Noventa y tres Rosarios para Jesús

Teresa Gil / Libros de ayer y hoy
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El segundo documental del videoasta Salvador Díaz Sánchez sobre Rosario Ibarra de Piedra,  se llamó  Ochenta Rosarios para Jesús. El primero, ganador del Ariel en 1983, fue Los encontraremos. El segundo se lo dedicó a los 80 años que acababa de cumplir la luchadora social quien fue galardonada con la medalla Belisario Domínguez de este año. Ambos documentales son extraordinarios. En el del cumpleaños aparecen escenas de una Rosario llena vida; hermosa, en plena  juventud. En sus clases de danza en el norte. Con una familia llena de alegría y esperanzas para el futuro. Nadie auguraba la tragedia que se avecinaba. La desaparición de Jesús Piedra Ibarra se dio como consecuencia de la muerte de un policía en 1974. Se han dado desde entonces muchas pistas, hay quienes aseguran haberlo visto vivo en una cárcel militar, pero después la pista se perdió y solo quedó una lucha de 45 años en la que ha habido de todo: participación activa por los desaparecidos, perseguidos y exiliados, utilización de la política como candidata, para denunciar al país y al  mundo la situación que ha vivido nuestro México, en el que los más afectados  sobre todo por la represión, han sido los jóvenes.

La voz del historiador Salmerón trajo a la actualidad la Guerra sucia

La desaparición de Jesús Piedra Ibarra se inserta en la cruenta y represiva Guerra sucia que escenificaron Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría. Las declaraciones del historiador Pedro Salmerón, al referirse a los jóvenes que participaron en la muerte del empresario Eugenio Garza Sada como “jóvenes valientes”, causó la polémica en torno a la muerte de ese empresario presuntamente sacrificado por la guerrilla y por otra, la idea que se levanta en torno a la utilización del hecho de parte de Luis Echeverría para ultimar al hombre de Nuevo León. Olga Sánchez Cordero encabezó en días siguientes un acto de perdón a las víctimas de la Guerra sucia en una intención de ir limando circunstancias y abrir cauce  a un cambio. Los gobiernos anteriores nunca se interesaron realmente en doña Rosario. Ella, una mujer mayor, en reposo actualmente, mantiene su postura de más de cuatro décadas en el organismo que formó con  otras  madres que también perdieron a sus hijos, Eureka. Ella sabe que su hijo como muchos otros, asumieron esa posición conducidos por un sistema injusto, represor, corrupto que se ensañaba sobre todo en los jóvenes. Su lucha y reivindicación de esa juventud agredida fue larga y a veces tortuosa por la incomprensión de los gobiernos; su voz fue dura. Fue víctima además de menosprecios y desalojos. Realizó huelgas de hambre y plantones. Ligada al partido trotskista PRT, fue candidata por primera vez a la Presidencia de la República en 1982 y de nuevo en 1988, cuando defendió el triunfo robado a Cuauhtémoc Cárdenas. Ha sido diputada federal y en 2006 fue senadora por el PRD

Cuatro veces candidata al Nobel de la Paz

Como el personaje que es, conocida en diversas partes del mundo, ha sido propuesta cuatro veces al Premio Nobel de la Paz: en 1986, 1987, 1989 y 2006. Pero una de las cosas que más la enorgullecen es la Biblioteca Popular que lleva su nombre en Naucalpan: Rosario Ibarra de Piedra. En su cierre de campaña,  Andrés Manuel López Obrador le hizo un reconocimiento y declaró que votaría por ella. Es una de sus asesoras. Se ha escrito mucho sobre ella. Yo le hice entrevistas y en una, que se negó a darme por lo que consideró razones obvias, yo le había preguntado que pensaba de los casos de mujeres que extinguían a sus hijos como un caso famoso que se ventilaba en esos días. Y ella me dijo abiertamente: Nosotros los buscamos vivos.

 

 

