Las mujeres en Brasil somos las voces
más fuertes de la resistencia: Milena Argenta

Sonia Gerth / CIMAC Noticias
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

San Pedro Sula, Honduras. Milena Argenta es defensora de los derechos humanos de las mujeres de Brasilia y trabaja en Centro Feminista de Estudios y Asesoría (Cfemea), en Brasil. Ella participó en la “Misión de Solidaridad El Abrazo”, organizada por defensoras que del 20 al 25 de enero visitaron Honduras para intercambiar estrategias de lucha.

A propósito de esa visita, CIMAC Noticias la entrevistó sobre la situación del movimiento feminista en Brasil después de la toma de posesión del ultraderechista Jair Bolsonaro como presidente del país, el 1 de enero 2019, y sobre los avances en la investigación del crimen contra la política y defensora Marielle Franco, asesinada el 14 de marzo de 2018.

¿Trabajas con defensoras en Brasil?

—Si. Trabajamos con defensoras, con protección principalmente, con autocuidado y cuidado de mujeres defensoras de los derechos de las mujeres y derechos territoriales.

¿En la región de Brasilia o en todo el país?

—En todo el país. Cfemea tiene 30 años de existencia. Al principio estuvimos en el proceso de democratización de Brasil después de la dictadura militar y trabajamos mucho con incidencia política para implementar los derechos de las mujeres conquistados después de la dictadura militar, con la Constitución de 1988. Trabajamos durante muchos años con eso, incidencia, elaboración de leyes de derechos de las mujeres, políticas públicas. Escribimos una de las leyes más importantes para las mujeres en Brasil, que se llama Ley María da Penha junto con otras organizaciones feministas y de mujeres.

¿De qué se trata esa ley?

—Es una ley que criminaliza (sanciona) la violencia doméstica. La violencia en las familias, contra las mujeres y criminaliza principalmente los hombres que ejercen violencia contra sus parejas, sus compañeras. En los últimos años, la política en Brasil cambió mucho. Hay una fuerte influencia del fundamentalismo religioso en el Parlamento brasileño. Y el diálogo con el Parlamento y la Presidencia ha sido mucho más difícil.

Entonces, ahora concentramos nuestro trabajo en la sociedad, especialmente los movimientos de mujeres. Estamos menos dedicadas a la incidencia en el Parlamento, más con las mujeres activistas en los territorios, en las comunidades, las organizaciones feministas, para fortalecer la resistencia. Porque hoy vivimos un momento de pérdida de derechos. Entonces tenemos que estar fortalecidas para resistir, más que avanzar porque no nos dejan avanzar”.

Ustedes comenzaron este año con mucho miedo por lo que hará Bolsonaro este año y los años que vienen ¿Me podrías contar un poco sobre esta situación?

—Si. Estamos con mucho miedo porque Bolsonaro ha hecho muchas amenazas a las mujeres, a la gente gay, a la gente que resiste en los territorios, la gente que no tiene tierra. Él dijo que va acabar con todos los activismos, todas las formas de resistencia en Brasil. Entonces, no sabemos cómo va ser este año. Muchas cosas han pasado desde que empezó el nuevo gobierno, hubo ataques a comunidades rurales, indígenas, negras, ataques muy violentos, muertes, y muchas denuncias de corrupción. Hay un intento descarado de criminalización de los movimientos sociales.

La primera medida del nuevo gobierno fue el 2 de enero, (cuando) cambia la ley para que el gobierno federal tenga el poder de fiscalizar y controlar la actuación de las organizaciones no gubernamentales internacionales en Brasil. Por eso tenemos miedo y necesitamos apoyo, fortalecer las redes de apoyo de las mujeres, de los movimientos sociales en este momento.

Antes de las elecciones vimos grandes movilizaciones, sobre todo de las mujeres, parece que las mujeres ya sabían qué iba a venir con la llegada de Bolsonaro. ¿Eso también fortalece, tener este movimiento masivo?

—Sí, por cierto, el movimiento de mujeres en Brasil desde hace mucho tiempo habla de lo que está pasando. La influencia de los fundamentalistas religiosos en la política. La ocupación de los espacios políticos por las iglesias, los discursos conservadores contra los derechos de las mujeres. Y hubo algunas movilizaciones antes, en 2013 tuvimos muchas mujeres en las calles, denunciando la violencia sexual. Las mujeres salieron a las calles para denunciar a un diputado que era muy corrupto y que era una amenaza a los derechos sexuales reproductivos de las mujeres. Se llamaba Eduardo Cunha.

Salimos a las calles, y después él fue a la prisión. Eduardo Cunha cayó. Ese momento fue muy fuerte para el movimiento feminista brasileño y lo llamamos “Primavera feminista”. Después, las mujeres siguieron movilizadas. Siempre en las calles, siempre denunciando y, por ejemplo, antes de las elecciones, hicimos este movimiento de resistencia para denunciar la amenaza que Bolsonaro representa para los derechos de las mujeres, de los trabajadores, de la gente que lucha.

