Movimiento feminista ¿un producto comercial?

Arturo Sandoval

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“¿Crees que puedes robar parte de mi vida? ¿Tomarla como tuya y esperar
que no tenga un precio que pagar?”
De la película: El ladrón de palabras.

El movimiento de las mujeres en demandas auténticas en contra de la violencia, es uno de los actos políticos y sociales más importantes de este siglo y de los siglos anteriores. Debe transformar las conductas individuales de todos los géneros, de los gobernantes, de las instituciones y organizaciones de todo tipo, también de las empresas. Los que jugamos “el juego del hombre” desde los sesenta para adelante, nos costará más trabajo manejar las ideas machistas y eliminarlas en nuestro lenguaje, en nuestras miradas y en el trato directo con las mujeres de la familia y de toda la sociedad.

Vivimos a plenitud la liberación de la mujer de las épocas hippies, muchos las apoyamos auténticamente en la práctica, otros simularon y la mayoría no quiso aceptarlo por sentirlas como una amenaza y preferían mantener su bota en los cuellos de las mujeres y grupos de mujeres que se dejaban o eran vulnerables sin tener algo o alguien que las defendiera.

Hoy no sobra quién las defienda, existimos muchos grupos de hombres que sí, pero estamos listos para cuando ellas lo pidan y no ser invasivos en un movimiento sólo perteneciente a ellas. Muchos de esa generación sesentera han cambiado, también de generaciones posteriores; algunas cosas no cambiamos porque no nos damos cuenta hasta que las descubrimos por medio de reclamos o rechazo de mujeres. También en pocas ocasiones nos reclaman injustamente o no saben que no estamos enterados. Todo con el tiempo se convertirá en una nueva forma de convivencia donde cada vez predominaran acuerdos y diálogo entre géneros.

En esta cascada enorme de información sobre la violencia de género y sus manifestaciones, los medios dan un trato totalmente diferente: mientras Televisa y Tv Azteca toman los acontecimientos como un producto de rating, donde sus conductores tienen línea de decir ciertas cosas que no se apegan a la verdad, a los hechos y suenan totalmente huecos. Editorializan, editan y vuelven a criminalizar a grupos de mujeres, se olvidan del fondo de indignación y desamparo de las mujeres para llevar sus voces y cámaras a donde suceden pintas o daños a inmuebles para imaginar hordas sin control. Y lo retrasmiten a toda hora.

Intentan levantarse como únicos defensores de las mujeres y lanzan parloteos, entrevistas, mesas de debate, más falsas que Enrique Peña Nieto. Por fortuna otros medios les ganan el rating por tener conductores sí auténticos, comprometidos con las causas de las mujeres, sobre todo los de la naciente La Octava, Canal 11, Canal 22 y algunos de provincia. Desde luego en plataformas con credibilidad como: Sin Embargo, Contralínea, Proceso, La Jornada, Índice Político, Farberismos, Unión de Periodistas, Forum en Línea, Periodistas de a Pie y otras.

Pierde valor y se oye falso aunque sea verdad cuando Olga Sánchez Cordero declara en rueda de prensa que el movimiento no es contra el gobierno. Nada más faltaba que el movimiento le contestara: “ah sí, ya entendimos” Son cosas que otras voces feministas fuera del gobierno debían de aclarar y lo hicieron: el fondo del movimiento sólo es contra la violencia a las mujeres, contra los feminicidios, contra la exterminadora impunidad. Le toca al gobierno reaccionar y dar soluciones a estas demandas de mujeres de México, quienes piden esta protección, igual que mujeres de todo el planeta. Vaya desperdicio de tiempo la de esa rueda de prensa, sin éxito en el control de daños. Le toca a AMLO y su gabinete, pensar dos veces antes de hablar de un tema tan sensible.

Triunfo del movimiento de mujeres, dejaron con un palmo de narices a prianistas, perredistas, pro vidistas y otras organizaciones sin poder llevar agua a sus pestilentes molinos.

 

 

¡Aguas! Las mujeres son más del 50% del electorado

Arturo Sandoval

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“El opresor no sería tan fuerte si no tuviese
cómplices entre sus propios oprimidos”.
Simone De Beauvoir.

Las marchas, los gritos, los cánticos, los bailes; claro: las pintas, los pañuelos, la diamantina, los daños a edificios públicos y privados de este 8 de marzo logrados por la ola de miles de mujeres. Las autoridades contaron como 80 mil, quizás fueron mucho más en la Ciudad de México, son verdaderamente impresionantes pero no sorprendentes.

Todo esto hará crecer el voto de las mujeres en todas las elecciones y premiar o castigar a gobiernos indiferentes a ellas y a sus legítimas demandas.

Un padre buen proveedor en una familia, no da derecho a ningún hombre de ser violento con la esposa o pareja, ni con los hijos, ni con nadie. Por esto los políticos deben tomar mucho, pero mucho en cuenta que no bastan los programas sociales y asistenciales, reparto de dinero y todo tipo de beneficios a los más pobres, si sus mujeres y niñas son violadas y asesinadas, si no hay seguridad, pero sobre todo; si continúa el imperio de la impunidad.

“La primavera de las mujeres” no sólo es un zape a los gobernantes, es mínimo, una patada en los “huevos” para que cumplan con protegerlas, cuidarlas de no sufrir violencia por hombres, autoridades y algunos medios de comunicación que las criminalizan. No tratar de sólo disminuir la impunidad, aquí sí, eliminarla totalmente es función y obligación del gobierno cuando haya o no denuncia oficial.

