Estrés, mal de las sociedades modernas

Élfego Bautista Pardo / Así es el Derecho
http://www.forumenlinea.com/    https://www.facebook.com/forumenlinea

En este siglo XXI, escuchar la expresión “estoy estresado” es casi pan de cada día, debido al estilo de vida impuesto en las sociedades modernas, plagadas de contaminación auditiva, visual, largas jornadas laborales y horas de tráfico para llegar a cumplirlas, desintegración de núcleos familiares y el interés individual por sobresalir en los ámbitos profesional, académico y económico.

Ese conjunto es agobiante y puede originan reacciones psicosomáticas, como colitis, gastritis, reflujo y aun trastornos psicológicos graves.

Si bien son diversas las fuentes de este llamado “mal silencioso de la modernidad”, un sector de la población e incluso especialistas identifican gran parte de ellas en las condiciones laborales de los individuos. Atendiendo a ello se formuló la Norma Oficial Mexicana 035, que entró en vigor el pasado 23 de octubre, aunque fue publicada un año antes.

En ese entonces la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, fuente de esa NOM,  indicó que el reto será hacer de ésta “un punto de partida para fomentar espacios de trabajo libres de estrés, donde se colabore con entusiasmo y se consiga mayor productividad.”

Norma Oficial Mexicana (NOM) es la regulación técnica de observancia obligatoria, expedida por las dependencias competentes, con la finalidad de establecer las características de los procesos o servicios cuando puedan constituir un riesgo para la seguridad o dañar la salud de las personas; las hay relativas a terminología y las que se refieran a su cumplimiento y aplicación. La NOM que nos ocupa fue expedida por la Secretaría del Trabajo y debe ser revisada cada cinco años.

Su objetivo es establecer elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial; crear un entorno organizacional favorable en los centros de trabajo, que promueva el sentido de pertenencia –amor a la camiseta--de los trabajadores a la empresa; la formación para la realización de las tareas encomendadas; definición precisa de responsabilidades; participación proactiva y comunicación entre trabajadores; distribución adecuada de cargas laborales, con jornadas de trabajo regulares; la evaluación y el reconocimiento del desempeño.

Considera como factores de riesgo aquellos que pueden provocar trastornos no orgánicos, la ansiedad, interrupción del ciclo sueño-vigilia, estrés grave y desadaptación, derivados de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo.

Esta NOM es de observancia obligatoria en toda la república y establece obligaciones a los patrones según el  número de empleados con que cuente, entre éstas adoptar y aplicar política de prevención de riesgos sicosociales que incluya la prevención de factores de riegos sicosociales, la violencia laboral y la promoción del entorno organizacional favorable; atender practicas opuestas y actos de violencia laboral; identificar a los trabajadores sujetos de acontecimientos traumáticos y canalizarlos para su atención.

Asimismo deben proporcionar a trabajadores información acerca del estrés y las causas, adoptar medidas y acciones de control, practicar exámenes médicos y evaluaciones a los trabajadores, además de llevar el registro de los trabajadores sujetos a acontecimientos de violencia o traumáticos.

También obliga a implementar acciones que prevengan los factores de riesgo, impulsen el apoyo social, de difusión de la información y la capacitación, y creen mecanismos para la recepción de quejas, entre otras.

El espíritu de esta norma es loable, pero debemos considerar que las causas del estrés van más allá de lo laboral, pues en gran parte dependen de las interacciones personales, la superación individual, la vida en familia, e incluso la alimentación. No obstante, será interesante ver cómo impacta en los trabajadores y en la productividad en los centros de trabajo.

En mi opinión personal, si bien en algunos casos las condiciones de trabajo pueden agobiar a determinadas personas, debemos considerar que el tener un empleo evita el estrés, que muchas personas desean o necesitan estabilidad emocional y económica, la cual se consigue sólo si se tiene trabajo permanente, es decir ingreso económico seguro constante. Por ende, todos debemos apoyar las políticas públicas tendientes a crear fuentes de trabajo con salario remunerador.