel es de los que nunca se mancha”.

Europa trágica: Europa ya no es la de siempre, da miedo caminar por sus calles y avenidas; la gente anda con temor de que algún vehículo se suba la banqueta y los atropelle, de que se encuentren con una bolsa o una mochila abandonada con una bomba a punto de estallar. Los turistas voltean atrás y ambos lados conscientes de que hay muchos islamistas extremistas que quieren dañarlos por el simple hecho de ser infieles, terroristas que quieren ser mártires para alcanzar la purificación total… “Alá es grande” (Allahu Akbar).

Desde los atentados del 11 de marzo de 2004 en España, conocidos por el numerónimo 11-M) hasta el 18 de agosto se han producido 47 atentados en Europa cobrando la vida a 618 personas. El país con más muertes es Francia, con un total de 251; siguiendo España con 206; Reino Unido con 90; Bélgica con 39; Alemania con 15; Suecia con seis; Dinamarca con tres e Italia con dos víctimas.

Pobre Europa que sufre la ingratitud de huéspedes que pagan con la muerte y el terror. Pobre Barcelona, que primero padeció los ataques terroristas de ETA en sus mercados y calles, y que ahora sufre los horrores del terrorismo yihadista.

Los musulmanes huyen de sus países que odian hacia los países europeos que admiran, pero muchos de ellos pronto se convierten al islamismo radical, despreciando y odiando a los países que les abrieron las puertas, aquellos que los acogieron.

¿Cuáles deben de ser las medidas para combatir al islamismo radical? Enterrar a los yihadistas envueltos en pieles de cerdo, no enterrarlos en cementerios musulmanes, deportar a sus familiares a sus países de origen, prohibir la inmigración de musulmanes, limitarlos a no más de dos hijos por pareja, etcétera; todos tienen alguna opinión, pero nadie se pone de acuerdo. Pero a pesar de que las medidas convencionales no están funcionando, la mayoría de los países occidentales todavía siguen actuando con respeto a los derechos humanos y lo seguirán haciendo hasta que…

Más corrupción e impunidad: el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, ha sido señalado de corrupción por la fiscalía brasileña, no por nuestras autoridades, ya que éstas al estar comprometidas, juegan más al encubrimiento y a la complicidad, es por ello por lo que las revelaciones fuertes vienen de afuera. Se le acusa de haber recibido sobornos por 10 millones de dólares por otorgar contratos a la constructora brasileña Odebrecht.

¿Hasta dónde avanzará este caso? Una investigación realizada en Estados Unidos en diciembre de 2016 encontró que entre 2000 y 2014 la firma brasileña sobornó a altos funcionarios de Pemex y CFE para conseguir obras. De todos es conocido la estrategia de esta administración de favorecer a un puñado de empresas con jugosas concesiones y contratos de obra pública –Odebrecht, OHL, Higa, etcétera– a cambio de apoyos para las campañas políticas: todo justificado por el imperativo de retener o ganar el poder.

Hasta ahora todo el ruido se ha centrado en Pemex y Emilio Lozoya, pero si se llegara a investigar todas las acusaciones, esto se podía extender a otros altos funcionarios y a la “empresa de clase mundial”, a la que por cierto dirigió Enrique Ochoa, actual presidente del PRI… Dada nuestra historia, los avances de este caso probablemente serán muy limitados, se extenderán en el tiempo y pasarán al olvido.

El pésimo desempeño del Estado mexicano en materia de derechos humanos ha colocado al país en el cuarto lugar en el Índice Global de Impunidad. De los 69 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas, México solamente es superado por Filipinas, india y Camerún; pero, en América, México tiene el dudoso honor de ocupar el primer lugar de impunidad. Seguramente te preguntarás querido lector ¿A qué se debe esto? La respuesta no es técnica de que requerimos más jueces o mejores leyes, la respuesta es que hasta el momento no hemos podido ni querido controlar la corrupción, y mientras haya altos niveles de corrupción habrá impunidad e inseguridad…

Los mexicanos nos encontramos en un torbellino de noticias impactantes, sorpresas políticas y vergüenzas nacionales… Torbellino que parece cambiar y acelerarse, dejándonos en una especie de estupor colectivo, en una parálisis social por incapacidad individual de análisis.