Cuba como referente de salud universal

Lisbet Rodríguez Candelaria / Prensa Latina
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    https://www.prensa-latina.cu/

La Habana. En un contexto global caracterizado por el aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles y el envejecimiento poblacional, Cuba constituye un referente en la cobertura universal de salud en la región de las Américas.

Los indicadores exhibidos por la isla caribeña son un logro de los profesionales que laboran en el nivel primario de atención, el cual representa la estrategia más importante del Sistema Nacional de Salud.

En ese sentido desempeña un papel fundamental el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, que inmerso en un proceso de perfeccionamiento, desde su fundación hace tres décadas y media, garantiza la atención médica de la población a través de una integración intersectorial.

El desarrollo continuo de este programa responde a la necesidad de incrementar el nivel de resolutividad de las problemáticas en términos médicos, así como a elevar la satisfacción con la atención brindada para garantizar así un mejor funcionamiento de los servicios en los consultorios y policlínicos de las comunidades en todo el país.

La atención primaria es el cimiento para lograr la salud universal, lo cual implica servicios integrales y de calidad, enfocados en la promoción, prevención, tratamiento, curación y rehabilitación.

Por tal motivo, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, declaró recientemente en un informe de la institución que se necesita una atención primaria transformadora dentro de un sistema de salud integrado y eficiente, con equipos interdisciplinarios que trabajen en red entre los niveles básicos y los especializados, donde el paciente sea el centro de una asistencia de calidad.

La implementación de acciones con enfoque multisectorial para promover el bienestar ciudadano constituye, entonces, una estrategia integradora en el fortalecimiento de la cobertura sanitaria universal en Cuba.

De acuerdo con María Elena Soto, jefa del Departamento de Atención Primaria del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap), desde 2018 se desarrolla en el país la consolidación de la dirección de los municipios, policlínicos y grupos básicos de trabajo, conformados por expertos de los cuales actualmente el 96 por ciento son especialistas en Medicina General Integral de alto nivel con categoría científica.

La continuidad de un plan de inversión y mantenimiento para mejorar la infraestructura y condiciones de trabajo en consultorios y policlínicos figura también entre las prioridades de Cuba en beneficio de la salud de la población.

A ello se suma la revisión actual de los consultorios que atienden mayor cantidad de personas y exceden el promedio de mil 200 por cada uno, con el fin de reorganizar los servicios y garantizar la calidad de los mismos.

Incentivar la responsabilidad individual es un aspecto clave para garantizar la salud universal, por lo que en Cuba se le brinda información a la población sobre sus deberes y derechos en función de una mejor calidad de vida, asegura Miriam Valdés, directora de la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades del Minsap.

Según la especialista, se consolida también la participación comunitaria e intersectorial para el abordaje de las determinantes sociales desde la atención primaria.

Por un acceso equitativo a la asistencia sanitaria en las Américas

Millones de personas en el mundo no tienen acceso alguno a la atención médica y se ven obligadas a elegir entre gastar en salud y otras necesidades cotidianas. En las Américas se estima que cerca de un tercio de la población enfrenta estos problemas.

El representante de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) en Cuba, José Luis Di Fabio, resalta la necesidad de que todos los sectores de la sociedad tengan acceso, sin discriminación alguna, a servicios de salud integrales de calidad cuando y donde los necesiten, sin enfrentar dificultades financieras.

Datos arrojados por la OPS reflejan que en la mayoría de los países de las Américas los niveles de gasto en salud de las personas están por encima del 25 por ciento del consumo total de los hogares, lo que amenaza el logro de las metas de salud universal y de eliminación de la pobreza para 2030 de las Naciones Unidas.

No obstante, la Organización Panamericana destaca en un documento que los países de la región han hecho importantes progresos en términos de salud, reflejados en el crecimiento de 16 años en la expectativa de vida en los últimos 45 años, así como en la reducción de la mortalidad infantil. Sin embargo, la organización advierte que aún existen desafíos porque las ganancias no son equitativas.

Por tal motivo, la institución aboga por que todas las personas tengan acceso a educación, alimentación, vivienda, agua potable, así como a protección financiera, ambientes seguros y otros factores determinantes de una buena salud. Una mayor y más eficiente inversión también es necesaria para lograr la salud universal y resulta fundamental para el desarrollo de los países.

En 2014, los ministros de salud de las Américas adoptaron en la OPS la Estrategia para el Acceso Universal a la Salud y la Cobertura Universal en Salud. Desde entonces, la OPS/OMS brinda cooperación técnica para ayudar a las naciones a mejorar la eficiencia y eficacia de sus sistemas sanitarios y a aumentar la inversión pública a por lo menos el 6 por ciento del producto interno bruto (PIB), nivel mínimo acordado en la estrategia. Actualmente, la inversión promedio para la salud en los países de las Américas es de 4.2 por ciento del PIB.

Resultados de Cuba en la atención primaria de salud

Son muchos los logros del país en esta área de salud, entre los que destacan la existencia de más de 10 mil 800 consultorios, la prevalencia de un médico por cada 122 habitantes y 7.4 enfermeras por mil habitantes para garantizar la salud universal, declara Soto.

Resalta además entre los progresos de Cuba las tecnologías al alcance de la atención primaria para el desarrollo de exámenes predictivos del cáncer, como el Heberprot P para la úlcera del pie diabético, el Heberferon para el tratamiento del cáncer de la piel y la vacuna terapéutica para el de pulmón, Cimavax EGF. Soto señala que al cierre de 2018 se alcanzó una tasa de mortalidad infantil de cuatro por cada mil nacidos vivos y durante el año se efectuaron más de 84 millones de consultas.

Actualmente, el nivel inmunitario de la población cubana alcanza el 98 por ciento, han sido eliminadas 14 enfermedades infecciosas, así como 29 transmisibles y la esperanza de vida es de 78.45 años.

Es de destacar también que Cuba fue el primer país del mundo certificado por eliminar la transmisión materno-infantil del Virus de Inmunodeficiencia Humana y la sífilis congénita.

En 55 años de colaboración los profesionales de la salud cubanos han aportado a la cobertura universal en más de 160 países del mundo, con lo cual contribuyen a modificar de manera positiva los indicadores sanitarios de estas naciones, puntualiza.