La única verdad es que ellos querían sacar a
Lula de las elecciones: Lurian, hija del preso

Valeria Fariña / Resumen Latinoamericano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lurian Silva es conocida, por muchos, como la hija de Lula. Sin embargo, ella tiene su propia historia como mujer militante, un recorrido que la une de manera muy especial a su padre.

Periodista, madre de dos hijos y abuela de una hermosa niña, Lurian Silva trabaja actualmente en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro y es presidenta del Partido de los Trabajadores en la ciudad de Niterói.

Hace ya varios meses que ella se encuentra recorriendo distintos países, en el marco de la Campaña Lula Libre, y en septiembre, llegó a Buenos Aires, para participar del II Encuentro Americano: Derechos Humanos para la Patria Grande, organizado por la Liga Argentina.

En el acto por la libertad de las y los presos políticos, organizado por el II Encuentro, el 5 de setiembre, Resumen Latinoamericano conversó con ella y allí coordinamos esta entrevista para conocer y difundir, más a fondo, lo que está sucediendo en Brasil y la situación política y jurídica en la que se encuentra actualmente Luis Inácio Lula da Silva.

         Y así fue. Unos días más tarde, nos reunimos con Lurian, en un café de Buenos Aires, donde nos regaló algunos relatos. Compartir un encuentro en un espacio público pequeño, es un lujo que ella ya no puede darse en su país, nos confesó. Es que la restricción de la vida social hace parte de la terrible atmósfera que se está viviendo en el régimen fascista, instalado desde el 1 de enero de 2019. Hablamos del miedo, de la persecución, de cuánto atentan contra la vida los sistemas totalitarios, y de cómo su familia y sus compañer@s han resuelto resistir. Ese el camino político para enfrentar el odio y la barbarie, nos cuenta Lurian. Y con una sonrisa que ilumina su rostro enfatiza: “Mi padre sigue fuerte, y siempre nos dice que hay que seguir luchando y resistiendo”.

Lurian, ¿si pudieras sintetizar en algunas palabras lo qué ha significado para el pueblo la llegada de Bolsonaro al gobierno, que nos dirías?

—No me siento representada por Bolsonaro, no es mi gobierno, no es mi presidente y nunca tuve expectativas, más bien tengo vergüenza. Lo siento por las personas que se equivocaron, por las que fueron engañadas, porque todos los brasileños están perdiendo sus derechos. En Brasil, estamos atravesando por la destrucción de todas las políticas públicas que se venían implementando, y el país está perdiendo su soberanía porque el gobierno es entreguista, y no tiene un proyecto. Creo que en la región no hay nada peor que Bolsonaro. Es un gobierno esquizofrénico.

¿A nivel jurídico hay algún tipo de cambio positivo en la situación en que se encuentra Lula?

—La defensa había pedido el aplazamiento de las condenas, antes de que el medio The Intercept Brasil publicara las conversaciones mantenidas entre el exjuez Sergio Moro y los fiscales del Lava Jato, donde aparece cómo coordinaron la condena y las falsas pruebas contra Lula. Para nosotros toda la información de The Intercept no es ninguna novedad y afirma lo que ya habíamos dicho. La novedad es la crueldad de los mensajes, cuando por ejemplo, se ríen de la muerte de Marisa, que era esposa de Lula, de la muerte de mi tío o de la muerte de mi sobrino. La única verdad de ese tema es que ellos querían sacar a Lula de las elecciones. Nosotros esperamos que se cancelen y se anulen todas las condenas hechas por el juez Moro, y que Lula vuelva a su casa porque es inocente. Y quizás que pudiese hacerse un nuevo juicio, que fuese realmente correcto.

¿Cómo ves la reacción que está teniendo el pueblo brasileño contra Bolsonaro?

—Hay protestas de la izquierda, pero se nos está haciendo difícil llegar a más personas para que se sumen a las movilizaciones. Hay muchas personas que ya no creen en Bolsonaro, pero tienen miedo, y otras o prefieren no tener exposición, o tienen ciertas comodidades o confort que aún no están dispuestos a abandonar. Es decir, muchas personas tienen noción de lo qué es Bolsonaro, pero aún no salen a las calles. Eso es un proceso a ser construido.

¿Hubo protestas estudiantiles en estos últimos tiempos?

—Sí, los estudiantes hacen movilizaciones desde el comienzo del gobierno de Bolsonaro. Han conseguido movilizar a grandes grupos de varios frentes partidarios, incluso de muchos no afiliados partidariamente, y consiguieron el apoyo y la conciencia de muchos estudiantes que se rebelaron contra la política de Bolsonaro.

¿Hay alguna novedad del asesinato de Marielle Franco?

—No. Sigue faltando la respuesta para su familia y para nosotros.

Estuviste participando en el Encuentro Americano por los Derechos Humanos y allí comentaste que hay mucha persecución hacia tu familia, ¿podrías detallarnos que están viviendo?

—Mi familia, mis hermanos, mi hija, todos estamos enfrentando la dificultad de tener trabajos, y esto no es sólo por lo difícil que está el mercado, sino sobre todo, porque no quieren darle trabajo a alguien que pertenezca a la familia de Lula. En el caso de los más pequeños de la familia, sufren cotidianamente un bullying muy fuerte, y nosotros, los adultos, no estamos teniendo vida social, esto que hacemos aquí ahora de salir y tomar un café no podemos hacerlo más en Brasil porque no sabemos qué puede pasarnos. Yo si salgo a algún lugar intento que sea a lugares donde haya mucha concentración de público, para poder evitar que nos agredan verbal y físicamente. Y cuando salimos a actividades, lo hacemos en grupos, para protegernos.

