Con ustedes me van a hacer lo que el viento a Juárez

Arturo Sandoval
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Parece un “Ya me oíste inútil” al Consejo Coordinador Empresarial, a la Confederación Patronal y demás organizaciones empresariales o clubes de Toby de ricos. Es sólo una frasecita del tamaño y peso del Everest. Incluso al club que pertenecen algunos empresarios del, hasta el 21 de marzo, grupo de asesores de la Presidencia de México. Perderán a sabiendas de nuestro presidente, el privilegio de hablarle al oído al mandatario, en el cuadrilátero o ring de una consulta popular dónde votará un pueblo agraviado y explotado por muchos de ellos. Una venganza popular en ciernes para que Andrés Manuel jure que él no fue, “fue la voz del pueblo” dirá en magistral movimiento político.

           Pero el “ya me oíste inútil” más directo, contundente, avasallador y humillante es el dedicado por López Obrador al expresidente Enrique Peña Nieto en su discurso de toma de posesión del tabasqueño frente al  Congreso de la Unión, al pueblo y a los ojos del mundo.

           Una catarsis de regodeo para acariciar el alma del pueblo al que pertenecen empresarios extorsionados, familias de indígenas asesinadas por defender sus tierras; familias de albañiles muertos en accidentes evitables, pero que el constructor no cumplió con las medidas de seguridad obligatoria; familias de desaparecidos, secuestrados, asesinados por caciques, por autoridades corruptas, por la delincuencia organizada.

           Sí, hoy 2 de diciembre, parece que el sol sale para más gente. La esperanza de tener una verdadera justicia social brilla en cada línea de los discursos del presidente Andrés Manuel López Obrador ayer, a quién la revista Time, dentro de un año, podría poner en su portada con el título de “Saving Mexico” con la aclaración al pie de foto: “perdón: el de hace 6 años no era, éste es el bueno” si AMLO dirige al país a un verdadero crecimiento con menos pobreza y corrupción, y mayor seguridad. Como decía el ciudadano (libre hoy) Enrique Peña Nieto: “no es fácil ser presidente”, bueno Andrés Manuel, menos ahora, los conservadores no son viento, son enfurecido huracán.

           Mientras, a lo lejos, se ve la silueta de un flaco perrito de La Marquesa, estado de México, con la cola entre las patas, to-tal-men-te solo rumbo a un rancho en Palenque. 02/diciembre/2018

 

 

Calderón y Peña en la orilla del peñasco

Arturo Sandoval
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ante las acusaciones de la defensa de Joaquín Guzmán Loera (el Chapo) en contra de Felipe Calderón y Enrique Peña, de recibir dinero del narco, es débil y flaca la respuesta de ambos personajes donde sólo lo niegan. En Estados Unidos si se hace una acusación falsa de este tamaño, la víctima del señalamiento se hace millonaria si demanda al acusador. Pero aquí, sólo se medio molestaron. Ni el Congreso pidió explicación ni Relaciones Exteriores hizo una nota diplomática de reclamo.

Diputados y senadores de Morena seguramente serían respaldados por partidos opositores si le piden al sistema judicial estadunidense que se demuestre con pruebas claras dichos sobornos.

Una oportunidad así, ni Obama la tiene; los de Morena podrían exigir se busque hasta bajo las piedras si estos mexicanos tienen culpa. En caso de que la tengan, ahorrarán a AMLO la pena de no respetar el perdón y olvido, y los verdugos estarán del lado gringo. Si son inocentes, se pondrán la medalla de la justicia democrática los morenistas al defender a mexicanos sin importar si no son de su partido.

Muy difícil que los abogados del Chapo se jueguen el pellejo con especulaciones, seguramente tienen pruebas contundentes de este soborno. Varios políticos mexicanos huyeron al extranjero para no ser alcanzados por acusaciones de delitos perpetrados en nuestro país, pero una acusación en un juzgado neoyorquino sobre contubernios con el crimen organizado, dejará a los implicados sin lugar en el mundo donde puedan esconderse y evadir la cárcel. De esta manera desaparecen los intocables y se daría un golpe enorme a la impunidad.

Ahora: la periodista Anabel Hernández, presente ayer en el juicio del Chapo, informa en Aristegui Noticias, que el juez detuvo la sesión cuando el abogado hizo la acusación a Peña y Calderón... pa'saber. 14/11/2018.