Reporteros sin Fronteras, pero con dueños

Raúl Antonio Capote / Granma / Resumen Latinoamericano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El camarógrafo de la agencia cubana de noticias Prensa Latina en Chile, Damián Trujillo, fue detenido el pasado domingo por carabineros, en la capital de ese país, mientras se encontraba en ejercicio de su profesión. El periodista cubría una protesta pacífica en la plaza La dignidad.

En las imágenes de la detención arbitraria del comunicador se puede observar cómo los carabineros lo introducen por la fuerza en una furgoneta, a pesar de las protestas de sus compañeros.

¿No es ésta una clara violación del libre ejercicio del periodismo? ¿Por qué Reporteros sin Fronteras (RSF) guarda silencio ante este quebrantamiento de la libertad de prensa?

Un falaz informe de esa organización ubicó recientemente a Cuba en el lugar 171 en cuanto a las condiciones para el ejercicio de la libertad de prensa, lo que colocó a la Isla en el último lugar de América Latina y el Caribe.

RSF es una organización asentada en París, pero incondicional a Washington, que se ha caracterizado durante años por su obsesivo accionar contra la Revolución cubana, la Venezuela bolivariana, y la Nicaragua sandinista.

En el año 2005 participaron en la campaña promovida por el gobierno de George W. Bush, para impedir la llegada de turistas a la Mayor de las Antillas. No se debe olvidar que el Plan Bush destina un presupuesto de 5 millones de dólares para las ONG que «realizan actividades que busquen disuadir a los turistas de viajar a Cuba». Una parte de ese «jugoso botín» va a parar a las arcas de los RSF.

Los Sin Fronteras se han dedicado durante años a financiar a seudoperiodistas que trabajan al servicio de los intereses de Estados Unidos.

Su parcialidad manifiesta a favor de los intereses de Washington en Iraq, Libia, Haití, Irán, Bolivia, Ecuador y Chile, es más que clara: año tras año, en sus informes falaces, condena a países considerados «enemigos» de Estados Unidos  o simplemente a aquellos que no aceptan seguir al pie de la letra los dictados de la Casa Blanca.

¿De dónde vienen los cuantiosos fondos con que cuentan estos señores, supuestamente defensores de la libertad de prensa y de expresión?

El señor Robert Ménard, uno de los fundadores de RSF, confesó hace unos años, con absoluta tranquilidad, recibir financiación de la Fundación Nacional por la Democracia (NED). Ménard fue muy claro: «Efectivamente, recibimos dinero de la NED. Y ello no nos plantea ningún problema». [1]

RSF no ha ocultado nunca sus relaciones con el mundo del poder. «Un día tuvimos un problema de dinero. Yo llamé al industrial Francois Pinault para que nos ayudara. (…) Enseguida respondió a mi pedido. Y eso es lo único que importa» porque «La ley de la gravedad existe, queridos amigos. Y también la ley del dinero», dijo Ménard. [2]

Reporteros sin Fronteras es financiada por el Grupo Dassault, recibe fondos de Hewlett Packard, de Overbrook Foundation, entidad fundada por Frank Altschul, promotor de Radio Free Europe, del grupo Lagardère Publishing, de la Fundación Hachette, del Open Society Institute, del diario francés Libération, y se embolsa cuantiosos recursos de los mayores oligopolios mediáticos del mundo.

Del dinero que el gobierno de Estados Unidos dedica cada año a subvertir el orden interno en Cuba, RSF se beneficia a través de la NED, la Usaid, Freedom House, Center for a Free Cuba, la Fundación Nacional Cubano-Americana, la ONGg checa People in Need y de otras muchas organizaciones que componen el tejido de instituciones que sirven de pantalla al gobierno yanqui y a la CIA en sus acciones contra la Revolución cubana.

En un informe del 15 de enero de 2004, RSF exoneró de toda implicación a los militares estadunidenses responsables del asesinato del periodista español José Couso y de su colega ucraniano Taras Protsyuk en el hotel Palestina, de Bagdad. RSF hizo apología de la invasión de Irak, el 16 de agosto de 2007, durante el programa radial «Contre-expertise». Robert Ménard, entonces secretario general de RSF, legitimó el uso de la tortura.

Durante el golpe de Estado contra Hugo Chávez en abril de 2002, apoyaron abiertamente a los usurpadores, avalaron el golpe de Estado contra el presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide, contra Manuel Zelaya en Honduras, contra Evo Morales en Bolivia.

El propio diario francés Libération, patrocinador de la organización, refiere que RSF no dice una palabra sobre los abusos de los medios informativos occidentales: «En adelante, la libertad de prensa será exótica o no será. Muchos le reprochan su ensañamiento contra Cuba y Venezuela, y su indulgencia hacia Estados Unidos, lo cual no es falso». [3]

Reporteros Sin Fronteras tiene dueño y no tiene fronteras a la hora de recibir dinero de las transnacionales, de los oligopolios, de los ricos de este mundo.

¿Cómo puede ser independiente, como pregona, quien subordina su labor y vende su moral y su ética a los dictados de los poderosos de este mundo? RSF es una institución orgánica del poder global del Imperio, sólo eso; otra mampara que sirve para justificar las agresiones y demonizar a los enemigos del poder hegemónico capitalista.

En contexto

El Programa Cuba de la USAID dedicó, entre los años 1998 y 1999, más de 6 millones de  dólares estadunidenses para la subversión interna en nuestro país.

Sólo en 2001, se produjeron en el terreno más de 200 entregas personales de dinero a «activistas» y «periodistas independientes», calculadas en más de 100 000 dólares.

Entre los años fiscales 2001 y 2006, la USAID asignó contra Cuba 61 millones de dólares para 142 proyectos.

El Programa Cuba, entre los años 2007 y 2013, alcanzó la cifra de más de 120 millones de dólares.

Los programas con la etiqueta «Libertad de información» promovieron, entre 2014 y 2017, unos 39 proyectos, con un monto de más de 6 millones de dólares. La NED aportó igualmente otros 2 millones.

La NED en 2018 entregó a Cubanet News Inc. 220 000 dólares, destinó, para promover la «Libertad de información» 60 000 dólares, para la Editorial Hypermedia Inc. 72 000, Instituto de Comunicación y Desarrollo 65 000, para la «Integración» de Cuba en las redes regionales de medios 64 000 (dedicado a jóvenes periodistas).

Los programas subversivos de la USAID y la NED contra Cuba en el último año fiscal 2018–2019, se calculan en más de 70 proyectos promovidos dentro y fuera del país, con una asignación superior a los 14 millones de dólares.

Fuentes: Razones de Cuba, Cubainformación, escritos de Salim Lamrani y Jean-Guy Allard.

[1] Robert Ménard, «Forum de discussion avec Robert Ménard», Le Nouvel Observateur, 18 de abril de 2005.

[2] Verdades sobre Reporteros Sin Fronteras, investigaction.net

[3] Verdades sobre Reporteros Sin Fronteras, investigaction.net

***************

http://www.granma.cu/mundo/2020-04-29/reporteros-sin-fronteras-pero-con-duenos-29-04-2020-01-04-49

https://www.resumenlatinoamericano.org/2020/04/30/cuba-reporteros-sin-fronteras-pero-con-duenos/