Fue una de las movilizaciones más grandes en Brasil. Que iniciamos nosotras, las mujeres, pero mucha gente fue. Y pienso que las mujeres hoy en Brasil somos las voces más fuertes de la resistencia. Los partidos políticos tradicionales están en crisis. El Partido de los Trabajadores (PT) está muy mal visto en la sociedad, ha sido difamado y la política institucional tradicional está en un momento muy malo. Y la fuerza feminista, la fuerza revolucionaria, la rebeldía de las mujeres es una de las voces más fuertes ahora. Pero estamos con miedo de criminalización. No sabemos cómo proceder en este momento que estamos en riesgo.

Leímos mucho sobre la corrupción en Brasil y cómo la gente se frustró con el PT, pero: ¿Cómo fue que tantos eligieron a Bolsonaro, incluso mucha gente negra?

—No toda la gente negra. Algunos, pero no son la mayoría. Eso no pasó de un día a otro en Brasil. Hace tiempo que el poder económico, la derecha, las élites brasileños están uniéndose para retirar a la clase trabajadora del poder. Eso empezó antes con la destitución de Dilma Roussef del poder. Con una campaña muy fuerte en los medios de comunicación. En la televisión por ejemplo, toda la investigación sobre corrupción que se llama “Operación Lava Jato” se enfocaba solamente en el Partido de los Trabajadores.

Todos los otros partidos estaban involucrados en esto también, pero ninguno de sus funcionarios fue a la prisión, solamente los políticos del PT. Entonces hace algunos años que esto se prepara. Y (hubo) una influencia muy fuerte en el pueblo, en los trabajadores para que lo elijan, fueron las iglesias. Bolsonaro está aliado con los fundamentalistas religiosos, gente que tiene poder económico también. Y las iglesias hicieron este movimiento de convencer a la gente de que tenían que votar a favor de Bolsonaro, que la religión y la moral dependían de su elección.

Pienso que Bolsonaro es como un payaso para el poder de los militares y también de los ultra liberales. No es él la gran persona, pero los demás poderosos están detrás. Él es un ridículo, una broma”.

Marielle Franco

Pronto, en marzo, será el primer aniversario del asesinato de Marielle Franco. ¿Nos puedes detallar en qué está el proceso, o las indagaciones en el crimen?

—Bueno, durante todo este tiempo no sabíamos nada. Las investigaciones eran sigilosas, secretas, no se decía nada. Ayer (22 de enero) tuvimos la noticia de que algunas personas relacionadas con las milicias de Rio de Janeiro fueron detenidas. Cinco hombres, porque descubrieron que estaban involucrados en el asesinato, y uno de ellos es alguien que tiene relaciones laborales con Flavio Bolsonaro, el hijo del presidente.

Flavio es un diputado de Rio de Janeiro que contrató a la familia de este hombre que está en prisión ahora. Entonces, ya es público que hay una relación entre la familia de Bolsonaro y las milicias de Rio de Janeiro. Pero no tenemos acceso a muchas informaciones. Lo hacen todo en secrecía, sin decir nada, por eso todas las mujeres estamos muy enojadas, con la impunidad, la dificultad de transparentar cómo está la investigación. Sabemos quién está involucrado, pero oficialmente no tenemos más que esto.

¿Y quién está involucrado?

—Están las milicias en Río, porque ella (Marielle Franco) estaba denunciando la violencia que las milicias ejercían contra la población de las favelas y las acciones de las milicias en Río en general. Entonces, para nosotras está claro que fue uno de ellos.

¿Hay algo importante sobre la situación de las defensoras de Brasil que olvidamos de mencionar?

Brasil es uno de los países en Latinoamérica que mata más defensoras de los derechos humanos. Está como en tercer lugar. Hay muchos asesinatos especialmente en las áreas rurales, y también en las favelas, las áreas periféricas de las ciudades. Cuando la gente muere en las favelas, los medios de comunicación dicen que son narcotraficantes, entonces ni sabemos números concretos.

Con el nuevo gobierno la posibilidad que empeore es grande. El gobierno no va invertir en la protección de defensoras y defensores. Y hay una particularidad: muchas organizaciones y movimientos sociales son relacionados con las iglesias. Éstas ven a las mujeres en un lugar muy específico, en la familia. Entonces las mujeres en lucha siguen invisibilizadas, por los mismos movimientos sociales.

Entonces tenemos este agravante, de cuidar y proteger a las mujeres que no están en la cuenta de los movimientos sociales en general. Toda la violencia sexual por ejemplo, que se ejerce contra las mujeres para que dejen de luchar. Estamos muy preocupadas, necesitamos el apoyo de todos, que acompañen la situación, que nos ayuden a visibilizar las violencias que ocurren, más con este gobierno que prometió que va acabar con nuestra existencia. Toda solidaridad es muy bienvenida para nosotras.

Milena acaba de trabajar en un documental del Cfemea sobre defensoras del territorio en la Amazonía de Brasil. Se puede ver en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=-PvE8bpJJI8

***************

https://www.cimacnoticias.com.mx/noticia/las-mujeres-en-brasil-somos-las-voces-m-s-fuertes-de-la-resistencia-milena-argenta