Chantaje vence tratado: EU migración y México tarifas

Luis Emiliano Gutiérrez Poucel
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El 7 de junio publiqué el siguiente mensaje a un grupo de amigos en WhatsApp: “Ya hay acuerdo con Estados Unidos, no va haber aranceles... sabido es que cuando se cede al chantaje aseguramos que en el futuro nos vuelvan a extorsionar.”

Una amiga, miembro del grupo, me expresó su parecer, surgiendo un diálogo interesante que ilustra el pensar de mucha gente. Por ello, me permito reproducirlo a continuación:

Me vas a disculpar Luis, pero creo que sí tenían, que forzar a México a que no aceptara a más gente inmigrando del sur. Se que EU va a sacar más provecho de este acuerdo para su beneficio, pero de alguna manera se tenía que parar la masiva entrada de migrantes que, aparte se quedan en México como en su casa aumentando el cinturón de pobreza y la criminalidad en nuestro país.

“Esta es mi humilde opinión y para nada soy erudita en el tema, pero veo lo que está pasando y es ¡realmente preocupante!

Yo contesté: “Pierdes el punto.

“Estamos de acuerdo de que hay que detener la entrada de emigrantes a México. Eso no está debate.

“Son dos temas separados: (1) migración, y (2) extorsión como forma de negociación. La amenaza de los aranceles solamente fue el arma con la que Trump le apuntó a la cabeza a México.

“El problema de la emigración hacia Estados Unidos no es un problema de México sino de Estados Unidos.

“Los mecanismos para detener el flujo de personas a través de Guatemala y México hacia Estados Unidos deben ser financiados principalmente por Estados Unidos. Sin embargo, mediante la extorsión y chantaje Trump le ha trasladado el costo a México. Ahora México tiene que distraer sus pocos recursos para solucionar un problema americano, problema cuyos costos colaterales ya los está pagando México”.

La respuesta de mi amiga no se hizo esperar, “¡No estoy de acuerdo contigo! ¿Por qué EU tiene que pagar el que México deje pasar gente sin ningún control, y los deje quedarse aquí aumentando la pobreza?

“Creo que el que no estás entendiendo ese punto eres tú Luis, México es como un niño chiquito, hay que castigarlo de alguna manera para que haga algo. Ahora, claro que EU va a destrozar a México y tomar ventaja de todo esto, pero AMLO lo provocó al decirles a las caravanas que ¡súper bienvenidas y que se podían quedar!

“Insisto, no soy erudita, pero el sentido común me dice que hay que frenar esto de alguna manera y mira, ¡ya están reaccionando!

Le respondí, “A ver querida amiga, dices: ¿Por qué Estados Unidos tiene que pagar a México para que no deje pasar a los emigrantes?

“Déjame responderte con otra pregunta, ¿habría emigrantes cruzando nuestro territorio si tuviéramos como vecino al norte a un país subdesarrollado? Claro que no. La atracción para los emigrantes son las mejores condiciones que ofrecen la economía y sociedad de Estados Unidos.

“Eso es parecido a la emigración de los países del Medio Oriente hacia Europa, que no solamente buscan una mejor vida, pero también una mayor seguridad. ¿Quiénes, crees tú, están sufragando los costos de los refugios, servicios médicos, alimentación y reubicación de los emigrantes en Europa? Los países pobres de tránsito (como Turquía, los países balcánicos o Europa del este), o los países ricos de la Unión Europea. Por supuesto, los países de la Unión Europea.

“No es que México sea como un niño chiquito y que necesita un ser superior y magnánimo que venga a castigarlo para que haga las cosas bien. ¡Esa es una visión paternalista y deshonrosa! El hecho de que ahora tengamos un mal gobierno no implica que el resto de los mexicanos seamos igual, como el hecho de que el presidente de EU sea Trump no implica que todos los estadunidenses sean igual de burros, mentirosos, racistas y xenófobos. Eso es una visión simplista.

“Creo que muchos de nosotros coincidimos de que el paso de las caravanas por México ha sido inaceptable, desde la primera que se debía de haber parado. La política del presidente de recepción humanitaria empeoró las cosas. No hay duda, la crisis migratoria la inició AMLO al decretar la entrada libre y franca a todos los migrantes centroamericanos. Su actitud populista hizo (1) a México un refugio para los traficantes de personas, y (2) un acto ilegal (entrar ilegalmente al país) una política de Estado... ‘su particular justicia por encima de la ley’. Andrés Manuel se puso de pechito ante las fobias de Trump y puso México en la mira para ser nuevamente usado como punching bag en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos.

“El acuerdo alcanzado entre México y Estados Unidos ante la amenaza arancelaría se convertirá en un punto clave del discurso de Trump cuando haga oficial su campaña por la reelección el 18 de junio en Orlando, Florida. Trump va a presumir que, después de dos años, consiguió un “muro” que no será físico, sino militar, estará en Chiapas y será ¡pagado por México!

“Marcelo Ebrard no fue a Washington a negociar sino a aceptar las condiciones impuestas por Trump. No solamente México perdió dignidad, sino que abrió la puerta para futuras extorsiones. Los países que no han cedido ante los acosos de Trump, como Corea del Norte, China y Francia, son tratados con más respeto que México.

“La conclusión de las supuestas negociaciones fue celebrada por AMLO y su secretario de Relaciones Exteriores, Ebrard, como si se tratara de un triunfo lo que en realidad fue una rendición.

“La solución correcta hubiera sido una reunión bipartita entre Estados Unidos y México para solucionar el problema de las caravanas, examinando las soluciones de corto plazo, tales como (1) militarización y tecnificación de la frontera por un esfuerzo binacional México-Estados Unidos; (2) el establecimiento de puestos de control binacionales, separando a los que vienen a México de los que van a Estados Unidos; (3) financiamiento de programas de desarrollo tripartitas en los países centroamericanos; (4) el fomento a la inversión privada estadunidense en plantas maquiladoras en la frontera sur, etcétera.

“Una mesa de negociación entre dos naciones, aun cuando exista asimetría de fuerzas, siempre es preferible a mediano y largo plazo que una extorsión del país fuerte al débil. La historia de las relaciones internacionales está plagada de los abusos de los poderosos. El resentimiento de los abusados nunca se borra. La solución al problema de la emigración bajo chantaje no es sustentable. La forma en cómo se logró el acuerdo ensombrecerá las relaciones México-Estados Unidos.

“Esta presión de Trump, para distraer la atención estadunidense de las acusaciones sobre sus relaciones con Rusia y para fortalecer su base, amenazando a México de colocar tarifas crecientes a sus exportaciones ya acordadas previamente por tratados bilaterales e internacionales es una estupidez garrafal. Los fines no justifican los medios. Si algo nos dice la historia política y económica de la humanidad es de que ¡siempre hay medios sustentables a todos los problemas!

¿Qué pensáis querido lector?