Top Fake México

Fabrizio Mejía Madrid / Proceso
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

1. Tony Blair nos llama cobardes. Por alguna razón que quizás tiene que ver con que apenas mueve los labios para hablar, desde noviembre del año pasado en que fue invitado por la Coparmex, el exprimer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, es usado para que diga lo que nunca dijo. En mayo, se le modificó el audio a un video para que apareciera asegurando que, al igual que los británicos con el Brexit, México se había “equivocado” al votar por López Obrador. En realidad, Blair se refirió al tamaño poblacional de México que le permitía ser una potencia media. Pero un mes después, el 30 de julio, El Sol de México y El Heraldo de México reprodujeron un video trucado en el que llamaba a los mexicanos “cobardes y charlatanes” y “sin espíritu de lucha” por lo que, con AMLO, tenían el gobierno “que merecen”. El video original era contra Teresa May por su incapacidad para llegar a un acuerdo con el Parlamento sobre la salida de su país de la Unión Europea. Pero se usó en México contra los 30 millones de votantes de López Obrador y, un poco antes, contra los venezolanos y los colombianos. En Twitter, el exsecretario de Pasta de Conchos, Javier Lozano, llamó a “reflexionar sobre lo que dice Blair”. Luego, borró su exhortación.

2. Los hondureños desprecian nuestros frijoles. En medio de la crisis humanitaria en Tijuana, el 23 de febrero, apareció en redes sociales una fotografía de un migrante hondureño que sostenía una cartulina que decía: “En Honduras no comemos frijoles. Si vas a apoyar, que sea con algo digno”. La foto fue usada por el alcalde de Tijuana, Arturo González, para agitar la imagen xenófoba contra los migrantes del tipo “limosnero y con garrote”. Era la única forma de desprestigiar a los migrantes agolpados en Tijuana y otras ciudades fronterizas al representarlos corno mal agradecidos. La foto original estaba tomada en una protesta en Honduras y el cartel decía: “Quiero que mis hijos tengan una educación pública de calidad y sin represión”. El manifestante se llamó Roberto Gómez y había sido asesinado por la policía de su país en 2017.

3. Coches-bomba en Culiacán. En la crisis de la aprehensión de Ovidio, el hijo del Chapo Guzmán en la capital de Sinaloa, se filtraron a los medios institucionales televisión abierta incluida imágenes donde los enfrentamientos tenían mezquitas de fondo. Hubo una en particular, en la que estallaba un coche-bomba y que, originalmente, era de la detonación controlada de un dispositivo en Medellín, Colombia, en 2015. Hay algo en los ánimos de los que distribuyen noticias falsas que los lleva a desear el terrorismo. El 6 de octubre, por ejemplo, la filmación de un simulacro del secuestro de un avión de Interjet se hizo pasar por un secuestro real en el que lo mismo se empujaba la agenda contra la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que la incapacidad de la Guardia Nacional para proteger a los mexicanos. El simulacro se había hecho en el aeropuerto de Ciudad del Carmen, Campeche, pero se insistió, hasta que Interjet desmintió, que era en la Ciudad de México. En el caso del coche-bomba colombiano, un columnista de Milenio tituló su texto del 25 de octubre: “El 11-S mexicano”.

4. Richard Gere no se parece a sí mismo, pero sí a otro. El 14 de mayo, una reunión entre el actor Richard Gere y el presidente López Obrador se transfiguró en un cónclave secreto para exculpar al exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, investigado por los contratos irregulares a la empresa española OHL duran-te el sexenio de Peña Nieto. Todo residió en el relativo parecido físico entre los dos personajes. Pero no en el del alma: Richard Gere, budista y vocero hollywoodense del Dalai Lama, fue a Palacio Nacional invita-do por el cineasta Luis Mandoki a hablar de sus campañas contra el VIH en la India y su apoyo a la Fundación Melina y Bill Gates. De la semejanza física se pasó a la comprobación de una teoría deschavetada sobre el supuesto “acuerdo de impunidad” entre Peña Nieto y López Obrador.

5. Se acabaron las medicinas contra el cáncer. Durante agosto el tema fue el desabasto de medicinas. Un técnico en videojuegos que se autopropinó el nombre de usuario "Ninja Pollo" grabó un video en que se proclamaba “enfermero del Instituto Mexicano del Seguro Social” y expresaba con dramatismo la situación de los pacientes del sector público muriendo por la falta de medicamentos. Ante la andanada de desprecio que obtuvo, el “Ninja Pollo” tuvo que decir que lo que contó era de su experiencia hace 10 años en una clínica y hasta se cambió el nombre por “Estratega Digital”. Su video donde aseguraba que los pacientes muertos “por desabasto del gobierno de López”, sirvió para enlazarlo con una noticia falsa en el noticiario radiofónico de Ciro Gómez Leyva en el que “documentaba” la muerte de la niña Mariana en un hospital infantil del sector público que no contaba con los remedios contra el cáncer. Mariana había muerto el 5 de julio en su casa, después de recibir el tratamiento. La causa de muerte: hipertensión intracraneal.