Hacer caso a los “Tendederos de denuncia” en secundarias, prepas, vocacionales, facultades, universidades, centros de trabajo de gobierno y empresariales. No visualizar y no actuar en estas denuncias públicas es alimentar la impunidad. También hay páginas Web plagadas de denuncias desde hace años, sólo es cuestión de darle un clic e investigar los casos.

 Se debe incluir a un grupo especial de mujeres que de corazón se manifestaron ayer en contra de la violencia ejercida por hombres y autoridades, pero este día sufren dosis de violencia por las mismas manifestantes. Son las mujeres policías, enviadas por la autoridad a resguardar todas las propiedades y monumentos en lugar de policías hombres, para neutralizar la violencia con igualdad de género.

Las mujeres policías son madres, esposas, madres solteras, solteras, dedicadas a trabajar en la seguridad de la población. Sus pistolas, toletes, uniformes, no las ponen a salvo del acoso de sus compañeros, algunos jefes, ni de cualquier hombre en la calle o en sus casas. Así sucede en el Ejército, en la Marina y quizás en la nueva Guardia Nacional.

Detenerse en las caras y gestos llenos de tensión de estas mujeres con cascos, caretas y escudos dentro de la marcha del Día Mundial de las Mujeres, son el vivo reflejo de la angustia, de la incertidumbre. Las empujaron, quizás recibieron golpes, les pintaron su equipo; algunas se defendieron y también lanzaron toletazos. Doble dolor: ser lastimadas por compañeras de género y desgracia, con la disyuntiva de provocar daño a otras mujeres, cuando en realidad ambas son víctimas.

La excelente portada de la revista Proceso del 7 de marzo, retrata esos rostros. Claro, el contenido es de lo mejor.

No las olvidemos, la vestimenta y equipo, no les quita ser pueblo uniformado y menos ser mujeres vulnerables, con los mismos agravios que las manifestantes. Son maltratadas por todos, sólo por cumplir su trabajo para ganarse la vida y llevar comida a la mesa de su familia. También violadas y abusadas en sus centros de trabajo y en todos los lugares. Además, ellas también votan al igual que más del 50% de electores que para bien, son mujeres.

 

 

¿Y si te da el coronavirus qué será de tu vida?

Arturo Sandoval

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ya está aquí el coronavirus, nos lo garantizó el subsecretario de Salud, doctor en Epidemiología, Hugo López-Gatell Ramírez hace varias semanas y cabalmente se cumplió el siniestro pronóstico. El estrés es parte de la vida, pero la vida no está preparada para tanto estrés, sobre todo en México: feminicidios, inseguridad de todo tipo, falta de medicinas, carencia de empleo, 100 preocupaciones más, y ahora… el coronavirus, Covid-19.

La sociedad en general no estamos preparados para esta pandemia; ni siquiera educados para taparnos la boca con la parte interna del codo cuando se estornuda, tose o bosteza. En el transporte público, en oficinas, en la calle son miles de personas que expulsan saliva sin taparse la boca de ninguna forma. La gente escupe donde sea y hay virus que viven días en la superficie del suelo, bancas, plantas y se levantan con el viento, y el polvo para entrar en nuestro cuerpo.

Ayuda mucho a prevenir y educar la información difundida por las autoridades a través de infografías en redes sociales y en sus sitios Web. Es hora de pegarlas en el Metro dentro y fuera de vagones y estaciones, en el transporte público, afuera y dentro de escuelas, oficinas, plazas comerciales, cines, estadios y todos los lugares públicos. Educarnos a través de esta información y evitar más contagios de coronavirus y otras enfermedades. Poner gel antibacterial con 70% de alcohol en todos los lugares públicos con un gran letrero, puede ser muy económico en comparación con los gastos de salud de infectados.

En oficinas públicas y privadas, en escuelas, en negocios de toda índole y en forma individual debemos plantearnos escenarios de ser invadidos por este contagio. El paro de mujeres ayudará a resolver problemas como prueba piloto,  en las empresas sin parte de su personal, pero ¿están preparadas para el ausentismo por la pandemia? Creo que nadie.

En los hogares, de forma individual debemos tener un plan para manejar la crisis en caso de infectados, saber quién nos va a cuidar, los recursos con los que contamos como seguro médico, dinero, suministros, comida, etcétera. Tener en cuenta quién y cómo cuidará a nuestros hijos, quién y cómo la hará con nuestras mascotas, plantas, casa, propiedades. ¿Lo sabemos? Claro que no.

Nadie está a salvo, pronto algún conocido, un familiar o nosotros estaremos enfermos de coronavirus. Pensar positivo, es pensar que sí nos va a dar y prepararnos en escenarios posibles, incluso un fallecimiento; y si no nos da, pues ya chingamos.

Si crees en Dios, toma todas las precauciones, un plan de acciones y reza. Si no crees, elimina rezar y haz todo lo demás. No sabemos hasta cuándo libremente, volvamos a saludar de mano, de beso, de abrazo a nuestra gente.

https://politica.expansion.mx/mexico/2020/02/28/mitos-y-realidades-del-coronavirus-como-evitarlo-covid-19

https://www.animalpolitico.com/elsabueso/covid-19-coronavirus-cubrebocas-cura-vacuna-que-hacer/

https://www.ngenespanol.com/el-mundo/cuales-son-los-sintomas-del-coronavirus-que-medidas-se-previene/