Bolsonaro también encarceló a algunos militantes que se solidarizaron con Lula, como por ejemplo a miembros del Partido de los Trabajadores. ¿Qué sucedió y en qué situación se encuentra este asunto?

—Sí, también es el caso de las personas del Movimiento Sin Techo y del Movimiento Sin Tierras. Bolsonaro dijo en la última semana “Vamos a exterminar a todos los rojos”. Ésta es la situación.

Has reafirmado que tu familia ante esta situación no va a abandonar el país. ¿Por qué?

—No es la alternativa salir del país y dejar a mi padre y a todos los presos políticos. A no ser que hubiese una emergencia límite que amenace la integridad física, pero no estamos ante esa necesidad, así que no puedo pensar sólo en mí, ni de una manera individualista.

La solidaridad con Lula crece internacionalmente, ¿qué espacios existen?

—Son muchas las manifestaciones que se han hecho en solidaridad con mi padre, mucho cariño, mucho ofrecimiento de ayuda, y no sólo para los familiares sino también para el Instituto Lula. Hoy el instituto tiene todas las cuentas bancarias bloqueadas, así que vive de donaciones de las personas que voluntariamente aportan a la causa. También tenemos que decir que hay muchos brasileños en el exterior, que no tienen vinculaciones partidarias, y que crearon Colectivos Lula Libre. En Nueva York, por ejemplo, hay dos colectivos, y también aquí en Argentina. Yo fui a Nueva York invitada por esos colectivos y fue una muy buena experiencia. Además, hay colectivos en Europa, y allí también nacieron por iniciativa propia.

Lula es un referente de importantes sectores populares y cuenta con la simpatía también de la mayoría de la izquierda. En ese sentido, ¿tú crees que sea posible que encabece una fórmula presidencial para las próximas elecciones?

—La primera cosa en la que pensamos ahora es que Lula salga de la cárcel. Lula mismo lo dijo hace poco tiempo en una entrevista, que ahora no piensa en la disputa electoral. Pero todo cambia. Yo creo que él acredita mucho el potencial de otros referentes de izquierda, como Fernando Haddad, que sorprendió en los resultados de la elección. Esos resultados mostraron que Bolsonaro no es tan fuerte. Haddad llegó al corazón de las personas no sólo por Lula sino también por todo el trabajo que él hizo, y mostró que el PT no está marginalizado ni destruido, de hecho, salió fortalecido de ese proceso. Ahora el PT está creciendo, más aún luego de la publicación de The Intercept, eso fortaleció al partido, ya que ahora la gente ve que todo lo que decía Bolsonaro y su gobierno, era mentira.

Para ir finalizando, quisiéramos preguntarte cómo te sentiste en Argentina y cómo fue la experiencia que tuviste al compartir con colectivos de solidaridad y también con muchas personas que se te han acercado para apoyarles.

—Yo quiero agradecerles, porque abrazaron no sólo a Lula sino a toda nuestra familia, y esto nos ha sucedido en varias parte del mundo en las que hemos estado. Nos dan mucho cariño, con mucho respeto, preocupación y cuidado. En mi caso, ya no se trata sólo de que “soy la hija de Lula”, sino que como persona, como Lurian, comienzo a conocer gente y se van generando relaciones y vínculos. La verdad que recibimos mucho calor. Y estamos muy agradecidos.

Muchas gracias, Lurian.

A ustedes.

Campaña de recolección de postales exigiendo la libertad de Lula

Carmen Diniz, que también participó del 2do. Encuentro Americano, es una referente del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad de los Pueblos. Ella explicó a Resumen Latinoamericano, que en estos momentos se encuentran desarrollando una campaña de envío de postales que exigen la libertad de Lula:

“Es una campaña que se hace en todo el mundo. Inicialmente, el Comité Internacional fue el primero que se involucró con la Campaña Lula Libre, el año pasado, cuando él fue detenido. Este comité es el mismo que llevó adelante la campaña por la libertad de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos, que ahora están libres en Cuba. La experiencia indica que es muy importante la presión internacional”.

Además, Carmen Diniz agregó: “En esta campaña, primero pensamos en que se enviaran postales directamente a la prisión donde se encuentra Lula, pero luego nos dimos cuenta de que no había ninguna seguridad de que realmente le llegaran a él. Entonces el Instituto Lula comenzó a ocuparse de la recolección de las postales. Ahora cambió un poco la situación, y en lo que estamos trabajando es en cómo hacer para poder presionar con mayor fuerza. Por ejemplo, con el Comité de los 5 mandábamos postales para la Suprema Corte, para el Capitolio, para Bush, para la Casa Blanca, y en algo similar estamos pensando ahora, para el caso de Lula, por eso, hemos comenzado a pedir que las postales se manden para el Supremo Tribunal Federal de Brasil, que es el órgano que puede hacer algo en el juicio actual. Se trata de unificar las protestas y dirigirlas hacia el mismo lugar para concentrar y lograr mayor fuerza”.

***************

http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/09/10/brasil-entrevista-a-la-militante-lurian-silva-hija-de-lula-la-unica-verdad-es-que-ellos-querian-sacar-a-lula-de-las-elecciones/