Juan Collado y la uniformidad de la prensa

Raúl Caraveo Toledo
@raulcaraveo

Corre un día más luego del trágico martes marcado por dos eventos de alto impacto, la renuncia de Carlos Urzúa a la SHCP y la detención de Juan Ramón Collado Mocelo abogado defensor de Enrique Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari y su hermano Raúl; Diego Fernández de Cevallos y Carlos Romero Deschamps, dirigente del sindicato petrolero; Carlos Ahumada, empresario vinculado a Rosario Robles, detenido en Cuba en 2004 y liberado tres años después; Eduardo Fernández, extitular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); Mario Villanueva Madrid y Roberto Borge Angulo, ambos exgobernadores de Quintana Roo, actualmente en prisión; Eugenio Hernández Flores exgobernador de Tamaulipas, ahora en prisión; Edgardo Codesal y Felipe Ramos Rizo, exárbitros de futbol acusados de realizar llamadas ilegales en 2003; Mario Ruiz Massieu, ex-subprocurador de justicia detenido en Newark, USA en 1996 hasta 1999, año en el que suicidó oficialmente.

Así, los clientes de Juan Collado Mocelo algunos libres, otros presos, varios con condenas mínimas libraron años de prisión y el caso más significativo es el de Raúl Salinas de Gortari quien luego de purgar 10 años de cárcel sale libre y le son devueltos todos sus bienes incautados, “Si hubo delitos, Raúl Salinas de Gortari no fue culpable de ninguno. Esa fue la conclusión que jueces y magistrados fueron armando a lo largo de 17 años para liberar de toda responsabilidad penal al hermano incómodo. En la lógica que prevaleció en el Poder Judicial de la Federación, el desvío de la partida secreta de la Presidencia de la República durante el gobierno de su hermano Carlos (1988-1994) no fue su culpa. Y si acumuló miles de millones de pesos en ese mismo lapso fue por su creatividad empresarial”. https://www.proceso.com.mx/349358/caso-raul-salinas-usted-disculpe-y-tome-su-dinero

Juan Collado como abogado defensor en los últimos 30 años fue un verdadero mago de la abogacía bajo el contexto de un país donde reinaba el  influyentismo, corrupción, tráfico de influencias, impunidad, en fin, negocios todos de un grupo al amparo del poder presidencial. Ahora se comprueba que también era socio de alguno de sus prominentes clientes. La información de cómo y en qué términos despojaban  de inmuebles a quien quisieran está abierta y apenas surge y habrá mucho más. Hasta ahora pudo tener cauce una demanda porque además de todo eran intocables.

Sin embargo, las relaciones de poder y complicidad, asociación, encubrimiento van mucho más hacia otras áreas.

Por ejemplo, en tres días cuando ya ha surgido esta información, Excélsior cuyo director editorial es Pascal Beltrán del Río y sus articulistas más importantes Jorge Fernández Menéndez, Francisco Garfias, Yuriria Sierra, Federico Reyes Heroles, Francisco Zea, Carlos Elizondo Mayer-Sierra, Armando Ríos Piter, etcétera, han evitado tocar el tema de Jaime Collado, pero todos escriben sobre el caso de Carlos Urzúa vaticinando el caos, la debacle.

Milenio con Carlos Marín, Héctor Aguilar Camín, Carlos Puig, Joaquín López- Dóriga, como columnistas estelares han omitido el tema Collado, se interesan mucho casi todos en escribir sobre la renuncia de Urzúa.

El Universal en cuya sección editorial escriben; Carlos Loret de Mola, Ricardo Raphael, Ana Paula Ordorica, Carlos Alazraki, Luis Cárdenas, Héctor de Mauleón, Alfonso Zárate, Jesús Reyes Heroles, Alejandro Aguirre Guerrero, entre otros; solo Sergio García Soto toca el Collado-Gate pero, obviamente, para decir que es una cortina de humo sobre el caso de la renuncia de Carlos Urzúa Macías, lamentable; otro columnista Alberto Barranco hace una interesante semblanza histórica de “Collado y la Caja Libertad” https://www.eluniversal.com.mx/columna/alberto-barranco/cartera/collado-y-la-caja-libertad Nada más. El Universal toca tangencialmente el tema, cuando menos.

El Financiero donde sobresalen diariamente los textos de Enrique Quintana, Raymundo Riva Palacio, Pablo Hiriart, Jorge Berry, Leonardo Kurchenko, Salvador Camarena, Javier Risco, Darío Celis, Macario Schettino. Todos  tienen la misma línea editorial, la misma que los anteriores.

O el periodismo escrito tradicional y ligado a la clase del poder político anterior a éste gobierno se está quedando sin inteligencia; o siguen siendo muy bien pagados por oscuros personajes; no tienen iniciativa ni imaginación para argumentar.

Qué triste su exhibición, quiero plantearles la siguiente pregunta, con el ánimo de motivar su ingenio: ¿No se dan cuenta o no han considerado la posibilidad que al ser leídos y verse como una orquesta medio afinada, pero bien dirigida, crean la respuesta o reacción inversa a la que pretenden lograr? Son todos echándole montón al gobierno del presidente López Obrador por la renuncia de Carlos Urzúa. Mientras en el otro plano parece que tratan de ocultar  o minimizar el Collado-Gate que representa la punta del iceberg de la corrupción neoliberal de los últimos 30 años, revise estimado lector la red familiar, de interés, compadrazgo, asociaciones comerciales, vínculos de primer, segundo y tercer nivel de entre la gran familia neoliberal que fundó Carlos Salinas de Gortari y va a encontrar sorpresas inconcebibles en cualquier país desarrollado, en cualquier economía del mundo, recordemos que México es la 15ª economía del mundo; ocupa el 9º lugar en el top 10 de los países mejores para invertir (luego de USA, China, Alemania, India, RU, Brasil, Francia y Australia) https://expansion.mx/empresas/2019/02/14/mexico-entra-top-ten-de-los-paises-mas-atractivos-invertir

México como país y nosotros como mexicanos ¿merecemos esos abogados, jueces, magistrados, gobernantes, comerciantes, empresarios?

Los ciudadanos mexicanos ¿merecemos esos periodistas, informadores, columnistas o articulistas?

Gracias por su lectura y recomendación en Twitter y Facebook.