6. Prohibido rezar. Entre el 7 y el 14 de agosto, Milenio en Monterrey agitó las aguas del conservadurismo reproduciendo una declaración del dueño de un colegio privado en San Pedro, Brillamont School: “Peligran los colegios católicos por la Reforma Educativa”. Según la declarante, América Ferrara, con un "posgrado en innovación y gastro-stuff”, el artículo tercero de la Constitución aprobado en el Congreso de la Unión restringía la educación religiosa en las escuelas privadas y, eventualmente, las haría desaparecer. En ninguna sección del nuevo artículo se leía tan herética intención.

7. Sobran votos, faltan votos. Durante la elección del 7 de noviembre de la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos la desesperación llegó a los golpes: el senador Gustavo Madero trató de impedir la elección tacleando a sus compañeras senadoras de mayoría. Terminó en el piso del recinto y hubo contracturas de algunas empujadas. Pero lo mejor vino cuando Acción Nacional distribuyó un video donde el jefe de la mayoría morenista, Ricardo Monreal, supuestamente depositaba dos votos en la urna transparente del Senado de la República. Había votado doble ese mismo día y así lo reprodujeron en sus redes sociales las senadoras del PAN. Unas horas después, la cuenta era al revés: faltaban dos votos. Al final ya nadie aclaró nada y, cuando se eligió a la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, algunos senadores depositaron “un barquito de papel, un avioncito y un sobre en blanco”.

8. ¡Vengan, nos van a reprimir! También de los senadores de Acción Nacional vino la noticia falsa de los anhelos más profundos: el 25 de noviembre, durante la marcha mexicana del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, los medios televisaron en vivo. Suponían algo insólito: que la policía de la Ciudad de México reprimiera las expresiones de las mujeres. Como no era así, la senadora López Rabadán subió un video en el que ella aseguraba que la estaban reprimiendo, pero todo lo que podía verse en la imagen eran policías formados y aburridos. Con las pintas en los monumentos de Paseo de la Reforma hechas por encapuchadas, los medios tuvieron su día de campo: ¿Por qué no interviene la autoridad? La idea era asociar a la jefa de gobierno con la represión y, si no, con la inacción. Y así fue.

9. ¡Guerrilleros en San Ángel! El 17 de septiembre de 2019 el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México conmemoró la lucha de los guerrilleros de la Liga 23 de septiembre y el accidental asesinato del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada, ocurrido hace 46 años. Llamó a los jóvenes de esa vía política armada de los años setenta, “valientes” y eso bastó para que la derecha inmisericorde pidiera la cabeza del director del instituto, el doctor Pedro Salmerón Sanginés. La ignorancia campeó en forma de una comparación imprecisa entre los guerrilleros de los setenta y “el crimen organizado” del calderonato. Los voceros de la derecha no reconocen todavía que la matanza del 2 de octubre en 1968 cerró todas las vías pacíficas para una generación que buscaba transformar al país. En medio de la ignorancia de una burbuja por la que no pasó el México armado contra un Estado brutal que desapareció, torturó y exilió a cientos de jóvenes, Ricardo Alemán difundió una fotografía en la que el periodista de La Jornada, Julio Hernández López, Astillero, fue asociado a un supuesto “grupo terrorista” que mató a un policía bancario en 1973. La fotografía era de otro grupo de detenidos y no del entonces dirigente estudiantil que, si bien fue detenido por unos días en su juventud, sólo lo fue por apoyar las luchas pacíficas del Frente Popular en San Luis Potosí.

10. Con Sansón a las Trumpadas. El mismo Alemán difundió la última de nuestras selecciones del año que termina: Evo Morales expulsado por la presión del fiscal de Estados Unidos. Cuando en medio de la crisis constitucional que generó la OEA en Bolivia y su presidente en funciones fue obligado a exiliarse en México (12 de noviembre), la derecha opinó que no debería aceptarse a los exiliados “socialistas” porque Estados Unidos se iba a enojar y estaba en riesgo la aprobación del nuevo tratado de libre comercio. Luego, se quejó del dinero que nos iba a costar como contribuyentes. Y, al final, después de un mes, cuando el presidente Morales decidió irse, aseguró que era por instrucciones del fiscal de EU que había estado en México, William Barr, el 5 de diciembre. Las razones eran otras. “El hijo de Evo Morales lo esperaba en Argentina. ¡Feliz 2020!