¿Quién quiere ser mi amante?

Teresa Gil / Libros de ayer y hoy
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

No es una promoción personal a mis setenta y tantos años. Es solo aquella pregunta parecida y tan insistente que hacía Camilo Blanes (Camilo Sesto), a un auditorio internacional en el que lógicamente había alguien especial. Los años setenta ya se prestaban para esa pregunta atrevida y más cuando las luchas femeninas y del movimiento gay, se entronizaban, con demasiados remilgos de los conservadores, y no pocas agresiones y muertes de homosexuales. Decenas de canciones compuso Blanes, un  hombre de una belleza singular, con un aporte baladista que después se mezcló con ritmos más complejos, pero que en ese  momento, a fines de unos años sesenta tan conflictivos, retrocedían a un mundo romántico que se había extinguido a fines del siglo XIX. Muchos honores tuvo en su vida, premios  e insidias de un medio envidioso, pero él siguió componiendo una larga lista que en su  momento 52 de ellas, estuvieron  en el número uno. Llegó a vender más de 100 millones de discos de esas composiciones ¿Quién no soñó con aquel muchacho privilegiado?, tal vez los jóvenes que miraban al cantante de cabellos largos lanzando sus lastimeras melodías en una década también convulsa en la que se hacía noticia viral sin redes, el asesinato de Salvador Allende por un usurpador asesino como Pinochet y años más tarde la muerte del dictador español Francisco Franco.

La creación musical y la permanencia del compositor

En la larga etapa de las canciones lanzadas a la fama, México siempre ha distinguido entre el compositor que da sus canciones a quien las canta y el que compone y canta como Álvaro Carrillo, Agustín Lara, José Alfredo, Juan Gabriel, Ferrusquilla y otros que han quedado en la cima de nuestros talentos musicales en música popular. En otro plano estaban y están, los de voces privilegiadas que matizan esas composiciones y las hacen populares. Algunos son extraordinarios en la canción popular como lo fueron en sus momentos Lucha Reyes, Jorge Negrete, Pedro Infante, Javier Solís, pero pasados sus tiempos de cantantes y ya desaparecidos, algunos permanecen en las pantallas y discos en tanto la creatividad de los generadores de sus ritmos y canciones enaltece a los compositores, pero raras veces están presentes. Por desgracia muchos de ellos ni siquiera son recordados. ¿Dónde está por ejemplo el recuerdo de Gonzalo Curiel? Muchos cantantes como Luis Miguel han hecho su fama y su fortuna de esos creadores y en general la mayoría de los famosos por su voz y sus canciones echan mano del músico auténtico y sus composiciones, para lanzar sus voces al aire. Rara vez se les reconoce. No es el caso del compositor y cantante que llenó las dos facetas: Camilo Blanes y Camilo Sesto.

De Camilo a Macedonio Alcalá y su Dios nunca muere que despidió a Toledo

Se escucharon permanentemente en la radio las canciones de Camilo Sesto el día 8 de septiembre al conocerse la noticia de su muerte. Igual que la de Francisco Toledo, su muerte impactó, de diferentes maneras, a grandes sectores de su país y del mundo, en especial Latinoamérica. Horas antes en la despedida del gran pintor oaxaqueño, la música de Macedonio Alcalá, con su famoso vals Dios nunca muere acompañó su último adiós. Macedonio fue recientemente homenajeado por el gobierno oaxaqueño al cumplir sus 145 años de haber nacido. El, como gran compositor no ha muerto, ni su música, como el dios que invoca. De la música de Camilo Sesto ¿quedará un largo recuerdo? Es probable que sí. Llenó una época, creó un estilo y lanzó canciones que quedarán en el aporte musical en su país y otros. En estas apreciaciones a vuelo de pájaro en un universo de grandes músicos e intérpretes, vale recordar que muchas de esas creaciones dieron títulos y generaron libros. Uno famoso, es el de Ángeles Mastreta Arráncame la vida (Seix Barral, 2008) a partir del título de una canción de Agustín  Lara, que ha sido impreso varias veces y llevado al cine. Es la visión de la escritora poblana de un cacique de todos conocido, que se añade a esos personajes incontrolables, desbocados, asesinos en buena parte, que ha creado el poder en determinadas etapas de la llamada democracia y que han llevado al papel grandes escritores. Olvidemos a esos seres nefastos con parte de una canción de Camilo, en la que, como paradoja a su gran éxito, lamenta lo poco que le dejó la vida:

Todo por nada

La voz desnuda de la vida
me cambió, todo por nada
se van mis días
y en  mis noches no hay calor
no tengo nada,
sólo una lágrima en mis ojos
que te buscan
y tú no estás.

