¿Por qué el PAN trajo a Lorent Saleh, porro
neonazi disfrazado de activista, al Senado?

Manuel 'Beam' Ibarra / SDP Noticias
@Manuel_Ibarra

Ante su falta de propuestas atractivas para los mexicanos y su pulverización en las urnas, el Partido Acción Nacional insiste en su empantanada defensa del golpismo en Venezuela y trajo a México a Lorent Saleh, un personaje de dudosa reputación, para intentar "presionar" al presidente de México.

El Partido Acción Nacional no está en la lona después de su pésimo resultado en las elecciones del pasado 2 de julio. Está muerto. Y sus dirigentes intentarán cualquier cosa para revivirlo.

Podría parecer una exageración, pero ante el fracaso del candidato presidencial Ricardo Anaya y la salida de Margarita Zavala y Felipe Calderón del partido, aunado al declive del modelo neoliberal en todo el mundo, el PAN no tiene otra tabla de salvación de la cual agarrarse más que repetir “Venezuela”, “Maduro” y “populismo” un día sí y otro también.

No se explica de otra manera que Marko Cortés y sus compinches en la Cámara alta hayan introducido al senado a Lorent Saleh, un autoproclamado terrorista y simpatizante neonazi de Venezuela, que por sus posiciones extremistas fue expulsado de Colombia en 2014, cuando aún se encontraba en el poder el ultraderechista Juan Manuel Santos.

Es decir, las actividades de Saleh, vinculado a un grupo llamado Alianza Nacionalista por la Libertad, vinculado con el grupo de neonazis colombianos Tercera Fuerza, fueron demasiado hasta para el gobierno derechista de Colombia.

La propia cancillería de Colombia señaló que la expulsión de Saleh se debió a que el venezolano realizaba, como extranjero, actividades que “atentaban contra la “la seguridad nacional, el orden público, la salud pública, la tranquilidad social”, puntos tomados del Artículo 105 del Decreto 4000 de 2004, mismo que utilizaron miembros del Instituto de Migración de Colombia para sacarlo de su país y deportarlo a su natal Venezuela.

(Por cierto, para los que critican que un asesor de Morena de origen español interpeló al simpatizante neonazi Saleh afuera del Senado, el propio Saleh insultó en ese entonces, llamando cobarde, a un candidato al Senado de Colombia, llamado Antonio Navarro).

Pero esa no es toda la “trayectoria” de Saleh. Además de simpatizante neonazi (una incongruencia, en vista de sus orígenes y su color de piel), al venezolano ensalzado por el PAN como “activista” se le ha fotografiado portando armas de fuego de grueso calibre. También se le ha grabado jactándose de ser “terrorista” y “guerrilla” de profesión, además de tener en su poder explosivos plásticos conocidos como “C4” y controlar francotiradores. Un porro, un neofascista, un tipo en extremo violento, este sujeto que Acción Nacional y Margarita Zavala pasean por México como si se tratara de Gandhi o la Madre Teresa.

Ya en Venezuela, Saleh tuvo que responder a siete delitos que se le imputaron, incluyendo entrenar junto con paramilitares en Colombia e intentar derrocar al gobierno de Maduro, por lo cual purgó una condena de cuatro años de cárcel. Puede uno polemizar sobre si un tipo violento, miembro de las “guarimbas” o grupos de extrema derecha venezolanos que se oponen al gobierno de Maduro, puede ser considerado un “preso político”, pero antes que eso, debemos recordar que en México existieron decenas de activistas y ciudadanos injustamente encarcelados durante el prianato y que apenas estas personas están siendo liberadas por la actual administración.

El 12 de octubre del 2018, el originario de Táchira fue puesto en libertad y se le dejó partir a Madrid, España. Apenas unos meses después, fue traído a México por el Partido Acción Nacional, no en condición de simpatizante neonazi o terrorista confeso, sino de “activista” a favor del golpe de Estado en Venezuela.

Debe evaluarse seriamente cual es el propósito de Acción Nacional al traer a Saleh a nuestro país y no solo eso, de introducirlo al Senado, como si se tratara de un personaje importante y no de un neonazi y autoproclamado terrorista con un largo historial delictivo.

¿Se trata, únicamente, de un caso más de supina ignorancia por parte del PAN, su minúscula bancada de senadores y Marko Cortés, quienes se tragaron el cuento de que Saleh era un “activista perseguido” por el gobierno de Maduro?

¿O existen intereses aún más oscuros detrás del PAN y esto se trata de un plan para intentar introducir a México modelos desestabilizadores como el de las “guarimbas”, capacitados por porros violentos como Lorent Saleh?

***************

https://www.sdpnoticias.com/internacional/2019/02/09/por-que-el-pan-trajo-a-lorent-saleh-porro-neonazi-disfrazado-de-activista-al-senado-de-mexico

Use el enlace para ver vídeos y otros testimonios sobre Lorent Saleh.