Turbulencias sexenales

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

Iniciando el quinceavo mes de la presente administración, los vientos de marzo se hicieron sentir en las actividades y encuestas acerca de Andrés Manuel López Obrador. Varias conmociones fueron aparte de las que ya habían causado las feministas quienes estarán en la calle este domingo 8 y en paro (al parecer muy nutrido, pues hasta empresas como Prada y Volkswagen no sancionarán a sus trabajadoras que se ausenten) el lunes 9.

Por un lado, en Macuspana, la tierra del mandatario del país, la población rechazó lo mismo al alcalde de la localidad, Roberto Villalpando, que a Adán Augusto, el gobernador, porque dijeron que no habían entregado los apoyos sociales.

Fue tal el alboroto que Andrés Manuel se irritó, regañó a la multitud y hasta dijo que eran inapropiadas esas manifestaciones (sic cívico). Algo que ya se habían dado en otras entidades, pero ahora en su terruño ello fue inconcebible. Y es que existe una mala operación  de muchos funcionarios,  algo que muestra, asimismo,  la ineficacia del encargado de la oficina presidencial, Alfonso Romo, el cual por cierto está metido en un negocio del agua en Yucatán, según  un reportaje bastante documentado  de tres periodistas que lo dieron a conocer hace días.

También hubo dos renuncias en el equipo presidencial. El encargado de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Adalberto Palma, dejó esa posición, donde fue nombrado Juan Pablo Graf; luego se supo que Palma irá al área de crecimiento económico. En tanto Fernando May renunció al programa Sembrando Vida, ya que aseguró obstaculizaba su accionar la encargada de la Secretaría de Bienestar María Luisa Albores, la cual fue llamada a Palacio Nacional. López Obrador dijo que no aceptaría la dimisión de May. Y en el noticiario del Imer, conducido por Elia Baltazar y Salvador Frausto, se informó que May se reintegraba a sus tareas (3 de marzo).

También se dieron a conocer diferentes encuestas que mostraban la baja en la aceptación de Andrés Manuel. En la de Buendía y Laredo,  era de cinco puntos; en la de María de la Heras, se decía que eran seis,  y en la  del periódico Reforma:   nueve.

            En el diario El Financiero se anotó que de 85 puntos de preferencia, el habitante de Palacio había pasado a 62. En Reforma que de 78 descendió a 59. Y Oraculus, que hace un conglomerado de las encuestas, lo sitúa con 64.

Que exista ese descenso se debe a una buena cantidad de cuestiones: la cancelación del AICM, el ataque a la corrupción, la no condonación de impuestos a un grupo reducido de ultramillonarios y la aprehensión de varios pillos que han caído aquí, en Estados Unidos (Genaro García Luna) y en España (Alonso Ancira y Emilio Lozoya). Pero también a que la inseguridad no para, el desabasto en las medicinas, el mal comportamiento con las feministas (incluso en un tuit Genaro Lozano, de Televisa, periodista favorable a la 4T, censuró que los boletos de la rifa del avión sin avión, se inicien el 9 de marzo, algo poco amable para las paristas, cuando menos; al día siguiente López Obrador rectificó de forma no muy amable), la falta de certidumbre en los apoyos sociales y el decrecimiento económico.

En este último caso incluso hubo un desencuentro entre Romo y Arturo Herrera, ya que el primero dijo que de no existir crecimiento la Cuarta fracasará, y el joven hacendario afirmó que no y aumentaremos en el PIB 2 por ciento este año, lo cual resulta casi imposible por el Coronavirus, entre otras cuestiones. Debido a la enfermedad, hizo que ambos se reunieran, seguramente por órdenes de yasabenquien, para atacar juntos la amenaza de salud que ya está aquí y afortunadamente no ha traído consecuencias funestas.

Desde luego que la baja de popularidad fue comentada ampliamente en los medios. Pero todos fueron cuidadosos para hacerlo. En Primer Plano  de Canal 11 (2 de marzo), María Amparo Casar y Leonardo Curzio dijeron que era casi normal por el tiempo y los problemas, aunque la popularidad del Ejecutivo mexicano estaba por encima de muchos otros gobernantes; José Antonio Crespo apuntó que este apoyo le posibilitaría a Morena ganar la mayoría de las posiciones en 2021, lo cual puso en duda, por el tiempo que falta, José Paoli Bolio. Mientras que Raymundo Riva Palacio (Estrictamente Personal, Televisa, 2 de marzo), también comentó que era amplio el apoyo aunque descendía gravemente.

En donde AMLO está mejor, según Hernán Gómez (El Heraldo, 3 de mayo), es en: combate a la corrupción, educación, ingreso familiar y ataque a la pobreza; mientras que las deficiencias se encuentran en economía, seguridad pública y salud.

Dónde estuvo la baja mayor fue: entre los universitarios (13 por ciento menos), entre los jóvenes de 18 a 29 años (descenso de 11 por ciento) y quienes usan intensivamente redes sociales (pérdida del 10 por ciento).

Al decir de Enrique Quintana (El Financiero, 3 de marzo) continúa la desconfianza empresarial, ya que el Banco de México dice que sólo 9 por ciento de ellos aseguran  que es un buen momento para invertir, mientras el 58 por ciento no lo creen. Ello no obstante que Manuel Ramos, director general de Banamex,  afirme que no existe boicot de los empresarios para que sus capitales arriesguen (La Jornada, 3 de marzo).

Lo único cierto es que nuestros  migrantes en Estados Unidos enviaron en enero 2,582 millones de dólares, cifra récord.