 

El Chapo y como limpiar el dinero del crimen

Teresa Gil / Libros de ayer y hoy
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Si realmente se rescata de las manos ambiciosas del gobierno de Estados Unidos la gran fortuna que acumuló Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, no será un lavado en este caso, sino una limpia total. De suceder y el gobierno mexicano tiene éxito, ese caudal iría a las comunidades indígenas. El persistente mecanismo del crimen organizado de introducir en la vida legal y muchas veces institucional, el producto de sus crímenes, ha sido parte de su convivencia con los poderes y con sectores del empresariado y la propia sociedad y el conocimiento de la protección de determinados grupos de parte  del Estado. Siempre se ha hablado de la preferencia de gobiernos por favorecer a esos grupos dentro de la gama inframundo que se mueve en México. En muchos países no es novedad y el caso de Silvio Berlusconi en Italia, amo del underground, vinculado con la mafia, es bien conocido. Mario Puzo, autor de El padrino (Librería Gandhi, 2009) ponía énfasis en esa división que opera en los grandes negocios criminales, su relación con el poder y la necesidad de que haya funcionarios abiertos que den la cara, para mostrar los muchos rostros que tiene la vida criminal. En México las fugas del Chapo siempre estuvieron sometidas a cuestionamientos desde la época de Vicente Fox y más la última cuando Enrique  Peña Nieto con todo su gabinete se encontraba en el Vaticano y el propio encargado de los asuntos de seguridad interna, el ahora senador muy dado a cuestionar, Miguel Ángel Osorio Chong, tuvo que regresar aparentemente sorprendido, para aquilatar la maniobra. Se menciona que en esa fuga se invirtieron 50 millones de pesos, ¿quién los recibió?

El señor de los túneles cavó uno muy hondo en el crimen mexicano

El argentino Ernesto Sábato hubiera escrito varias novelas con las historias de túneles –75 a lo largo de la frontera, más los internos, que se le atribuyen al Chapo. Claro que su novela El túnel escrita en 1948, lo considera como un simbolismo pero siempre puede hallarse algo simbólico también, en un pobre cuyo padre sembraba las flores del opio y él mismo empezó a sembrar mariguana a los quince años y que llegó a ser tan poderoso lavando dinero en empresas de todo tipo y con conexiones con  el crimen  organizado de buena parte del mundo. El ejemplo de Berlusconi no anda muy lejano, ya que así como se habla de la intervención de Guzmán Loera en más de 250 empresas solo en México e incidencia en compañías de seguros, de gas, de  farmacias, empresas agrícolas, etcétera, aquel se ha movido en la tabla sinuosa de la ilegalidad, aunque su gran fortuna lo ha llevado a ejercer la política a los más altos niveles. Además, a diferencia del mexicano su fortuna está plenamente identificada y organizada por sectores. El Chapo no necesitaba el poder directo porque algunos de sus adalides lo ejercían en la parte que se asomaba como narcoestado. Recuperar  al menos un  porcentaje de la fortuna que amasó Guzmán Loera con sus crímenes, aunque parece insólito, no hay peor lucha que la que no se hace. Y el gobierno la emprenderá como ha dicho el presidente López Obrador. Miles de víctimas de los crímenes, pueblos abandonados y otros devastados, merecen recibir partes de esa fortuna. Es una forma de reivindicar a esas víctimas. Forbes señaló en varias ocasiones cuando lo tuvo durante cuatro años entre los hombres más ricos del mundo, que su fortuna podría ser de mil millones de dólares, pero hay quienes calculan esa fortuna en 14 mil millones de dólares. El gobierno de Estados Unidos ha fijado como pago económico multa, sanción o restitución a la justicia, 12.6 millones de dólares.

Ganancias de drogas pertenecen a la calle: Kidd Keo en Quadratín

Las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador de que el gobierno mexicano ya inicia el proceso de recuperación de la fortuna que acumuló el Chapo con sus crímenes y las presuntas declaraciones de éste, de que el dinero lo donará a las comunidades indígenas, cambia la vieja perspectiva del enriquecimiento personal de funcionarios y la gran riqueza también acumulada por los gobiernos pasados. Pero el asunto va a llevar a un largo camino por la intención gringa de apoderarse de parte de los dineros. En ese inter, el actual gobierno, según informes del titular de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, tiene el complicado problema de enfrentarse con áreas criminales que están enquistadas incluso en cuerpos policiacos y otras autoridades. En el primer número de la revista Quadratín que fue presentada el pasado 30 de agosto como parte de la extensión de esa empresa digital a un medio escrito tiene otros en el interior del país en sus franquicias, se publica una entrevista con el músico español considerado líder del sonido trap en Europa, Kidd Keo, en la que  hace observaciones muy puntuales sobre qué sucederá con el dinero que se obtenga en el caso de la venta de mariguana, por ejemplo, tomando en cuenta el origen real de ese reducto económico. En la entrevista con César Fabián Pérez, no solo se refiere al dinero, profundiza en la complejidad de legislar drogas, la intervención que tendrá el Estado en los resultados y cómo plantear a una población que en muchos casos no conoce el asunto, el que una droga se convierta en legal solo por la estructura de una ley. Si se parte de que habrá límites a esos consumos con sus debidas advertencias, la postura del cantante es válida, pero hay que considerar que finalmente la importancia de legalizar tiene como fin parar la gran carrera criminal que en el caso de México ha generado tantas muertes, víctimas y miseria. Abrir algunas drogas a su consumo controlado  tiene que  plantearse con tiento y limitaciones como sucede con otros vicios como el alcohol, el tabaco, etcétera. El cantante tiene claro, además, que deben ser los afectados los que se beneficien de la intervención estatal: “...legalizar la droga, pero que las ganancias no lleguen a manos de la misma gente del Estado porque es algo que pertenece a la calle, siempre lo ha sido”.