Empresarios de la pluma no tienen vergüenza

Pedro Echeverría V.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    http://pedroecheverriav.wordpress.com

1. Un intelectual en serio, dedicado a investigar y pensar acerca de los enormes problemas de la humanidad y a promover soluciones, jamás tiene tiempo para hacer negocios con gobiernos y empresarios; además siente que no los necesita porque sus gastos son mínimos. Por el contrario un intelectual farsante que busca escalar en la jerarquía social y económica, usa todos los medios comerciales y de negocios para promoverse y obtener los bienes materiales que desea.

2. Conozco a dos tipos de intelectuales en México; unos que han vivido sus décadas con modestos salarios universitarios o vendiendo sus pequeños escritos, como mi inolvidable José Revueltas y muchos más; y otros que han aprovechado su “prestigio” de escritores –que a propósito han construido– para recibir abundantes subsidios de gobierno y hacer negocios empresariales como lo han hecho los Krauze, Aguilar Camín, Castañeda y muchísimos más.

3. El laureado poeta mexicano –con enorme reconocimiento universal– Amado Nervo, muerto en Montevideo, Uruguay en 1919, escribió al respecto: “No aceptaré la ayuda a que su bella proposición se refiere; porque aun cuando mi situación peculiar es modesta, yo como “Azorín” soy un pequeño filósofo y los pequeños filósofos vivimos con muy poco y hasta tenemos cierto amor a la “austeridad” que es una de las grandes virtudes de la “raza”.

4. También entre la producción de los investigadores y escritores se puede distinguir a los que de manera abierta y sin vergüenza sirven a los intereses del capital, así como a los que trabajan solos, de manera modesta, buscando servir a los intereses de los de abajo. Unos son muy aguzados, inteligentes empresarios de la investigación, que tienen para contratar a decenas de ayudantes y asesores para la producción de sus obras; otros –la inmensa mayoría– que produce como puede.

5. Personalidades como Enrique Krauze, Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín, son la punta de la pirámide de “intelectuales” que participan con Vargas Llosa, los gobiernos derechistas de España, Colombia, hoy con Carlos Loret en “mesas de lujo”, para condenar todo lo que huela a gobiernos de izquierda y socialdemócratas. Hoy se denuncia que se han sumado a la derecha militante otros “intelectuales”: Denise Dresser, Sergio Aguayo, e increíble, hasta la misma Carmen Aristegui.

6. Aunque el presidente López Obrador no es de izquierda sino solamente socialdemócrata, ha contribuido con su política a ver con evidencia cómo muchos “intelectuales” –que antes aparecían como socialdemócratas– (hoy sin máscaras), se levantan como derechistas, conservadores y “fifís” que odian todos los movimientos sociales de los de abajo. Parecieron desplomarse los López-Dóriga, Gómez Leyva, Loret de Mola o los Brozo, pero las élites burguesas los están reivindicando.

 

 

Rocío Nalhe y Bartlett, firmes; AMLO con el pueblo

Pedro Echeverría V.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    http://pedroecheverriav.wordpress.com

 

1. En septiembre de 1960 el presidente Adolfo López Mateos nacionalizó la electricidad que todavía estaba en manos de empresas extranjeras, en las de la Mexican Light and Power y la American and Foreing Power Company, surgidas durante el gobierno dictatorial de Porfirio Díaz y que en las primeras seis décadas de los 1900, el siglo pasado, realizaban un gigantesco saqueo económico contra los mexicanos. El presidente Lázaro Cárdenas expropió en marzo de 1938 –con un fuerte apoyo político– a las empresas extranjeras que dominaban el petróleo.

 

2. Fue en su informe de septiembre de 1960 cuando López Mateos anunció la nacionalización de la industria eléctrica poniendo fin al monopolio eléctrico transnacional. Los sindicatos y el pueblo aplaudieron de felicidad. Si con la nacionalización la electricidad pasó a manos de México, ¿por qué permitir ahora que esa electricidad regrese a manos privadas mexicanas y extranjeras? Seríamos unos traidores si seguimos permitiendo que los pinches gobernantes sigan saqueando a nuestro pueblo entregando sus riquezas.

 

3. Muchas veces me da risa López Obrador, habla en el sentido de “aprobar leyes” como si fuera un triunfo cuando él mismo sabe que a los conservadores, la derecha, los capitalistas, les bastaría seis meses –con mayoría en el Congreso– para echarlas abajo y con una enorme burla. ¿Que el pueblo hoy tiene más conciencia?, tampoco creo que así sea, porque votar no tiene que ver nada con la conciencia. El pueblo sólo demostrará su conciencia cuando salga a la calle a pelear contra la explotación y por la igualdad.

 

4. El panista ladrón –Vicente Fox– derrotó el año 2000 con votos al PRI y al PRD no porque el pueblo fuera consciente, que supiera de izquierda o derecha, que comprendiera el origen empresarial del PAN, sino porque estaba “hasta la madre”, muy harto, con los gobiernos del PRI y Cuauhtémoc Cárdenas era un mal candidato. Fox demostró ser peor e incapaz que el PRI, pero el pueblo no lo corrió del gobierno a pesar que decía que su gobierno era de empresarios, por empresarios y para empresarios. Lo entendieron los políticos, no el pueblo.

 

5.  La realidad es que sólo son unos miles los que en cada país tienen conciencia política; los millones de pobladores se dejan llevar por esos miles que hacen ruido en los medios de información, en los gobiernos, congresos y en eso que le llaman factores o grupos de poder. Por ello acertadamente se repite de manera permanente que democracia no es sólo ir a votar y la faramalla de “defender el voto”, sino estar manifestándose en la calle, en las fábricas, campos y universidades, para exigir a gobiernos, empresarios, etcétera, justicia e igualdad.

