Rosario Robles ya: ¿Habrá más?


Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

Luego de una audiencia que inició el lunes a las 18:30 horas y concluyó el martes a las 6:25, la señora Rosario Robles Berlanga fue conducida a Santa Martha Acatitla, una prisión para mil 600 reclusas que, como muchas otras, está saturada pues hay actualmente mil 800 “internas”, término eufemístico de los penalistas.

Estará allí dos meses, ya que el 13 de septiembre irá nuevamente ante el juez que le dictará el cargo de prisión o libertad. En dicho lapso, los abogados defensores: Julio Hernández Barros, Xavier Olea (hijo) y una veintena más tratarán de aportar pruebas de descargo, algo muy difícil, y la Fiscalía General algunos otros datos. Por lo pronto la Unidad de Inteligencia Financiera, a cargo de Santiago Nieto, ya dijo que alista 105 denuncias por el monto de 800 millones de pesos. Ello aunque López Obrador lo niegue.

Como era lógico, los ayudantes de Robles señalaron que “era la hora más negra de la historia judicial de México”, según Julio Hernández Barros, y que Rosario era una “presa política”, al decir de Xavier Olea, algo que hubiera sido bien atendido cuando ella era joven maoísta y hasta aventaba piedras a Valentín Campa, en la Facultad de Economía, pero no ahora que es un política presa por abusiva.

Respecto a lo más oscuro de la justicia, al decir de Hernández Barros, habría que preguntarle al respecto a Abel Barrera, que hace un cuarto de siglo ha dirigido el Centro Tlachinollan, que defiende a campesinos aprehendidos  por la prepotencia oficial, o a Lucía Díaz, del colectivo El Solecito, quienes descubrieron en Veracruz el cementerio clandestino más grande de América Latina, con 22 mil fragmentos óseos, muchos de ellos víctimas, seguramente, de Javier Duarte, quien convivía con Rosario frecuentemente y gozaban de los malos chistes de Peña Nieto.

En su desesperación, los protectores de la exsecretaria de Sedesol  y Sedatu, dijeron que sus desvíos de lana por montones eran conocidos por José Antonio Meade y Enrique Peña Nieto. Lo que abre la puerta para que ambos sean citados no sólo en calidad de testigos sino con el objeto que informen de lo que ocurrió con muchas de las triangulaciones de secretarías de Estado,  universidades, sistemas de difusión y las empresas fantasmas. Lo que trajo rápidamente, que el martes  visitaran Palacio Nacional,  Meade y José Antonio González Anaya, los dos últimos secretarios de Hacienda con EPN.

Rosario ha presumido que vive en el sur de la ciudad hace 24 años, pero el juez  Felipe  de Jesús Delgadillo señaló que tiene una licencia de conducir con otra dirección. Y quienes fueron sus vecinos aseguran que su vieja residencia es una fachada desde hace años, ya que concurría ocasionalmente para darles órdenes a quien se encargaban de la limpieza del inmueble. Incluso quiso presumir que en dicho sitio habitaba, pero ni Daniel Moreno ni Salvador Camarena, quienes dieron  a conocer la Estafa Maestra, quisieron acudir a la vivienda para un encuentro.

            El director de Animal Político, el periodista Moreno, espera que la detención de Robles no sea la única en este caso, ya que en la operación están implicados una buena cantidad de servidores públicos federales (once, cuando menos), gobernadores y hasta importantes funcionarios universitarios, quienes deben pagar por sus  múltiples transas.

Como acertadamente dijo Muna Dora Buchahin con Carmen Aristegui, llegar a sustentar correctamente las denuncias tendría que hacerse de abajo a arriba. Tres de los funcionarios que trabajaron con la multicitada señora declararon en contra de ella. Ahora, doña Muna señala que le corresponde al nuevo director de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páramo, aportar mayores elementos para que por fin prevalezca la justicia. Aunque hasta el momento el economista no ha dicho esta boca es mía, algo grave porque mientras más resquicios haya, la situación estará endeble. Incluso Mario Maldonado (El Universal, 14 de agosto) señaló que el funcionario estatal asesora a la hoy detenida.

