LGBTI: Protocolo para salvaguardar derechos

* Lo primordial es el reconocimiento de la SSP a los derechos de las poblaciones lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti e intersexual * Llegó el momento de dignificar a los cuerpos policiacos

Genaro Rodríguez Navarrete
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @GNavarrete

Diana Sánchez Barrios, activista en defensa de los derechos humanos y fundadora de Pro Diana, asociación civil, ha calificado como “un día histórico” y “ejemplo mundial” de colaboración entre sociedad civil y autoridades, la presentación de la segunda edición del Protocolo de actuación policial de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México, para preservar los derechos de la población lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti e intersexual (LGBTTTI).

En la sede de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México expuso que “ya estamos ante una sociedad más interesada e involucrada en las decisiones de gobierno y el destino político que se debate en los espacios legislativos”.

Sánchez Barrios matizó que la participación ciudadana representa un reto para las autoridades porque han tenido que apartarse de modelos basados en la autoridad vertical, para generar nuevos esquemas de convivencia y vinculación con la sociedad.

La elaboración del Protocolo de intervención policial, destacó, representa un ejercicio horizontal entre dos instancias: la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Comisión de Derechos Humanos capitalina, en coordinación con agrupaciones de la sociedad civil.

“Este ejercicio también nos acerca al concepto de gobierno abierto, que nos permite la transparencia y la participación ciudadana”, aseguró.

“Creo que llegó el momento de recuperar y dignificar a todos nuestros cuerpos policiacos, no solo de ésta ciudad, sino de todo el país”.

¿Qué es lo más relevante de este protocolo?

Lo primordial es el reconocimiento de la SSP a los derechos de las poblaciones LGBTTTI y el empoderamiento de los cuerpos policiacos que por desconocimiento incurren en prácticas discriminatorias. El protocolo tiene el respaldo de los (órganos por los) derechos humanos a nivel local, estatal, nacional e internacional. Pero sobre todo es fundamental la visibilidad que se le da a la comunidad, especialmente a las mujeres travesti, transgénero y transexual –de donde surge la segunda versión del protocolo–, que fueron golpeadas y vejadas. Lo que llevó a una manifestación afuera de la SSP. Donde con sensibilidad y conocimiento, su titular, el Ingeniero Raymundo Collins, abrió una mesa de diálogo, hizo el acompañamiento y se actualizó el protocolo anterior que ya no se aplicaba.

¿Cuál es su balance de la primera versión del protocolo, publicado el 16 de mayo de 2013?

Como todo, las cosas van cambiando, surgen poblaciones que se quieren visibilizar. Prácticamente se marca historia con el protocolo actual. El anterior fue olvidado, lo que da tristeza. Por eso se llegó a las violaciones de los derechos de las poblaciones LGBTTTI.

¿Se observa que, en su nueva edición, el contenido del protocolo se amplía?

¡Claro! Se amplia para darle reconocimiento a la comunidad LGBTTTI. No necesitas tener modificaciones en tu cuerpo. No necesitas estar hormonizada para tener el reconocimiento social de quién eres, cómo vives y cómo te desarrollas socialmente. Allí estaba el desconocimiento de los policías.

¿Los cuerpos policiacos han tenido algún entrenamiento especial sobre estos temas?

Vamos a capacitar a toda la policía sobre los derechos de las personas trans.

¿Quién o quiénes estarán a cargo de la capacitación?

Pro Diana AC junto con organizaciones de la sociedad civil, acompañarán las tareas de capacitación de policías y altos mandos. Es importante porque ellos aplicarán el protocolo. Ningún oficial se puede quedar sin preparación. De la ignorancia viene la discriminación. Todo esto llevará a la sensibilización. Partiremos de que todos somos seres humanos. Es un buen punto de inicio.

¿Cómo monitorear los avances?

Las organizaciones de la sociedad civil vamos a estar muy pendientes. Creo que llegó el momento de no soltar la mano de la SSP y dar la continuidad y seguimiento, con mesas de trabajo y evaluación puntual.

¿Se buscará la corresponsabilidad?

No dejarle todo a la SSP, efectivamente. Es una corresponsabilidad con la sociedad civil organizada, que debe ser más participativa. Es un ejercicio de gobierno abierto que apostamos a que prevalezca en la nueva administración de Claudia Sheinbaum y Andrés Manuel López Obrador. Un gobierno que no sea una pirámide, sino transversal.

¿Han tenido acercamientos con el próximo gobierno capitalino?

Hemos tenido contacto con Claudia Sheinbaum, próxima jefa de Gobierno. Con ella traemos una agenda muy puntual de la diversidad sexual. Y también a nivel legislativo. Hace poco tuvimos una reunión en el Congreso de la Unión. Estuvieron 33 diputados de Morena. Fue una reunión histórica. Todos asumieron una responsabilidad y un compromiso con este sector. Y en el Congreso local también traemos una agenda amplia. Hemos hecho un lobby político con diputados de Morena, que se están sumando a una agenda amplia y progresista para la diversidad sexual.

¿Cómo ha reaccionado la Comisión de Derechos Humanos capitalina a estas iniciativas?

Ha habido acompañamiento. Ha sido una gran alianza con las comisiones de derechos humanos a nivel local, nacional e internacional.

¿Qué le diría a la sociedad que aún no se entera de estos logros?

Creo que la ciudadanía tiene que participar. Todo se puede lograr siempre y cuando nos sumemos y no caigamos en el conformismo. Hago una invitación a la participación. La ciudad y el país lo necesitan.

La policía deberá actuar con respeto

El protocolo reconoce derechos a una vida libre de violencia, a la igualdad, la protección física y psicológica, a formar una familia, utilizar los servicios públicos (como los sanitarios), de acuerdo a su identidad o expresión de género.

La policía deberá actuar con “respeto independientemente de la identidad de género, orientación/preferencia sexual de las personas que integran las comunidades LGBTTTI; además de respetar, proteger, promover y garantizar todos los derechos conforme a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la Constitución de la Ciudad de México”.

En la detención, se insta a los agentes policiacos a no utilizar palabras altisonantes o denigrantes; se debe preguntar cómo quiere ser nombrados conforme a su identidad o expresión de género y no difundir imágenes de las personas puestas a disposición.