 

6. He visto casi todas las entrevistas de Sabina Berman y me ha parecido que los funcionarios no son tontos, aunque sí inexpertos; pero la bronca es la línea política de paz, de no confrontación, incluso de sometimiento a los empresarios para no enojarlos, que les ha impuesto López Obrador. Hoy se publicó, por ejemplo, que un campesino pasará 60 años en prisión por matar a un diputado; por el contrario los grandes políticos saquean el país, llevan a la muerte a miles de miserables, poseen millones de dólares en “paraísos fiscales” y los perdonan.

 

7. Conozco a Nalhe y sus luchas de años en Coatzacoalcos y a Manuel Bartlett, desde que se enfrentó a PRI y PAN, así como la extensa campaña política empresarial que se ha desarrollado contra ellos por los cargos clave que ocupan. Nalhe es muy joven en política nacional, pero sus conocimientos y honestidad han sido probados. Bartlett ha sido uno de los parlamentarios más combativos junto a Layda Sansores, Gerardo Fernández Noroña y el senador guerrerense Félix Salgado. Creo que en el partido Morena hay que profundizar la batalla para evitar que se sigan dando pasos atrás.

 

 

Muñoz Ledo, los borregos, carneros y jefes

Pedro Echeverría V.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    http://pedroecheverriav.wordpress.com

1. Porfirio Muñoz Ledo, el gran camaján de la política (viejo y astuto), acaba de declarar, a tambor batiente, que todo el Legislativo mexicano funciona como borregos siguiendo a su pastores. Obvio que Muñoz Ledo se las sabe de todas, todas. Él fue borrego, a los dos años carnero, luego eficiente pastor y desde los 45 años jefe de pastores. ¿Tiene razón y no don Porfirio? Olvida que a todos los políticos profesionales  –también a los no políticos– nos educan nuestros padres y la sociedad para ser sumisos, respetuosos, a cumplir normas de comportamiento dócil que la sociedad civil y religiosa ha impuesto como normas obligatorias para ser aceptados en la sociedad. Pero tiene razón Porfirio cuando opina que en los partidos –faltos de ideas e iniciativas– todos siguen sin crítica lo que les impone su líder.

2. La realidad es que Muñoz Ledo contradice a su tocayo el dictador Porfirio Díaz quien, como debe recordarse, en 1908 declaró que el pueblo mexicano “ya estaba preparado para gobernarse” y que él con gusto dejaría la Presidencia que ocupó 32 años antes. López Obrador repite en cada discurso que el pueblo mexicano es el más avanzado del mundo, que por ello lo eligió. No sé, ese mismo pueblo dejó gobernar durante más de 30 años a los cinco gobernantes (tres del PRI y dos del PAN) más ladrones y asesinos de la historia y no dijo nada. ¿Es acaso ese mismo pueblo el que ha vivido durante siglos la miseria, el hambre, el desempleo y no le interesa que sus ladrones y asesinos no se vayan a prisión?  Por ello Muñoz Ledo tiene un poco de razón pero por el hecho de haber sido pieza muy grande del PRI, se puede morder la lengua.

3. Aplaudí con enorme alegría el levantamiento de los negros y antirracistas contra los represores y asesinos yanquis encabezados por Trump; la misma emoción positiva viví aplaudiendo la protesta de los jaliscienses contra su furioso gobernador neofacho Alfaro Ramírez. Ese comportamiento movilizador deberíamos tener en todo México para demostrar e imponer nuestra fuerza de masas movilizadas con el fin de que sea respetada en todo el país. En boca de un político sin mancha o sin cola, vale cualquier crítica; pero en personajes políticos del PRI, PAN, PRD, MC, que han gobernado se les revierte automáticamente causando mucha peste. ¿Se imaginan a los 100 señoritos empresarios y altos políticos ladrones y asesinos que organizan caravanas de autos, reprimen manifestaciones, asesinan y buscan integrar el llamado BOA?

4. ¿Seguirán frenando la organización del partido Morena o se habrá firmado un acuerdo para enterrarlo? En estos días es Morena quien debería estar en la calle en las ciudades de cada estado para demostrar que como movimiento está dispuesto a defender las demandas del lópezobradorismo. Es realmente vergonzoso lo sucedido con ese partido que es un cero a la izquierda o de plano sólo se espera enterrarlo para rezar por él. Hay que hacer a un lado a la pinche burocracia que impulsaron las dos “seños o ñoras”: Bertha y Yeldkol, y ayudar a las movilizaciones en cada estado –encabezándola Ramírez Cuéllar y voluntariamente agregados–, buscando una clara educación política de masas. Pero por ello, no hay que esperar ninguna línea de avanzar o desmovilizarse. De lo contrario el camaján Muñoz Ledo otra vez tendría razón.

5. La realidad es que yo no creo en el pueblo, porque no es un asunto de fe sino de realidad y de historia. Pienso que todo el pueblo es muy trabajador y es una de los pueblos del mundo más mal pagados, es decir, más terriblemente explotado. Cuando lo he visto en las fábricas, en los campos; como artesano, como albañil, herrero, carpintero; como empleado o como cargador, me hace pensar en los pinches señoritos, hijos de papi que todo lo han tenido. Pero cuando lo he visto actuar durante los últimos 60 años en política, permitir o no hacer nada contra los gobiernos y empresarios, ladrones, explotadores y asesinos, digo el pueblo sabe trabajar, es muy honrado pero lo han educado para la sumisión. Por ello necesitamos fuertes sacudidas para despertar. ¡Muera el conformismo!