Quien se ha portado a la altura de las circunstancias es el anterior director de la ASF, Juan Manuel Portal, el cual ha dicho que al mismísimo Peña Nieto le presentó los resultados de dos auditorías y el expresidente únicamente exclamó: ¡“Que bárbaro”!, pero no hizo nada al respecto.

También apuntó Portal que se reunió con la señora y Emilio Zebadúa en varias ocasiones. Señalando que este último fue uno de los operadores claros de los desvíos. En una nueva ocasión, sólo con ella, Robles le manifestó que ya había entendido lo que debía justificar. Pero le enviaron a Juan Manuel 65 cajas con documentos basura y llenas de cosas sin sustento y con muchas omisiones.

El delito por el que se le procesa es ejercicio indebido del servicio público. Pero la cosa puede ir escalando en la medida que la Fiscalía aporte más testimonios y datos, los cuales podrán irse aumentando ya que la prisión de Rosario Robles hará que muchos se den cuenta que ellos pueden ser involucrados.

Tanto así que su caballerango de toda la vida, Ramón Sosamontes Herreramoro, pidió de inmediato un amparo.

Cosas de la vida, el juicio contra esta persona que tiene dichos populares a la mano: “Daré la cara”. “Tomaré al toro por los cuernos”. “Traigo las faldas bien puestas” y otros más, aunque ninguna que la exonere de su negro pasado, fue en el Reclusorio Sur, el mismo penal donde estuvo algún tiempo René Bejarano, que salió exonerado, y a quien involucró Carlos Ahumada en un tráfico de billetes para el PRD.

Para el panista Mauricio Kuri, el caso de Rosario no debe ser una cuestión política (sic anonadado), algo realmente cómico, ya que justamente muchos de los miles de millones de pesos que se desviaron y estaban destinados  a la lucha contra el hambre o  los damnificados de las tragedias como los huracanes Ingrid y Manuel, fueron a parar a un partido muy desacreditado, el PRI, y a gobernadores de mala fama como Javier Duarte, Roberto Borge o César Duarte.

¿Entonces de qué se trata?

 

La derecha al ataque y la izquierda adormilada

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

Escepticismo, angustia y burlas causó un pasado artículo donde comentaba el Golpe blando, el documental de Carlos Mendoza Aupetit. Pero hace tiempo que la derecha, apoyada en el empresariado más conservador, prepara la ofensiva para las elecciones del 2021 y el enfrentamiento total para la de 2024, la presidencial.

Diversos testimonios en medios impresos tenemos a la mano.

El más documentado en Proceso, número 2231, a cargo de Álvaro Delgado. Pero también podemos leer el artículo de Mario Maldonado en El Universal (5 de agosto) y un amplio ensayo de Heinz Dieterich (Avanza la desestabilización contra Andrés Manuel López Obrador) en Aristegui Noticias, entre otros.

Amén de constatar que sigue el golpeteo en radio, tele e impresos, de muchos que ahora ya no hablan de la falta de libertad de expresión, sino aseguran que vamos a un país intolerante porque algunas agrupaciones no son alentadas con recursos públicos.

Hay un alianza entre diferentes asociaciones: Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, #NoMasDerroches, Causa en Común, Comisión Mexicana de Derechos Humanos, el Colegio de la Abogacía, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y otros para atacar diversas medidas oficiales y plantear que vamos rumbo al abismo.

