Las cooperativas sin apoyo ni política propia

Francisco Salinas Ríos / Juicios y prejuicios
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     www.ann.com.mx     www.facebook.com/agencianacionaldenoticias

La razón de que las cooperativas sean la perspectiva que puede ofrecer mayor empleo, es porque la lógica del cooperativismo no es obtener más y más utilidades sino satisfacer necesidades, Y Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, publicó recientemente que la empresa del futuro en la escala planetaria es la cooperativa, afirmó Mario Rechy, especialista en cooperativas.

“Una de las necesidades fundamentales de nuestro país y de la economía nacional y en general de todas las economías, es el empleo. Y las empresas de lógica privada lo que persiguen es más y más utilidades. Y el lucro se contrapone con el empleo. Toda empresa privada se inclina por el lucro y desdeña el empleo”.

Lamentablemente, dijo Rechy Montiel, “en nuestra situación actual, el sector público no está apoyando al sector social. Los megaproyectos no son el sector social, son concesiones o contratos con empresas privadas, que evidentemente van a tener muchas utilidades. El sector público ha privilegiado los megaproyectos y carece de una política diferenciada de apoyo al sector social y al privado”.

Entrevistado en televisión por internet en el programa Revista ANN de Orbe Network, el también antropólogo subrayó que el sector público debiera tener, debiera porque eso es lo que normativamente corresponde, una lógica de atención a las necesidades públicas, y en el público incluimos a los sectores diversos de la economía y de la sociedad. El sector público debería servir tanto al sector privado como al sector social. Estableciendo políticas claramente diferenciadas para uno y para otro, cosa que no suele hacer.

Refiriéndose a lo que sucedió en los últimos 30 años, el sector público en lugar de mantener una política imparcial de apoyo hacia todos los miembros participantes de una economía o una sociedad, suele apoyar al sector privado. Esa es una de las características del neoliberalismo.

Por cierto, en nuestra situación actual, el sector público no está apoyando al sector social. Los megaproyectos no son el sector social, son concesiones o contratos con empresas privadas, que evidentemente van a tener muchas utilidades. Se pretexta o argumenta que van a ofrecer un servicio y a generar empleos lo dice subrayando, pero generar empleos dentro del sector de los megaproyectos no es el tipo de empleo que se requiere porque no necesitamos que se creen empleos de mucamas o de personas que atienden el sector turístico”.

Lamentó que el sector público ha privilegiado los megaproyectos y carece de una política diferenciada de apoyo al sector social y al privado, pero una cuestión fundamental es crear empleos, por ejemplo, en la producción de alimentos, en la transformación de alimentos, en la conservación de alimentos. México está importando la mitad del maíz y más de la mitad del frijol (que consumimos), México es uno de los países más dependientes por la vía de la alimentación, y no hay una política de apoyo o de incentivos para la producción de alimentos, para la conservación de alimentos.

El sector social tampoco tiene una política propia. Desde Salinas que destruyó la unidad entre el ahorro y la inversión productiva, el sector social como tal no se ha recuperado, no han establecido una política de inversión de su propio ahorro en proyectos sustentables que respondan a las necesidades de sus socios o en general.

Algunas cooperativas lo hacen, pero es una excepción. Eso en cuanto a la lógica que responde al sector social. Hay otra parte del mismo sector que es la economía de los pueblos originarios que en general producen para satisfacer (sus) necesidades. No niego que algunos miembros de los pueblos indígenas sean empresarios privados, pero no es lo característico. Los pueblos originarios que tienen propiedad común en la tierra aprovechan los recursos de los que disponen para el bienestar de su propia comunidad.

Hay un proyecto que es el Tren Maya que supuestamente va a hacer el gobierno para beneficiar a los pueblos originarios, qué nos dices.

No, desde luego que no es cierto, es una falsedad absoluta. Los pueblos originarios nunca solicitaron el Tren Maya, nunca solicitaron esa forma de comunicación. Los pueblos originarios lo que querrían es que se les consulte en que debe invertirse en las áreas en las que ellos viven. Bajo su autodeterminación y su autonomía. Eso no quiere decir que no haya algunos indígenas vinculados o ligados al mercado y a los servicios turísticos que pudieran apoyar un proyecto de esa naturaleza, pero no es el conjunto, son casos aislados o manipulados. Porque también llega alguien y le dice: te voy a pagar el programa Sembrando Vida, ten tu feria y ahora vente a votar para que apruebes el Tren Maya, y de esa manera se puede simular que se está obteniendo el consenso.

Pero decías fuera de cámara que Sembrando Vida es vamos a sembrar árboles que después el jefe de la Oficina de la Presidencia va a ser el que va a explotarlo.

De hecho, sí, Alfonso Romo es uno de los beneficiarios del proyecto de plantación, como otro empresario, Rogelio Jiménez Pons que es titular del Fonatur, será beneficiario del corredor transístmico en la medida que él ya construyó un puerto privado del lado de Dos Bocas, Tabasco.

Pero aparte es Jiménez Pons el que se va a encargar del proyecto del Tren Maya.

Bueno, Rogelio es un empresario muy capaz, pero empresario privado, no tiene nada que ver con el sector social, y en el Tren Maya no tiene a nadie que se ocupe de la cuestión social, es una simulación, por eso se oponen los pueblos actualmente a ese megaproyecto.

          Hay elementos o proyectos que se pueden adecuar o adaptar a los intereses de los pueblos originarios, pero para eso hay que empezar por reconocerlos y acercarse a ellos, y aceptar sus intereses, y adecuar las cosas a lo que los indígenas dicen. Y hay cosas que no van a aceptar y no se pueden hacer y no se deben hacer. Ahora con un crecimiento cero y menos cero, vamos a ser una economía que no crece.

Desde luego que ese es un problema, las economías tienen que tener excedentes, pero en esta economía que no crece hay quien gana dinero y si hay alguien que gana dinero quiere decir que hay alguien que pierde dinero porque si no creció se está transfiriendo de una parte hacia la otra.

Y podría ser en el otro sentido, podría estar ganando o perdiendo el sector más pudiente o quien se ha beneficiado de la estrategia económica los últimos 38 años y podría estarse transfiriendo el excedente económico al sector más empobrecido o necesitado, lo cual tampoco ocurre porque lo que hemos visto es que se han perdido empleos, aunque según otros datos lo subraya haya más empleos que todos sabemos no es cierto, hay cada vez menos empleos y hay recortes hasta en la administración pública.