Claroscuros de un régimen que vino para transformar muchas cosas y...

 

 

La rabia estruendosa y silenciosa y más problemas

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

De 80 mil a 150 mil participantes estuvieron el domingo 8 de marzo en las calles de la Ciudad de México. El número exacto no tiene importancia. Se trató de la manifestación más trascendente  impulsada por ellas. La iniciativa de: Las Brujas del Mar prendió ampliamente. Y es que una idea fuerza había madurado durante muchos años y se hizo realidad de manera notoria, ejemplar, dinámica. Aunque ya sabemos que no faltaron las chavas con aerosoles, martillos y hasta explosivos, uno de los cuales dejó con quemaduras de segundo grado a la reportera Berenice  Fregoso, de El Universal. Y por otro lado, el creador de la estatua de Francisco I Madero, Javier María, tomó con alegría la intervención de su obra frente al Palacio de Bellas Artes.

Hubo madres que iban con sus hijos en brazos; otras que llevaban a la familia y querían no separarse aunque era imposible; contingentes que en tres horas no pudieron recorrer dos cuadras; cuates que abandonaron sus grupos porque las  radicales coreaban: “fuera hombres” y decenas de escuelas que gritaban su nombre, lanzaban hurras y se disgregaban en la multitud.

Las consignas fueron variadas, pero “Ni una más”, “Estamos hasta la madre” y “La digna rabia” eran repetidas muchas veces. Las mujeres policías aguantaron lo mismo que las pintaran, insultaran algunas y elogiaran otras por su valor. Cinco de ellas, cuando menos, sufrieron lesiones.

Las marchas se llevaron a cabo en 60 ciudades del país con diversas intensidades. Y en el extranjero, según Aristegui Noticias, hubo alguna actividad en 40 países donde hay comunidades de mexican@s. Lo que muestra la globalización que alcanzó.

Que fue una diversidad, lo dejó claro que hubo clasemedieras, mujeres que han bregado durante años por cambiar este país, las participantes que están con el EZLN y hasta panistas arrepentidas por su desdén a estos movimientos por la igualdad, la libertad y en contra de la impunidad. Obviamente no todas coinciden en  algunos  objetivos, como el aborto, pero que salgan por su pie a reunirse con otras que veían con desdén, es un gran avance.

El 9 de marzo hubo un notorio paro en muchos lugares. 200 mil escuelas no trabajaron. En BBVA, el banco que más gana en México, de sus 18 mil 500 emplead@s, el 54 por ciento son mujeres, y no fueron a sus actividades. En el centro de la capital, los almacenes parecían viejos elefantes varados  y el Metro era algo increíble por tener asientos vacíos en todas sus líneas. Es decir, se logró la sororidad en esta ocasión. Algo que parecía imposible.

Las 20 Brujas del Mar se tomaron una foto para demostrar que han estado hace poco tiempo en acción pero ya dieron un jalón a una lucha que debe ser de todos. Y Arussi Unda, a quien se le fotografió con Felipe Calderón (éste no fue a la marcha pero tuiteó sus consabidas sandeces), dijo que era cierta la imagen pero señaló que lo importante es no recortar erogaciones gubernamentales a estancias infantiles, organismos que ayudan al cáncer uterino y  de mama y refugios para víctimas del machismo, algo que en Veracruz, no obstante un gobernador de Morena (Cuitláhuac García), es el signo característico.

Dos jonrones seguidos, los cuales no hacen que se gane un partido: la lucha por desterrar el feminicidio. El mismo 8 de marzo hubo 11 asesinatos de mujeres, entre ellos el de Nadia Verónica Saro, en Salamanca, Guanajuato, que dejó un testimonio escrito: lo hermoso que es  la vida, la necesidad de luchar por las mujeres y que sus parientes más jóvenes no sufran las calamidades de hoy.

Nadie puede detener una idea a la que le ha llegado su tiempo, dijo Víctor Hugo. Citado en un texto por Nadie Gassman, la encargada de Inmujeres de la Ciudad de México (La Jornada, 11 de marzo). Tiene completamente razón. Por eso no entendemos porque Andrés Manuel López Obrador insiste en no revalorar y darle impulso a este movimiento indispensable para las muchas tareas por venir.

Se requiere, pues, un registro de agresores sexuales, una fiscalía especial para mujeres, un censo casa por casa de la situación en que viven ellas (propuesta de Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México), que una buena cantidad de plazas sean exclusivamente para mujeres (planteamiento de la señora Irma Eréndira Sandoval, quien al principio estaba en contra de las movilizaciones) y muchas cosas más, aunque es básico ir contra la exclusión, ya que como dice Hanna Arendt: “La discriminación es el instrumento letal conque matar, sin dejar sangre”.

Una muestra de ello es que millones de féminas: desde las que trabajan en maquiladoras de Tijuana a las chambeadoras en diversos puestos de comida o de mercados, no pudieron manifestarse como hubieran querido porque había que llevar el pan a la casa.

Urge que López Obrador les haga caso a las mujeres de su equipo que secundaron el paro y ya no menosprecie a estos movimientos.

            Más cuando estamos ante dos problemas mayúsculos: la baja en los precios del petróleo, no obstante las coberturas que tenemos, sumamente limitadas, cuya caída puede llegar a los 20 dólares por barril (Fabio Barbosa, Facultad de Economía de la UNAM, en Pulso de Radio Educación, 11 de marzo), y la posibilidad que el coronavirus nos embista.

            La unidad en el país es indispensable.