En este sentido, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), fundado por Eugenio Garza Sada (6 de septiembre de 1943)  y que tiene una sede importante en esta capital, sería la encargada de proveer los cuadros  intelectuales para la gran operación a cinco años. Entre los que están ya en la preparación de esos dirigentes a favor de los ricos, tenemos a los siguientes: Alejandro Poiré, director de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno de dicho instituto, exdirector del Cisen y exsecretario de Gobernación (en esos dos últimos cargos con Felipe Calderón) y colaborador de El Heraldo de México: Carlos Urzúa, exsecretario de Hacienda en el actual régimen y columnista de El Universal; el exintegrante del Consejo Consultivo de Pemex cuando Emilio Lozoya, Carlos Elizondo Mayer-Serra y colaborador de Excélsior, y el exconsejero electoral, Arturo Sánchez Gutiérrez (Álvaro Delgado, ídem). Se había incluido en el reportaje a Jesús Silva Herzog-Márquez, pero el columnista de Reforma dijo el lunes 5 que él no participa en esta cruzada.

Es también claro que varios medios, en buena medida, o por medio de muy reconocidos periodistas, tienen la encomienda de hacer críticas frecuentes para intentar demostrar que las acciones impulsadas por la actual administración no prosperan, están mal o se encuentra encaminada al fracaso o a  dividir el país. Estrategia muy conocida, sobre todo en contra de regímenes considerados populistas.

Atrás de todo se encuentra la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), y su presidente: Gustavo de Hoyos, quien concluirá su segundo mandato en diciembre de este año, y el cual quería nuevamente reelegirse, aunque ante la imposibilidad pretende ahora dedicarse a propagar algo que ha denominado: la  Alternativa para México.

Entre sus bases están: defender la libertad (sic autoritario), la democracia, el Estado de derecho, la economía de mercado (sic que pregona el dejar hacer a los grandes), la globalización (que viva la libre empresa que sojuzga) y la responsabilidad social (de la que carecen la mayoría de los capitalistas).

De seis mil 600 reclutados, se pretende que para las fechas más importantes, antes del 2024, existan 110 Agentes Ciudadanos de Cambio (sic que afirma “el cambio soy yo”), para que ellos sigan los pasos, según su oscura propuesta, de Manuel de Jesús Clouthier. No saben o pretenden ignorar que dos de sus hijos, Manuel y Tatiana, andan enarbolando banderas más amplias y desplegadas que las de los señores del dinero.

Un activo mayor de esta ofensiva ya desplegada en muchos lugares, la cual  iniciará formalmente el 15 de agosto en Saltillo, Coahuila, es José Antonio  Fernández Carvajal, apodado el Diablo, accionista importante de FEMSA, la elaboradora de refrescos de cola y casado con Eva María Garza Lagüera, hija de Eugenio Garza Sada, quien fue asesinado en 1975 por la Liga 23 de Septiembre. Y ese hombre cuyas empresas están por muchas partes del orbe ha sido el único que ha despreciado  los encuentros con López Obrador.

Claro que otro de los apoyos económicos, mediáticos y de presencia en organizaciones civiles son los Claudio X. González, padre e hijo, quienes desde siempre han combatido las luchas civiles y electorales de Andrés Manuel. Aunque el señor Claudio X. vaya a Palacio Nacional y aparentemente diga que impulsará  las propuestas económicas oficiales, algo que hacen de forma parecida Alberto Bailléres y Germán Larrea.

Frente a dicho panorama, el cual se hará más complicado  en las elecciones de 2021, lejos de conjugar esfuerzos tanto los integrantes de Morena como los intelectuales que ven con optimismo el cambio, a pesar de que critiquen los múltiples errores cometidos, la situación de esta fracción es más bien deshilvanada, atropellada, inorgánica y falta de preparación hacia las modificaciones que deben venir para atacar la corrupción, ampliar los espacios sociales y alentar la instrucción y el debate.

Además, los medios públicos, que deberían ser foros para el análisis entre muchas posiciones pero con el afán de ir encontrando los nuevos caminos de nuestro país, están sin rumbo ni afán de  desentrañar  lo que ocurre actualmente. Y ni siquiera en las universidades (en algunas la derecha continúa manejándolas), se han dado los  foros para saber de experiencias de transformación, fijar las nuevas metas que necesitamos en cuanto a educación, desarrollo y medio ambiente, entre otros asuntos cardinales.

Así pues, ante  este panorama: ¿Se ve lejano un golpe de Estado  blando en México?