Pleitos viles y el triste destino de los ídolos

Teresa Gil / Libros de ayer y hoy
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Según Jorge Luis Borges, un muerto no es un ser humano. Es lo que queda de ese ser humano. Pelearse por él, como aves de rapiña, es faltar al respeto de lo que aquel humano fue. Por su parte, todo casado debe recordar, que muerto el cónyuge, la relación de pareja se ha acabado. El llamado supérstite se convierte en soltero. Por lo tanto a menos de que haya decisión por escrito del fallecido, el vivo no tiene  ningún derecho a decidir sobre el destino de un cadáver. La polémica que se está dando en el caso del cantante José José, acerca de un cadáver que se esconde, se sustrae, se convierte en cenizas y se divide y provoca un escándalo público, no solo es una falta de respeto a la persona que dejó de existir, sino que viola leyes que aunque la muerte haya ocurrido en el vecino país, éste puede tener vigentes también porque en buena parte son internacionales. Los derechos que tenga la llamada viuda, son otra cosa. Trataré un poco el tema de la viudez en general, que suele abordarse desde una concepción bíblica, vislumbrando a la pobre viuda que no siempre lo es tal. Las leyes caen en esa provocación, pero no hacen excepciones que serían muy importantes. Están los derechos que tiene por el contrato matrimonial; si era por bienes mancomunados, le corresponden, en estimados del 50 por ciento, y la parte absurda a mi entender, que le toca por el resto de lo que creó la sociedad conyugal. Por otra parte, como soltero, el cónyuge vivo no tendría por qué recibir la pensión de viudez que le conceden las leyes, porque es producto de una persona que la ganó a nivel individual por su trabajo y al morir, el derecho debe desaparecer a menos que haya menores que la deban recibir hasta su mayoría de edad. Esa pensión siempre se ha discutido por injusta, en países en donde millones de mujeres son divorciadas, dejadas o madres solteras y jamás recibirán esa pensión pese a que se han desempeñado igual en una doble o tercera jornada. Es una iniquidad porque favorece a las que cumplieron ese requisito legal que ya las premia con el porcentaje del contrato y tiene orígenes conservadores impulsados por instituciones que promueven el matrimonio y la familia tradicional. Para hacer justicia, se ha propuesto una pensión universal que arrope a viudas y solteras tema que no ha tocado AMLO en la creación de pensiones y cuya discusión aparece de vez en cuando, pero no avanza.

Las herencias de los ídolos, motivo de escándalo, insultos y robos

Hay ídolos populares que han dejado una cauda por varias generaciones y que no se sabe cuándo terminarán si se supone que esas generaciones solo tienen validez genética hasta la cuarta. Pedro Infante murió hace más de 62 años cuando había rebasado los 38 años. Tendría 100 pero aún siguen saliendo sobrinos una de ellas apareció hace poco y familiares que quieren seguir explotando su nombre. Ninguno ha podido con el paquete de su talento. De cierta manera ha ocurrido con  Jorge Negrete aunque en menor escala. El pleitazo por los bienes de Juan Gabriel ha sido un acaecer miserable desde que murió y lo mismo se ve con otros personajes aquí y en otros países. A María Félix le hicieron la afrenta de exhumarla porque un hermano que quería parte de la herencia, urdió la trama de que la habían matado. Como en aquella descripción de Alejandro Dumas hijo, sobre Madame Duplessis La dama de las camelias que ella representó en el cine, se vio su hermoso pelo negro lleno de ondas, brillar ante los forenses, a muchos meses de haber muerto. El hermano ambicioso consiguió un pago por su abuso e intrepidez. En el caso de José José, hay hijos que ya se anuncian como cantantes y hay esa viuda mencionada tantas veces y otras mujeres que quedaron en el camino  y salen a recuperar fama, a las que se suman artistas  del espectáculo, en medio de una batahola de escoria, que lastima a un hombre como el cantante a quien han  descrito como un ser bondadoso, gentil y lleno de generosidad.

La vedova nera (viuda negra), un tema universal en la vida y la literatura

El de la viuda negra es un tema de siglos y tiene mucho que ver la trama truculenta que envuelve una gran fortuna. Una mujer astuta busca hacerse de esa fortuna y utiliza los recursos más infames para lograrlo. La clásica se compone de cuatro personajes, la mujer y su marido un pobre diablo, un hombre rico que aparece en escena y se interesa en la mujer y un pobre muchacho enamorado de ella que es usado como instrumento para matar al marido. Ella lo culpa, y tras dejarlo en la cárcel, corre a los brazos del rico. En cierta ocasión mencionamos aquí Asesinato en el campo de golf  (Ediciones Orbis, 1984) una de las primeras novelas de Agatha Christie, en la que se toca el tema con variantes modernas como la hija vengadora de la viuda y la esposa de aquel joven asesino ahora resucitado en un poderoso empresario, Pablo Renauld. Todo se mueve dentro del esquema clásico y como suele suceder en esas novelas más cuando están insertas en la novela policial, todos los malos pagan su delito. La escritora inglesa busca incluir otros aspectos clásicos de ese género, el del doble y lo introduce con tanto éxito que uno de sus personajes centrales, el capitán Arthur Hasting termina casándose con una de esas dobles. Un final feliz que no creo que lo haya dentro de la familia de José Rómulo Sosa Ortiz, como realmente se llamaba José José.