CNDH: “Gastos urgentes” de González Pérez

Zósimo Camacho / Contralínea
@zosimo_contra

La presidencia de Luis Raúl González Pérez en la CNDH dispuso de más de 1 millón de pesos para “gastos urgentes”. Pagó comidas de más de 16 mil pesos, servicio de telefonía celular, pasajes terrestres unitarios de más de 9 mil y ocultó el destino de casi 200 mil pesos bajo el concepto de “otros impuestos y derechos”.

Luis Raúl González Pérez, quien ocupó la oficina de la Presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) entre noviembre de 2014 y noviembre de 2019, gastó 1 millón 8 mil 503.97 pesos por fondo revolvente.

De ese total, su oficina destinó el 36.62 por ciento –es decir, 369 mil 359.69 pesos– al pago de “desayunos y comidas”, de acuerdo con el oficio 77566 elaborado por la Dirección General de Quejas, Orientación y Transparencia del organismo autónomo.

El documento, emitido en respuesta a la solicitud de información 3510000108519, señala que el monto se refiere sólo a la oficina de la Presidencia de la CNDH y no a lo que erogó toda la institución por este fondo.

El fondo revolvente es una cantidad de dinero aprobada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) con la que cuentan todas las dependencias y entidades de la administración pública federal para cubrir necesidades urgentes. Los montos erogados después se cubren con las partidas presupuestales correspondientes.

La tercera parte del fondo revolvente, al pago de “desayunos y comidas”

Además de los gastos en alimentos, la oficina de la Presidencia de la CNDH justificó la disposición de recursos del fondo revolvente bajo el concepto de “otros impuestos y derechos” a partir de 2016. Mediante esta anotación gastó 193 mil 700 pesos.

El concepto con el tercer monto más alto es del “pasajes terrestres nacionales”, con 182 mil 583 pesos. En 2015 llegó a pagar hasta 9 mil pesos por un traslado para supervisión de labores (orden 10101).

Durante el último periodo de su gestión al frente de la CNDH y luego de que Andrés Manuel López Obrador asumiera la Presidencia de la República, Luis Raúl González Pérez se dedicó a litigar contra la reducción de sueldos en la administración pública federal.

Consiguió ampararse y hasta el final de su responsabilidad percibió casi 200 mil pesos mensuales. Hoy es coordinador del Programa Universitario de Derechos Humanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Al momento de salir de la CNDH entró en vigor la Ley Federal de Austeridad Republicana, que eleva a rango de ley las disposiciones para la reducción de sueldos emitidas por el gobierno federal. En ellas se señala que ningún funcionario puede percibir mayor salario que el titular del Poder Ejecutivo federal.

Los documentos, obtenidos mediante la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, señalan el año, el monto y el concepto por el que se erogaron los recursos del fondo revolvente. Sin embargo, no precisa la fecha ni el lugar donde se ejercieron los recursos.

Listado de pagos “urgentes” efectuados por la Presidencia de la CNDH

En 2015, la Presidencia de la CNDH gastó 335 mil 992.62 pesos por fondo revolvente. Sólo en desayunos y comidas erogó 117 mil 303.20 pesos.

La mayoría de los recursos se ejercieron en alimentos y pasajes terrestres, aunque también erogó en materiales y útiles de oficina, materiales de limpieza, refacciones de bienes inmuebles y el pago de telefonía celular.

Algunas comidas costaron varios miles de pesos: 16 mil 298 (orden 5781); 6 mil 534.01 (orden 3864); 5 mil 801.50 (orden 7567); 5 mil 271 (orden 715), y 3 mil 973.26 pesos (orden 3135).

En 2016, la Presidencia de la CNDH erogó 159 mil 625.74 pesos por fondo revolvente. En desayunos y comidas gastó 59 mil 7.94 pesos.

Pagó comidas por varios miles de pesos, como la que ampara la orden 7598 por 8 mil 244.44 pesos. Pero se destaca que en este año se utilizó el fondo para pagar “impuestos”, en principio, por cientos de pesos y hasta por 3 mil pesos (orden 2342), 4 mil pesos (orden 3619) o 6 mil pesos (orden 13308). Se trató del inicio de una práctica que impide conocer en qué exactamente se erogaron esos montos.

En 2017, la Presidencia de la CNDH erogó por fondo revolvente 188 mil 385.15 pesos. En desayunos y comidas gastó 74 mil 865.66 pesos.

Las erogaciones más altas se anotaron bajo el concepto “otros impuestos y derechos”, que en distintos momentos alcanzaron montos de más de 4 mil 800 pesos (como en las órdenes 2684 y 8357) e incluso por 8 mil 500 pesos (orden 284). Permanecieron las comidas por arriba de 2 mil 500 pesos y adquisiciones de materiales y útiles de oficina por más de 2 mil 400 en un solo pedido.

Alimentos de “personal de mando” por más de 16 mil pesos

Las erogaciones por desayunos o comidas más altas fueron de 2 mil 255 (orden 5575). Un pago por materiales y útiles de equipos y bienes informáticos alcanzó los 4 mil 413.80 pesos.

En 2018, las erogaciones de la Presidencia de la CNDH por fondo revolvente alcanzaron los 227 mil 212.45 pesos. De ellos, formalmente se gastaron 74 mil 235.62 en desayunos y comidas.

Sin embargo, el monto mayor quedó oculto bajo el concepto “otros impuestos y derechos”.  La oficina de Luis Raúl González Pérez así justificó 12 pagos que en conjunto sumaron 62 mil 702.90 pesos.

En 2019 las erogaciones de la Presidencia de la CNDH por fondo revolvente llegaron a los 97 mil 288.01 pesos hasta septiembre de ese año. Formalmente se gastaron en desayunos y comidas 37 mil 423.82 pesos. Se registró una comida con un costo de 10 mil 446.18 pesos y otra de 7 mil 609.61 (órdenes 1293 y 5616, respectivamente).

Pero de nueva cuenta el mayor monto quedó oculto bajo el concepto de “otros impuestos y derechos” que, con cinco erogaciones, alcanzó los 40 mil 600 pesos.

***************

https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2020/06/10/caja-chica-de-la-expresidencia-de-la-cndh-por-mas-de-1-millon-de-pesos/